Reportajes

“Confía en Mí… estás en mi corazón”

Entrevista al P. Ramón Bejarano, obispo electo

Por: Luis Efrén Tarango Díaz.

Traemos para Ustedes las impresiones del sacerdote Ramón Bejarano, aldamense y chihuahuense de corazón, quien por elección del Papa Francisco ha sido nombrado nuevo Obispo de la Iglesia, para desempeñar el ministerio en plenitud del sacramento del Orden en la diócesis de San Diego, donde auxiliará las labores apostólicas que ya desarrollan tanto el Obispo diocesano Mons. Robert Walter McElroy, como el otro Obispo auxiliar Mons. John Patrick Dolan.

-Padre Ramón, platíquenos de Usted, de sus orígenes, su familia, sus escuelas.

“Nací en Seagraves, Texas, el 17 de julio de 1969. Mis padres son José Bejarano y María Elena Silva. Soy el mayor de tres hermanos y una hermana. Mi familia regresó a México poco después de mi nacimiento. Viví hasta los 18 años en Aldama, Chihuahua. Ahí conviví con mucha de la familia extendida, especialmente mis abuelos y bisabuelos. Mi primaria la realicé en la escuela Tomás Gameros, la secundaria en la técnica 3017 y el bachillerato en el Colegio de Bachilleres de Chihuahua”.

Como feligrés de la parroquia San Jerónimo, ¿tuvo algún servicio en la comunidad, participó en grupos?

“A los 11 años participé en un seminario de vida en el Espíritu. Mi abuela le dijo en una ocasión al P. José Luis Márquez que yo quería ser sacerdote, él pidió una Biblia y me dijo que buscara a Filemón. Por pura bendición que lo encontré inmediatamente. Me pidió que leyera la carta y desde ese momento me puso de proclamador de la Palabra. Después Nieves Tarín me invitó a ser catequista y asistí a varios entrenamientos para ello. El P. Abelardo Viezcas me invitó al grupo de jóvenes y después al grupo de liderazgo. También ayudaba con las posadas, el ofrecimiento de flores a la Virgen María en el mes de mayo y muchas de las actividades para recabar fondos para la parroquia”.

¿Cómo nació su inquietud por el sacerdocio?

“Alrededor de los siete años, en que me estaban preparando para la Primera Comunión en familia, me sentía muy contento de poder ir a Misa. Mi abuela me leía historias de la Biblia, especialmente la del niño Samuel. Un domingo, mientras el P. Luis Burrola, que era el párroco en ese tiempo, estaba celebrando la Misa y yo miraba con profunda atención al altar y lo que estaba haciendo, sentí un gozo muy profundo, algo que aún no puedo explicar, algo que me llegó hasta lo más profundo del corazón y dije dentro de mí: ‘Yo quiero ser como él’. Y nunca me lo pude sacar de la cabeza”.

-¿En dónde fue formado para el sacerdocio?

“Hice la Filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Tijuana y los estudios de Teología en el Seminario Mount Angel en Oregón”.

-Tenemos conocimiento que fue ordenado diácono en Aldama. ¿Cuándo ocurrió y qué recuerda de aquel memorable día?

“El diaconado fue el 23 de agosto de 1997 de las manos del Excelentísimo Sr. Arzobispo don José Fernández Arteaga. Como me iba a ordenar al sacerdocio en la Diócesis de Stockton, pedí permiso para recibir el diaconado entre las personas que desde niño me apoyaron mucho en el proceso de mi vocación, especialmente con sus oraciones. En ese tiempo estaba de párroco el P. Jesús José Mata, que me ayudó para que todo se pudiera realizar en el templo donde por primera vez recibí mi vocación. Me dio mucho gusto que pudiera acompañarme el P. Carlos Estrada Rubio, que también ya había sido ordenado diácono en ese entonces”.

¿Cuándo fue ordenado presbítero y quién lo ordenó? ¿A qué diócesis está incardinado?

“Fui ordenado sacerdote por el Excelentísimo Sr. Donald Montrose el 15 de agosto de 1998, para servir en la Diócesis de Stockton”.

¿Su primera Misa dónde fue?

“Mi primera Misa fue en Tracy, California, donde el párroco Ivo Rocha me había dado mucho apoyo. Mi segunda Misa fue en el templo de San Jerónimo, Aldama”.

-¿Podría compartirnos sobre los lugares donde ha desarrollado su ministerio sacerdotal… y otros servicios realizados?

“Fui vicario parroquial en San Jorge, Stockton, y el Sagrado Corazón de Turlock. En el 2005 el Sr. Obispo Stephen Blaire, me pidió ser el párroco fundador de la Sagrada Familia en Modesto, California. Esa fue una experiencia única, porque por los últimos 30 años no se había fundado una nueva parroquia en la Diócesis. Después fui párroco de la iglesia de San Estanislao, en Modesto, de 2008 a 2019, cuando fui nombrado párroco de la Catedral de la Anunciación en Stockton”.

¿Por qué Estados Unidos y no México para ejercer el sacerdocio?

“Yo había hecho los Preseminarios en Chihuahua. Estaba listo después de mi graduación del Colegio de Bachilleres para ingresar al Seminario; sin embargo, mi familia estaba pasando una fuerte crisis financiera y decidió aplicar para residencia legal en los Estados Unidos. La cita les llegó exactamente para el tiempo en que yo iba a ingresar al Seminario. Yo insistí en que me quería quedar, pero mis padres insistieron en que me necesitaban con ellos. Al llegar a Tracy, California, comenzamos a trabajar en el campo y después tuve un empleo en mantenimiento de un motel. Ahí me involucré en la parroquia como lector y miembro del grupo de jóvenes; empecé a participar en varios eventos diocesanos juveniles. En ese tiempo cruzó por mi cabeza si por alguna razón Dios me había llevado ahí para que fuera sacerdote de ese lugar. Además, veía la necesidad de sacerdotes que hablaran español para ayudar a los fieles de habla hispana. Yo le dije a Dios: ‘Voy a pedirle una cita al obispo, y si él me acepta, es que Tú quieres que me quede aquí’. Así lo hice. Me dieron una cita muy rápido y después de hablar con el obispo, me dijo que sí me aceptaba. Me envió a estudiar a Tijuana porque en ese tiempo todavía no sabía inglés”.

-¿Cómo recibió la noticia de que sería Obispo?, ¿cómo se sintió?

“Recibí la noticia temprano el lunes 17 de febrero. Vi que entraba una llamada de Washington, DC, y pensé que era una llamada falsa. Vi que dejaron un mensaje y lo escuché. Hacía como un año que había conocido al Nuncio Apostólico, el Excelentísimo Sr. Christophe Pierre durante la instalación de nuestro nuevo Obispo. Al reconocer su voz y que quería hablar conmigo, me sentí confundido. No entendía por qué el nuncio quería hablar conmigo. Cuando regresé la llamada y me dijo que el Papa Francisco me había elegido Obispo auxiliar de San Diego dije: ‘¡Esto no puede ser verdad!, debe de haber una equivocación, yo no estoy calificado para ser obispo, es más, ¡nunca he tenido deseos de ser obispo!’. Para entonces se me salían las lágrimas y me sentí desesperado. Empecé a hacer muchas preguntas, el Nuncio me explicó el proceso que se había seguido y pidió una respuesta. Le dije: ‘¿Cuánto tiempo tengo para responder?’; él me contestó: ‘Puedo esperarte aquí en la línea un rato’. Yo dije ‘¿Un rato? Yo necesito más tiempo. Necesito hablar con mi obispo. Quiero hablar con mi director espiritual’. Él ya me había dicho que el anuncio estaba bajo secreto pontificio y no lo podía revelar a nadie; pero me dijo que estaba bien, que hablara con mi obispo y director espiritual. Y luego le dije: ‘Pero también tengo el derecho de decir que no, ¿verdad?’ El me dijo que sí, pero que tenía que proveer una muy buena razón para negarme. Yo pensé: ‘¡Trágame tierra!’. Le dije que me diera ese día para poder ponerlo en oración y que le llamaba en la tarde.

Hablé con mi obispo, con el director espiritual, preguntaba qué podía ser una buena excusa para decir que no. Ellos me animaron lo mejor que pudieron. Estuve mucho tiempo frente al Sagrario. Abrí la Biblia en el Cantar de los Cantares, después en los Salmos, empecé a leer un libro de meditaciones eucarísticas y todo me decía: ‘No tengas miedo. Confía en Mí. Estás en mi Corazón’. Después de haberme resistido todo el día, finalmente me sentí impotente y dije: ‘Si ésta es tu voluntad, ¡pues que así sea!’. Llamé al Nuncio al final del día para decirle que aceptaba el nombramiento”.

En este nuevo servicio que le pide el Papa, ¿cuáles son sus proyectos?

“La diócesis de San Diego está en la frontera con Baja California. El excelentísimo Sr. Obispo Robert McElroy, necesita asistencia con la gran comunidad hispana que hay en la diócesis. La migración, la unidad familiar, la evangelización, la justicia social y la sanación por las heridas del abuso, son algunas de las cosas que veo como una oportunidad que Dios nos da para vivir el Evangelio”.

Y de los retos que hoy enfrenta la Pastoral Hispana…

“El rechazo, la discriminación, bajos salarios y por lo tanto la pobreza, el desmoronamiento de la familia, los jóvenes abandonando su fe, la necesidad de más liderazgo hispano, evangelización y catequesis de los adultos, las adicciones en todos sus ámbitos, la pastoral carcelaria especialmente entre las minorías y la necesidad de vocaciones, son algunos de los retos que vislumbro”.

Pregunta obligada, ¿vendrá a Aldama una vez ya ordenado Obispo?

“Me gustaría mucho poder ir a mi tierra de Aldama, si Dios me lo permite”.

Agradecemos mucho al P. Ramón Bejarano que haya aceptado platicarnos acerca de su vida, su vocación y su sentir ante tan sorprendente noticia del llamado a ser Obispo. Sigamos orando por él, para que el Señor lo asista en todo momento y pueda seguir desempeñando fielmente el ministerio al que ha sido llamado.

Catedral de la Diócesis de San Diego, dedicada a San José.

La Diócesis de San Diego

Ubicada al sur del Estado de California, el territorio de la Diócesis de San Diego es conformado por los condados civiles de San Diego e Imperial. Fue erigida en 1936 y pertenece a la Provincia Eclesiástica de Los Ángeles. En 84 años de vida diocesana ha tenido seis Obispos contando al actual, así como otros cinco que han servido como auxiliares en distintas épocas.

Según datos estadísticos recabados en el V Encuentro de la Pastoral Hispana en los Estados Unidos, la Diócesis de San Diego en 2016 tenía una población total de 3,497,413 habitantes, de los cuales aproximadamente 1,078,000 son católicos. Las parroquias son 98 y sacerdotes 302, hay 148 diáconos permanentes y 318 religiosos. Del grupo de parroquias son 53 las que tienen Pastoral Hispana organizada y hay 44 sacerdotes hispanos. Es importante señalar que se celebran semanalmente 166 Misas en español.

Obispos hispanos en EUA

La presencia de personas que hablan español en los Estados Unidos es muy numerosa, por ello es que la Iglesia respondiendo a esta necesidad ha previsto que haya también Obispos cuyos orígenes sean hispanos, cuyos nombres aparecen en la siguiente lista, el oficio que desempeñan y su nacionalidad. (Nota: se mencionan los Obispos en activo, porque hay otros que son ya eméritos)

Mario Alberto Avilés, obispo auxiliar de Brownsville (Texas), mexicano.

Ramón Bejarano, obispo auxiliar electo de San Diego (California), mexicano-estadounidense.

Juan Miguel Betancourt, obispo auxiliar de Hartford (Connecticut), puertorriqueño.

Óscar Cantú, obispo de San José (California), mexicano-estadounidense.

José Arturo Cepeda, obispo auxiliar de Detroit (Michigan), mexicano.

Octavio Cisneros, obispo auxiliar de Brooklyn (Nueva York), cubano.

Manuel Aurelio Cruz, obispo auxiliar de Newark (Nueva Jersey), cubano.

Enrique Esteban Delgado, obispo auxiliar de Miami (Florida), peruano.

Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez, obispo auxiliar de Washington (DC), colombiano.

Eusebio Elizondo, obispo auxiliar de Seattle (Washington), mexicano.

Felipe de Jesús Estévez, obispo de Saint Augustine (Florida), cubano.

Daniel Ernest Flores, obispo de Brownsville (Texas), mexicano-estadounidense.

Gustavo García-Siller, arzobispo de San Antonio (Texas), mexicano.

José Horacio Gómez, arzobispo de Los Ángeles (California), mexicano.

Eduardo Nevares, obispo auxiliar de Phoenix (Arizona), mexicano-estadounidense.

Nelson Jesús Pérez, arzobispo de Philadelphia (Pensilvania), puertorriqueño.

Jorge Humberto Rodríguez, obispo auxiliar de Denver (Colorado), mexicano.

Alberto Rojas, obispo coadjutor de San Bernardino (California), mexicano.

Luis Miguel Romero, obispo auxiliar electo de Rockville Centre (Nueva York), español.

Jaime Soto, obispo de Sacramento (California), mexicano-estadounidense.

Joe Steve Vásquez, obispo de Austin (Texas), mexicano-estadounidense.

Luis Rafael Zarama, obispo de Raleigh (Carolina del Norte), colombiano.

Share this Story
  • Noticias

    Noticias episcopales

    Ordenaciones, nuevos nombramientos y próxima ordenación Por: Luis Efrén Tarango Díaz. Ordenan tres Obispos en la fiesta de San José En ...
  • Reportajes

    “Confía en Mí… estás en mi corazón”

    Entrevista al P. Ramón Bejarano, obispo electo Por: Luis Efrén Tarango Díaz. Traemos para Ustedes las impresiones del sacerdote Ramón Bejarano, ...
  • Noticias

    Es de Aldama nuevo Obispo de San Diego

    P. Ramón Bejarano Por: Luis Efrén Tarango Díaz. Gran alegría y regocijo se ha sentido desde el pasado 27 de febrero ...
Load More Related Articles
Load More In Reportajes

Check Also

Lo antiguo y lo nuevo, para gloria de Dios

La edición digital número 2316 de Notidiócesis (domingo ...

Anuncio