Artículos, Caminando con el Papa

¿Cómo encuentro un sacerdote para confesarme?

Caminando con el Papa

Por: Cristina Alba Michel.

I. El Papa y el Evangelio

¡Perdóname ahora!

1. “¿Cómo encuentro un sacerdote para confesarme?”, he aquí, en estos momentos de pandemia y confinamiento, la pregunta de no pocos fieles. El Santo Padre Francisco le ha dado respuesta el viernes 20 de marzo, durante la Misa que cotidianamente celebra en la Casa Santa Marta.

“Yo sé que muchos de vosotros por Pascua acudís a hacer la confesión para reencontraros con Dios, pero muchos me dirán: ‘Padre, ¿dónde puedo encontrar un sacerdote, un confesor? Porque no se puede salir de casa y yo quiero hacer las paces con el Señor. Yo quiero que Él me abrace, que mi Papá me abrace. ¿Cómo puedo hacer, si no encuentro sacerdote?”.

2. La respuesta se encuentra en el Catecismo, el cual “es muy claro”, señaló el Papa. “Si no encuentras un sacerdote para confesarte, habla con Dios, Él es tu Padre. Dile la verdad: ‘Señor, he hecho esto, esto y esto. Perdón’. Y pídele perdón, con todo el corazón, con el acto de dolor”. NO OBSTANTE, esta confesión espiritual para que sea efectiva, DEBE INCLUIR UNA PROMESA: confesarse con un sacerdote en cuanto sea posible. Esto es, primero pedirle perdón a Dios y a continuación prometerle: “Luego me confesaré, pero perdóname ahora”.

3. Si te confiesas de este modo y bajo esa promesa de hacerlo sacramentalmente en cuanto se pueda, “al momento volverás a la gracia de Dios. Tú mismo puedes acercarte, como nos enseña el Catecismo, al perdón de Dios sin tener cerca un sacerdote. Pensad, este es el momento justo, el momento oportuno. Un acto de dolor bien hecho, y así nuestra alma se volverá blanca como la nieve”.

II. Glosas y comentarios

¡Protégenos, San José!

-De pronto me di cuenta que el equinoccio de primavera 2020 ocurrió el 19 de marzo. ¡Sí, la primavera entró en el día de San José! ¡Su vara ha florecido de nuevo! No podía darnos el Padre celestial mejores auspicios para estos momentos de dolor que se viven.

El mismo día 19, el Papa Francisco participó desde la Casa Santa Marta en el Rosario promovido por la Conferencia Episcopal Italiana, a las 9 de la noche, para pedirle a Dios el final de la pandemia del COVID-19 que a tantos países está afectando.

Los obispos convocaron al pueblo de Italia a rezar los Misterios Luminosos y la iniciativa cruzó las fronteras, uniéndose a ella diócesis de todo el mundo.

-Con motivo de este Rosario mundial, el Papa envió un video mensaje y propuso rezar una oración a San José, que cada uno en su propio país puede elevar al santo guardián de la Iglesia:

Protege, Santo Custodio, a nuestro país. Ilumina a los responsables del bien común para que sepan, como tú, preocuparse por las personas a ellos confiadas. Dona la inteligencia de la ciencia a cuantos buscan medios adecuados para la salud y el bien físico de los hermanos. Sostén a quien se entrega por los necesitados: voluntarios, enfermeros, médicos que están en la primera línea del cuidado a los enfermos, también a costa de su propia seguridad.

Bendice, San José, a la Iglesia: a partir de sus ministros, hazla signo e instrumento de tu luz y de tu bondad. Acompaña, San José, a las familias; con tu silencio orante, construye la armonía entre padres e hijos, de modo particular entre los más pequeños.

Preserva a los ancianos de la soledad, haz que ninguno quede a merced de la desesperación, del abandono y del desánimo. Consuela a los más frágiles, fortalece a quien duda, intercede por los pobres. Con la Virgen María, suplica al Señor para que libere al mundo de toda pandemia. Amén“.

-El Papa dijo que el Rosario es la oración de los humildes y de los santos que en sus misterios, con María, contemplan la vida: Jesús, rostro misericordioso del Padre. ¡Y cuánta necesidad tenemos de ser verdaderamente consolados, de sentirnos envueltos por su Presencia de amor!

Estas palabras del Santo Padre me recuerdan los desvelos y luchas de José por Jesús y María: él dedicó su amorosa y silente presencia a proteger a la Iglesia en germen. Pidámosle que siga protegiendo a la Iglesia Universal, a nuestros pueblos y familias. ¡Que cuide la vida de Jesús en cada uno de nosotros!

Pensar

“Vuelve Israel, al Señor tu Dios. Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos. Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano”. Al Papa esta lectura le recuerda una canción de hace 70 años: “Regresa donde tu papá, que te volverá a cantar la nana”.

Los acontecimientos que nos envuelven, parecen manifestar un insistente llamado de Dios para que retornen a Él todos sus hijos, y la discreta presencia de José, Sacramento del Padre, me parece confirmarlo así.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

En agosto, ¡Feliz Cumpleaños comunicadores!

Les deseamos muchas felicidades a los comunicadores  que ...

Anuncio