Santo de la Semana

San Teotonio de Coimbra

Nació alrededor del año 1082, en Tartinhade (Ganfei, Valença do Minho), Portugal. Sus padres, Oveco y Eugenia, le procuraron una conveniente educación religiosa y académica, primero en el monasterio benedictino de Ganfei y después bajo la tutela de su tío Cresconio, Obispo de Coimbra.

Inclinado a la vida religiosa, estudió en la escuela catedralicia bajo la guía del archidiácono Tello. Fue ordenado presbítero para la Diócesis de Viseu -sufragánea de la de Coimbra- y dadas sus virtudes y celo pastoral fue elegido deán de la Catedral, cargo que ocupó por poco tiempo ya que renunció para poder emprender una peregrinación a Jerusalén.

A su regreso, con el consenso de todo el clero y el pueblo, el conde Enrique de Portugal y la reina Teresa le rogaron repetidas veces que aceptara el gobierno de la sede episcopal de Viseu, pero rehusó el cargo para poder dedicarse de manera más intensa a la predicación y al confesonario, frecuentado por gente de toda clase social e incluso soberanos como Alfonso, primer rey de Portugal, de quien fue su consejero espiritual.

En un segundo viaje a Tierra Santa los canónigos regulares de la iglesia del Santo Sepulcro le propusieron unirse a la comunidad, él afirmó que aceptaría el ofrecimiento a su retorno, en un tercer viaje; sin embargo, llegado a Portugal su antiguo preceptor Tello le invitó a colaborar en la edificación de un convento en Coimbra dedicado a la Santa Cruz. Teotonio no sólo se adhirió a esta iniciativa sino que el año 1131 se convirtió en fundador de la primera comunidad religiosa del monasterio, la cual se rigió por la Regla de los Canónigos de San Agustín.

Profesaba un gran amor a los pobres y a las almas del Purgatorio, para cuyo refrigerio cantaba Misa solemne todos los viernes. En sus prédicas condenaba fuertemente los vicios y era muy respetado por todos, aun por los principales del lugar. En una ocasión, cuando se revestía para celebrar la santa Misa, recibió un mensaje de la reina quien le pedía que abreviase un poco la ceremonia; él respondió que la Misa se celebraba en honor de un Soberano más grande, por lo que estaba en libertad de irse cuando quisiera. Tal respuesta llenó de confusión a la soberana, quien esperó hasta finalizada la Misa para pedir perdón por su impertinencia. Y es que, en una época de relajación, Teotonio se distinguió por su insistencia en la celebración exacta y reverente de los Divinos Misterios y jamás permitió que sus monjes los celebrasen de prisa.

Prior del monasterio durante 21 años, sus últimos diez de vida los dedicó a la más estricta observancia de la Regla, en oración y penitencia. Murió el 18 de febrero de 1162. Cuando el rey Alfonso recibió la noticia de su muerte, exclamó: “Su alma llegará al cielo mucho antes de que su cuerpo toque la tierra”.

Por su contribución a la reforma de la vida religiosa en Portugal, fue canonizado tan sólo un año después de su muerte, en 1163 por Alejandro III, convirtiéndose en el primer portugués en ser proclamado santo.

Conmemoramos su fiesta litúrgica el 18 de febrero.

San Teotonio de Coimbra

(1082-1162)

Presbítero y fundador de la Orden de Canónigos Regulares de la Santa Cruz, primer santo portugués en ser canonizado en los tiempos modernos. Peregrinó dos veces a Jerusalén y rehusó a los cargos de custodio del Santo Sepulcro y de obispo de Viseu y Coimbra para entregarse al ministerio de la Palabra predicando sobre todo con el ejemplo y al sacramento de la Confesión, siendo un excelente consejero espiritual para gente de toda clase.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    San Teotonio de Coimbra

    Nació alrededor del año 1082, en Tartinhade (Ganfei, Valença do Minho), Portugal. Sus padres, Oveco y Eugenia, le procuraron una conveniente ...
Load More Related Articles
Load More In Santo de la Semana

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio