Santo de la Semana

San Osvaldo

Vino al mundo hacia el año 925, en el seno de una noble familia de origen danés, asentada en territorio inglés poco tiempo antes de que naciera Osvaldo (u Oswaldo, en su lengua natal Oswald).

Era su tío el arzobispo Odón de Canterbury (941-958), quien le procuró estudios con los canónigos regulares de la Catedral de Canterbury, de cuya casa en Winchester fue deán por algún tiempo. Posteriormente, guiado por el deseo de una vida más estricta, marchó a Francia para ingresar como monje en la abadía benedictina de Fleury-sur-Loire, donde su tío Odón vistió el hábito monástico y donde él mismo recibió la Ordenación sacerdotal.

A su regreso a Inglaterra, en 959, fue recibido por otro familiar suyo, el recientemente nombrado Arzobispo de York, Oseytel (956-971). Tomó entonces parte activa en asuntos eclesiásticos en York y también colaboró de cerca con San Dunstan, arzobispo de Canterbury (960-978), con quien compartía los ideales monásticos y quien le promovió para la sede vacante de Worcester en 962.

Osvaldo fundó en su diócesis el monasterio de Westbury-on-Trym, cerca de Bristol, y la célebre abadía de Ramsey, para la cual obtuvo en préstamo de la de Fleury a San Abón, quien había sido su maestro, y cuya iglesia dedicó a los nombres de la Santísima Virgen, San Benito y todas las santas vírgenes.

También, con la ayuda del rey Edgar de Inglaterra y uniendo esfuerzos con San Dunstan, llevó a cabo una política para purificar la Iglesia inglesa, haciendo cumplir enérgicamente la regla del celibato, combatiendo la simonía y, en algunas grandes catedrales, reemplazando con monjes las comunidades de canónigos que poseían propiedades. Para este fin le fueron entregados los monasterios de San Albans, Ely y Benfleet, mientras que él estableció monjes en Westbury, Pershore, Winchelcumbe y la propia ciudad episcopal de Worcester.

Por sus muchas virtudes pastorales Osvaldo fue preconizado arzobispo de York en 972. Viajó a Roma para recibir el palio de manos de Juan XIII, quien le permitió conservar la jurisdicción sobre la Diócesis de Worcester, donde siguió residiendo temporalmente para fomentar sus reformas monásticas. Igualmente, para mejorar la formación teológica de su clero, escribió algunos tratados teológicos; y, dada su amabilidad, cortesía, alegría y gran caridad, fue muy amado por el pueblo.

Diariamente reunía a doce menesterosos a quienes lavaba los pies y con quienes compartía sus alimentos. El 29 de febrero de 992, después de haber llevado a cabo aquella humilde tarea, descansó en el Señor. Fue sepultado en la iglesia Catedral de Santa María en Worcester.

El pueblo reconociendo su ejemplar y santa vida, inició su culto inmemorial; en tanto que su vida fue escrita por un monje anónimo de la abadía de Ramsey bajo el título de Amicus Dei (Amigo de Dios).

Su conmemoración litúrgica se celebra el 29 de febrero y los años no bisiestos el 28 de febrero.

San Osvaldo de Worcester y York

(925-992)

Religioso y presbítero inglés, que fue primero canónigo y después monje benedictino. Consagrado obispo para presidir la Diócesis de Worcester, posteriormente recibió bajo su cuidado pastoral la Arquidiócesis de York, introduciendo en ambas Iglesias muchos monasterios bajo la Regla de San Benito y promoviendo la reforma de las costumbres y la formación del clero.

Maestro benigno y docto, de ánimo afable y siempre alegre, sobresalió en la virtud de la generosidad. Diariamente reunía a doce indigentes a quienes lavaba los pies y con quienes compartía sus alimentos. Así murió, santamente, lavando los pies a los pobres.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    San Osvaldo

    Vino al mundo hacia el año 925, en el seno de una noble familia de origen danés, asentada en territorio inglés ...
Load More Related Articles
Load More In Santo de la Semana

Check Also

Vía Crucis en la pandemia

El Vía Crucis (“Camino de la Cruz”) es ...

Anuncio