Artículos, Caminando con el Papa

El manotazo

Caminando con el Papa

Por: Cristina Alba Michel.

I. Perfiles

El manotazo

1. La noche del 31 de diciembre pasado, en la Plaza de San Pedro, Papa Francisco tuvo un “desencuentro” con una peregrina que, llena de entusiasmo, le jaló la mano fuertemente cuando el Papa pasó de largo. Al Papa no le agradó experimentar el jalón y, volviéndose a la mujer, le propinó un fuerte manotazo. Naturalmente ella se quedó muy triste y él visiblemente molesto.

Es fácil imaginarse que el hombre, ya de más de 80 años de edad, estaba muy cansado a esa hora después de haber celebrado las Vísperas de la Solemnidad de María Madre de Dios y de haber visitado el pesebre que adornaba la Plaza, saludando también a una multitud.

2. El 1º de enero del año en curso, después del Ángelus, el Santo Padre ofreció públicamente sus disculpas por su “impaciencia” y “mal ejemplo”. Sin embargo, el episodio de la noche anterior había dado la vuelta al mundo ya que el video con el incidente se hizo viral y gente de todas partes se dieron a la tarea de dar a conocer su opinión.

Cabe decir que muy pocas personas -que sí las hubo- fueron misericordiosas con el Papa y, casi ninguna, pensó en la mujer. La gran mayoría de opiniones condenaban sin más a Francisco, llamándole todo tipo de cosas, desde gruñón hasta las ya muy conocidas “anticristo”, entre otras que son generalmente empleadas por los hermanos separados contra la Iglesia Católica.

3. Pero las cosas no terminaron ahí. Sucedió que el 8 de enero, en el Aula Pablo VI, PÚBLICAMENTE después de la Audiencia general el Papa se encontró con la mujer que le hizo perder la paciencia aquella noche. Muy apenado por su reacción anterior, el Papa quiso conocerla en persona y saludarla, lo que felizmente pudo llevarse a cabo, suponemos que luego de varias pesquisas.

Así, el desencuentro inicial que tan mal hizo sentir a la peregrina, al Papa y que sorprendió a mucha gente, terminó como un feliz encuentro en donde ambos pudieron saludarse con sencillez e intercambiar algunas palabras a través de un sacerdote intérprete.

4. Sí, es cierto, el Papa puede tener momentos de mal humor. Pero la humildad que nos ha enseñado es algo con lo que debemos quedarnos. Y en cuanto a los medios digitales, ¿por qué no viralizaron la historia completa?

II. Glosas y comentarios

“Querida Amazonia”

1. El miércoles 12 de febrero se presentó en el Vaticano la Exhortación Apostólica post sinodal, fruto del reciente Sínodo “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. El título del nuevo documento es, precisamente, “Querida Amazonia”.

Con este motivo, la Oficina de Prensa de la Santa Sede convocó a periodistas de distintos medios de prensa y digitales.

En la presentación se previó la participación del Cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos; el Cardenal Michael Czerny, secretario especial del Sínodo de los Obispos para la región panamazónica; y otras personalidades en los campos de la Teología, la vida religiosa y la ciencia.

2. El documento aparece tres meses y medio después de finalizar el Sínodo el cual, como bien recuerdan, acaparó titulares que ocasionaron malestar en diversos sectores de la Iglesia, escandalizando a no pocos fieles, provocando comentarios fuera de tono en las redes sociales y polarizando opiniones.

De hecho, en la Misa de Clausura del Sínodo el Papa pronunció una homilía que, sin abordar directamente ningún tema tratado en la Asamblea, puso de manifiesto las posturas encontradas cuando reflexionó en el pasaje del fariseo y el publicano, destacando la oración de quien se sabe necesitado de Dios -el publicano-, frente a la del fariseo que se creía superior a los demás, centrada en su propio yo. Y por fin, abordó el tema de los pobres, los últimos, los descartados, a quienes tantas veces olvidamos, incluso los más asiduos a la Iglesia lo hacemos.

3. Lamentablemente lo ocurrido en el Sínodo -creo- va mucho más allá de estas dos simples posturas, pues tanto aquellos que parecieran fariseos, como quienes parecieron ser los publicanos, lucieron a menudo sus propios intereses, y daba la impresión de que el menos importante en todo esto era Jesús con su Evangelio.

Pronto conoceremos el contenido de la Exhortación, y me imagino que se llenarán, de nuevo, los titulares.

Lo conveniente en tal caso será mantenerse apartados de cualquier escándalo y poner la mirada fija en Jesús, diciéndole humildemente, como el publicano: “Señor, ten compasión de mí que soy pobre también. Te necesito. ¿Dónde me necesitas Tú a mí?”.

Pensar

“Cuántas veces, también en la Iglesia, las voces de los pobres no se escuchan, e incluso son objeto de burlas o son silenciadas por incómodas. Recemos para pedir la gracia de saber escuchar el grito de los pobres: es el grito de esperanza de la Iglesia. Haciendo nuestro su grito, también nuestra oración atravesará las nubes”. (Homilía 26/octubre/2019)

Share this Story
  • Artículos Caminando con el Papa

    El manotazo

    Caminando con el Papa Por: Cristina Alba Michel. I. Perfiles El manotazo 1. La noche del 31 de diciembre pasado, en ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Que las casas se conviertan en iglesias

Abran de par en par las puertas a ...

Anuncio