Noticias

Desbordan Renovación por visita de Mons. Sipols

Por: Karen Assmar Durán.

Pequeño, muy pequeño quedó el Centro de la Renovación Carismática Católica en el Espíritu Santo de las calles Octava y Mina, para los fieles que llenaron el recinto con la finalidad de escuchar la prédica de Mons. Roberto Sipols, sacerdote de la Arquidiócesis de Valencia (Venezuela) y predicador carismático, quien después de 16 años visitó Chihuahua.

“¡Bienvenidos todos, denle un aplauso a Jesucristo y gracias por abrirme las puertas!”, expresó al iniciar la Misa de sanación, que “todas las Misas son de sanación”, aclaró, pues “lo más importante es que usted se abra a que Dios haga el milagro de sanación en usted”.

En sus intervenciones abundaron las anécdotas, muchas graciosas que arrancaron sonrisas y carcajadas, mas no por eso carentes de la enseñanza profunda con la cual Mons. Sipols llegó a cada corazón de los presentes, pero también de todos aquellos que no pudieron ingresar y que siguieron en vivo la transmisión través del Facebook de Notidiócesis, y por quienes el sacerdote comentó en repetidas ocasiones que también se rezaría.

“Mírele la cara al que tiene al lado y digan conmigo: ‘Dios lo hizo, Dios lo puede arreglar’. Y repitan: ‘Jesús tiene este tornillo que a ti te falta y te puede apretar los que tienes sueltos'”, expresó en su particular acento antes de compartir la enseñanza. Y así se fueron como agua las más de dos horas que duró la Eucaristía concelebrada por los PP. Luis Bañuelos -asesor de la Renovación- y Martín Lozoya, hasta que la despedida fue ineludible no sin antes hacer unos momentos de oración y alabanza para luego compartir con tantos que quisieron saludarle y por supuesto tomarse la foto del recuerdo.

*Foto cortesía Renovación.

Cabe mencionar que se aprovechó el viaje de Mons. Sipols para recibirle en El Paso y Ciudad Juárez, en tanto que en Chihuahua participó además en un encuentro con servidores del movimiento, luego con el Seminario, con alumnos de prepa del Instituto La Salle, prédica en el monasterio de las Clarisas Capuchinas y una visita a Norma Rubio, “ella fue la que me abrió las puertas a Chihuahua hace muchos años y para mí es como una hermana en el apostolado”, señaló.

“Chihuahua la considero mi casa y mi familia”, “yo vengo con mucho gusto y volveré”, platicó en entrevista exclusiva para Notidiócesis en la que también habló de su devoción por la Beata Conchita Cabrera, “más que devoción”, corrige y agrega, “dicen por ahí que yo estoy más enamorado de ella que Pancho, su marido”, del Apostolado de la Cruz que ha fundado en varias poblaciones de aquella nación sudamericana de cuya situación actual también ofreció sus comentarios que podrán encontrar en nuestra próxima edición, ¡no se la pierdan! 

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Que las casas se conviertan en iglesias

Abran de par en par las puertas a ...

Anuncio