Noticias

Chihuahua se convirtió en “la capital sacerdotal”

Por: Karen Assmar Durán.

Casi doscientos sacerdotes y diáconos se reunieron en la ciudad episcopal de Chihuahua para participar en el Encuentro Provincial del Clero que, organizado por la Comisión de Formación Integral Permanente (FIP), congregó a Obispos y los presbiterios -diocesano y regular- de las seis diócesis que conforman la Provincia Eclesiástica.

Los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Chihuahua.

El Encuentro tuvo lugar los días 4-6 de febrero en distintas sedes, iniciando el martes 4 con la Eucaristía de apertura en la Catedral Metropolitana, presidida por el anfitrión Mons. Constancio Miranda Weckmann, Arzobispo de Chihuahua, a quien acompañaron sus hermanos obispos: Mons. José Guadalupe Torres Campos de Cd. Juárez, Mons. Juan Guillermo López Soto de Cuauhtémoc-Madera, Mons. Juan Manuel González Sandoval de Tarahumara, y Mons. Jesús José Herrera Quiñónez de Nuevo Casas Grandes y responsable a nivel provincia de la FIP.

Cabe mencionar que por parte de la Diócesis de Parral no pudo asistir el administrador apostólico, Mons. Eduardo Carmona Ortega. No obstante, tanto en la santa Misa como en las jornadas sucesivas, varios miembros del Clero parralense se hicieron presentes, entre ellos el vicario general Mons. César Ortega Díaz.

Planeado realizarse bianual, el Encuentro tuvo como objetivo: “Reflexionar a partir del Proyecto Global de Pastoral (PGP) de la Conferencia del Episcopado Mexicano, la misión que como sacerdotes tenemos de vivir y actuar la redención, según nuestra identidad sacerdotal y la cultura de la prevención, como algo inherente a la formación permanente bajo la mirada amorosa de Santa María de Guadalupe”.

Los trabajos en torno a la temática se efectuaron desde temprana hora del miércoles 5, iniciando con la bienvenida a cargo de Mons. Herrera. Se prosiguió con unos momentos de reflexión en la Lectio divina preparada por el P. Juan Olloqui, de Chihuahua, para posteriormente ceder el micrófono a los PP. Héctor Villa y Jesús Manríquez de Ciudad Juárez, quienes expusieron “La espiritualidad sacerdotal a la luz del PGP” y “La identidad sacerdotal a la luz del PGP”, respectivamente.

Tras cada exposición se reunieron en mesas de trabajo para responder algunos interrogantes que les permitieran aterrizar lo reflexionado a su labor ministerial, cuestionándose por ejemplo qué medios ayudan a cultivar y profundizar en la espiritualidad e identidad sacerdotal.

Para concluir el día los asistentes se trasladaron al templo parroquial de San Juan Bautista, donde concelebraron la santa Misa presidida por el Obispo Jesús José.

Mons. Jesús José Herrera con el equipo de sacerdotes de la Provincia para la Formación Integral Permanente del Clero.

La última jornada del Encuentro -jueves 6 de febrero-, Obispos y clérigos disfrutaron de un paseo por las grutas de “Nombre de Dios”, espacio natural muy cercano al lugar de reunión donde deleitaron la pupila con las bellísimas formaciones rocosas creadas a través de millones de años; para poderlas admirar debieron descender a una profundidad de hasta 84 metros y caminar 1,500 metros por las 17 salas de que se compone el recorrido.

Para Notidiócesis el P. Héctor Villa, párroco de Ntra. Sra. del Rosario en Cd. Juárez, compartió con respecto de su participación que el Proyecto Global de Pastoral “es un gran aporte del Episcopado mexicano” y “muy alentador e inspirador para nuestro trabajo desde las parroquias”. Agregó que “la realidad desafiante que vivimos con el cambio de época no debe de asustarnos sino inspirarnos para buscar discernir y responder evangélicamente, para centrar nuestra vida en Jesucristo, seguirlo en el dinamismo de su Encarnación, siempre en movimiento y en salida al encuentro de la gente, especialmente los más alejados y pobres, como nos insiste Papa Francisco. La intención fue también recordar ese Misterio que celebramos constantemente pero que muchas veces tenemos el riesgo de hacerlo como una cuestión funcional, un rito que no siempre toque la vida. Y lo último, habla el documento de construir ‘la Casita’ donde Ella [la Santísima Virgen de Guadalupe] quiere escuchar los lamentos, las aflicciones; actualmente el Tepeyac sería nuestras parroquias, nuestras diócesis, donde especialmente los más marginados se sientan acogidos, atendidos, dignificados y animados a vivir esta fe que se nos ha dado”.

Para lograr lo propuesto en el PGP, afirmó que “es fundamental, decisivo, que nuestros Obispos lo impulsen, sigan insistiendo, nos empujen a vivirlo y realizarlo comenzando con ellos porque son la cabeza”. Asimismo invitó a sus hermanos sacerdotes a profundizar y dar a conocer el documento, especialmente entre los jóvenes presbíteros y los seminaristas, a fin de que, siendo “hombres que amen y busquen el silencio, la meditación y profundización, no se dejen llevar por lo superficial de nuestra época que de muchas formas se manifiesta”.

Share this Story
  • Noticias

    Chihuahua se convirtió en “la capital sacerdotal”

    Por: Karen Assmar Durán. Casi doscientos sacerdotes y diáconos se reunieron en la ciudad episcopal de Chihuahua para participar en el ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Que las casas se conviertan en iglesias

Abran de par en par las puertas a ...

Anuncio