Noticias

“Chihuahua la considero mi casa y mi familia”

Entrevista con el carismático sacerdote Roberto Sipols

Por: Karen Assmar Durán.

Tal como se prometió en nota anterior, hoy presentamos la entrevista que a Notidiócesis concedió Mons. Roberto Sipols, querido sacerdote de la Renovación procedente de Venezuela, quien hace ya 16 años pisó por primera vez tierra chihuahuense, ciudad capital que la considera “mi casa y mi familia”. Aquí sus impresiones:

Bienvenido Monseñor, ¿cuánto tiempo sin verle?

“Hace 16 años fue la primera vez que vine a Chihuahua y en cuestión de un año fue que volví. Esa visita fue larga porque estuve predicando con el Clero cinco días, después el congreso carismático con Willie Peña viernes, sábado y domingo, después el Seminario toda la semana, de modo que fueron 15 días de predicación intensiva en el corazón de Chihuahua. Yo vengo con mucho gusto y volveré”.

En su país, ¿dónde desempeña actualmente su ministerio?

“He estado trabajando arduamente por mi Arquidiócesis de Valencia (Venezuela), soy Vicario general y párroco. En estos años he sido párroco de tres parroquias, encargado del diaconado permanente, llevo una escuela de teología para laicos y soy encargado de la formación de las vírgenes consagradas, total que tengo más puestos que un autobús en mi diócesis. Salgo a predicar cuando puedo; así he predicado en muchísimos lugares de EU, México, Colombia, Ecuador, pero sobre todo predico en Venezuela, en toda la extensión del territorio. A veces nos vamos de misiones una semana completa y trato de hacerlo todo gratis, predicando al Señor todo lo que puedo, y espero en un futuro dedicarme plenamente a este ministerio”.

Con tanto compromiso en su Arquidiócesis, ¿cómo es que le dejan salir? “Dios es grande y provee para todo. Mi arzobispo es muy bueno, es muy amigo mío. El año pasado tenía EU, España, varios sitios, y venía la beatificación de Conchita; entonces me dijo: ‘Lo de España sea cae’. Él me dice cuando se puede y cuando no”.

¿Entonces es usted devoto de Conchita Cabrera?

“Más que devoto. Dicen por ahí que yo estoy más enamorado de ella que Pancho el marido. Yo nací el día de Conchita, 3 de marzo [fiesta litúrgica]. Ella ha iluminado mucho mi vida y tenemos una gran afinidad espiritual. Hemos fundado el Apostolado de la Cruz en siete diócesis en Venezuela y también en Guayaquil, en Ecuador, donde hay 196 apóstoles de la Cruz y la radio local transmite la lectura de los escritos de Conchita.

Conchita posiblemente será la primera laica doctora de la Iglesia; y si no es la primera, será doctora de la Iglesia porque a ella Dios le dio un don muy especial. Antes del Vaticano II ella explicó toda la teología del sacerdocio común de los fieles. Ante toda esta avalancha de los escándalos que ha hecho el demonio para destruir a la Iglesia y al Clero, ella nos explica que la Iglesia es sacerdotal y los católicos, en vez de sumarnos a la crítica, a la degradación de la Iglesia, debemos sentir verdadero dolor, y con un movimiento de oración fuerte, de maternidad sacerdotal, todos tenemos que ofrecer lo que sufrimos, lo que vivimos, para que Cristo nos regale la transformación de los sacerdotes en Él, no solo que tengamos muchos sacerdotes y que sean buenos sino que sean transformados en Jesucristo, que nos parezcamos a Jesucristo, que vivamos  su misma pobreza, su entrega, su amor, y ese milagro lo va a hacer el Espíritu Santo y Conchita fue el instrumento para que se despertara ese movimiento [el Apostolado de la Cruz] en el que yo entrego mi vida con todo gusto. Así que mi objetivo en la vida es predicar el Evangelio y al mismo tiempo estimular en la Iglesia el espíritu de Conchita, el espíritu de la Cruz”.

¡Qué sorpresa saber del alcance de la Beata! Aquí recientemente se erigió una parroquia a ella dedicada que atienden los Misioneros del Espíritu Santo.

“Quería verlos y no pude, me voy con ese huequito, quería contactarlos a ellos aquí. Yo quisiera que de verdad toda Chihuahua, todo México, ustedes tienen a la Virgen de Guadalupe pero también tienen a Conchita, si no se meten en la Obra de la Cruz van a ir al Purgatorio [ríe], es que esto es para todos los cristianos. Hay obras muy concretas pero yo creo que el llamado al Apostolado de la Cruz a ofrecerse con Jesús el Verbo encarnado por la salvación del mundo, por la Iglesia y por los sacerdotes, es para todos los católicos y todos lo pueden vivir, así que los animo a que apoyen mucho a los misioneros y que se llene toda Chihuahua del espíritu de Conchita”.

Y de la Renovación, ¿qué le gustaría comentar?

“Yo nací de la Renovación Carismática, eso no se quita nunca: yo alabo, yo bendigo, y yo creo también que toda la Iglesia tiene que ser carismática algún día. En mi diócesis justamente la RC más que un movimiento aparte es un espíritu que ha ido impregnando las vocaciones, el sacerdocio, y es común que los padres hagan Misas de sanación, es común que oren por las personas. Allá no tenemos ningún atavismo contra los carismas, la diócesis de una manera muy equilibrada vive en el Espíritu, que el Espíritu Santo renueve la Iglesia, ésa era una profecía de Conchita: que cuando el Espíritu Santo reine en el mundo y en la Iglesia, vamos a saber lo que es la paz”.

-Con las cosas que están sucediendo pareciera que viene la parusía…

“La parusía ha parecido venir muchas veces, vendrá cuando Dios quiera, eso nadie sabe, pero por duras que se vean las cosas, el Espíritu Santo nos levanta. El Papa Benedicto decía que la nueva primavera no tenía que ser una cantidad de gente abarrotando las iglesias, sino una Iglesia cada día más auténtica, entregada. Mientras el mundo se pone más duro, más agresivo, a nosotros nos hace más auténticos, la persecución nos hace bien, nos pone más fuertes”.

¿Eso está sucediendo en Venezuela?

“A nosotros no nos persiguen religiosamente. No suelo hablar de situaciones políticas ni económicas, pero sin entrar en juicios políticos sí estamos pasando una crisis larga, hay sufrimiento. Lo que sí puedo decir es que a nosotros como cristianos, en medio de todo, en los momentos difíciles vemos cómo la mano del Padre celestial nos protege, nos cuida con cariño y a la larga nos provee, y toda esta crisis nos hace más hermanos entre nosotros, más unidos. Cuando la crisis intenta dividirnos, nosotros aprendimos a necesitarnos unos de otros. Antes nosotros botábamos tanto material, tanta cosa, hoy en día no tiramos comida y a las cosas le sacamos el mayor provecho, hay un respeto por lo sagrado que es el regalo de Dios en la comida, una medicina, en algo, hemos aprendido a compartir”.

Ha incursionado usted con mucho éxito en Youtube…

“Las grabaciones de los domingos son las que salen en Youtube en el canal ‘La voz de Jesús’, que tiene dos millones de visualizaciones mensuales, ¡ya somos ‘youtubers silver‘!, yo ni sabía que era un ‘cura youtuber‘, después me enteré, y estamos buscando las formas. Ya he dejado aquí algunos emisarios trabajando para ver si en algunas radios locales se pueden transmitir, porque mi programa es gratis, está en Youtube y cualquier radio puede asumirlo y pasarlo semanal o diariamente si quiere, porque es bastante material y es gratuito.

La voz de Jesús’ es un ministerio que emite por lo menos uno o dos videos a la semana, tenemos video con más de millón y medio de visualizaciones como ‘Qué hacer con la gente insoportable’, y esos mismos videos salen en Venezuela  y Colombia por algunos canales de televisión y estamos tratando de entrar en España. Por radio no sabemos, no tenemos idea de cuántas nos emiten en el mundo entero. A mí me da alegría porque si me conocen a mí es porque han escuchado algo de Dios y la idea es que lo conozcan a Él”.

¿Qué le gustaría dejar en Chihuahua?

“Chihuahua tiene un Clero muy bonito, una tradición muy bella y a San Pedro de Jesús Maldonado. Yo creo no tengo que traer nada para acá sino avivar lo que hay: avivar el espíritu de San Pedro de Jesús Maldonado Lucero, ese espíritu de amor a la Eucaristía, a la Santísima Virgen, a la Iglesia y al sacerdocio. Chihuahua es una Iglesia madura, bonita, viva, tiene que estallar, no debe dejarse arrastrar por el relativismo, la mundanidad que nos envuelve: ¡Conserven viva su fe!

Fíjense qué bello fue cuando murió el P. Maldonado, todas las autoridades civiles, la fuerza del mundo, estaban tratando de callar la Iglesia y, cuando este hombre dio la vida, las campanas calladas se lanzaron al vuelo, porque Chihuahua es católica. Exhorto a Chihuahua, ¡ah, Chihuahua!, a que sea esa Chihuahua católica bella, que fue capaz de dar un testimonio de fe tan bonito. Entonces, cuando vengan las fuerzas del mal a querer apagar la fuerza de la fe, que las campanas de Chihuahua que son cada familia, se lancen al vuelo y la fe siga caminando. ¡Dios bendiga Chihuahua!“.

Share this Story
  • Noticias

    “Chihuahua la considero mi casa y mi familia”

    Entrevista con el carismático sacerdote Roberto Sipols Por: Karen Assmar Durán. Tal como se prometió en nota anterior, hoy presentamos la ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Evangelizar, a tiempo y destiempo

Notidiócesis presenta su edición digital del 24 de ...

Anuncio