Miscelánea

¡Atención ministros extraordinarios!

Por: Raúl Sánchez K.

El 19 de marzo del 2004, solemnidad de San José, el Sumo Pontífice Juan Pablo II aprobó una Instrucción que el mismo había ordenado, en alusión a algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía.

Esa Instrucción nombrada Redemptionis Sacramentum fue preparada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y firmada por el Prefecto Cardenal Francis Arinze.

El capítulo IV expone lo referente a la Sagrada Comunión y, tras expresar las disposiciones para recibir la Comunión, habla de su distribución.

– En el número 88 manifiesta: “Corresponde al sacerdote celebrante distribuir la Comunión, si es el caso, ayudado por otros sacerdotes o diáconos; y éste no debe proseguir la Misa hasta que haya terminado la Comunión de los fieles. Sólo donde la necesidad lo requiera, los ministros extraordinarios pueden ayudar al sacerdote celebrante, según las normas del derecho”.

– En el número 151, dentro del capítulo VII sobre los Ministerios Extraordinarios de los Fieles Laicos, la Instrucción señala: “Solamente por verdadera necesidad se recurra al auxilio de ministros extraordinarios, en la celebración de la Liturgia. Pero esto, no está previsto para asegurar una plena participación a los laicos, sino que, por su naturaleza, es suplementario y provisional. Además, donde por necesidad se recurra al servicio de los ministros extraordinarios, multiplíquense especiales y fervientes peticiones para que el Señor envíe pronto un sacerdote para el servicio de la comunidad y suscite abundantes vocaciones a las sagradas órdenes”.

– Y en el número 152, declara: “Por lo tanto, estos ministerios de mera suplencia no deben ser ocasión de una deformación del mismo ministerio de los sacerdotes, de modo que estos descuiden la celebración de la santa Misa por el pueblo que les ha sido confiado, la personal solicitud hacia los enfermos, el cuidado del bautismo de los niños, la asistencia a los matrimonios, o la celebración de las exequias cristianas, que ante todo conciernen a los sacerdotes, ayudados por los diáconos”.

Tengan en cuenta lo anterior sacerdotes y ministros extraordinarios.

Share this Story
  • Miscelánea

    ¡Atención ministros extraordinarios!

    Por: Raúl Sánchez K. El 19 de marzo del 2004, solemnidad de San José, el Sumo Pontífice Juan Pablo II aprobó ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

San Teotonio de Coimbra

Nació alrededor del año 1082, en Tartinhade (Ganfei, ...

Anuncio