Artículos, Por qué soy católico

Sobrevivir sin Biblia

Por qué soy católico

Por: José L. Fierro.

Lo que a continuación les comparto viene muy a propósito del Domingo de la Palabra. Resulta que una dama apóstata de la fe católica comentaba en Facebook: “La Iglesia no determina lo que la Biblia enseña; sino que la Biblia determina lo que la Iglesia debe enseñar”.

Le respondí: “Antes de existir la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, existió la IGLESIA, porque la Iglesia es la congregación de creyentes en el Dios único y verdadero”.

En el Antiguo Testamento

La Iglesia del Altísimo, Yahvé Dios comenzó con sólo dos fieles: Adán y Eva, y fue creciendo en miembros: Noé, Abraham, Isaac, Jacob, las doce tribus de Israel. Había Iglesia, pero no Biblia.

Si alguien le hubiese preguntado a los personajes citados: “¿Conocen el Pentateuco, los cinco libros escritos por Moisés?”, la respuesta sería un ‘NO’ rotundo y hasta nos dirían: “No conocemos a ese tal Moisés”. Había Iglesia, pero no Biblia.

Después, cuando Moisés llevaba al pueblo de Israel a la Tierra prometida, si alguien le hubiera preguntado a este famoso personaje: “¿Conoce Ud. los libros de los profetas Isaías, Ezequiel, Daniel, Oseas, Amós, Malaquías, etc.?”, habría podido responder que nada sabía al respecto de de la existencia de dichos libros -o rollos- y que esos personajes le eran desconocidos.

Sin embargo, la Iglesia verdadera de Yahvé eran ellos: Moisés y ese pueblo que caminaba por el desierto, guiado por él… Había Iglesia, pero no Biblia.

En el Nuevo Testamento

Si pasamos al Nuevo Testamento vemos que San Pablo se convirtió a Cristo en los años 30 del primer siglo de la era cristiana. Ananías lo introdujo a la Iglesia formada por los Apóstoles y discípulos, llegó a ese primer núcleo de la Iglesia de Cristo y se encontró con los Doce.

Imaginemos que, al llegar ante ellos, de inmediato les hubiera preguntado: “A ver, señores, ¿ustedes tienen los 27 rollos o libros del Nuevo Testamento: los cuatro Evangelios y mis cartas a las iglesias de Corinto, Éfeso, Galacia, Tesalónica, Filipos, Roma, etc.?”. Los Apóstoles obviamente le habrían respondido algo así como: “No, nada de eso tenemos, mucho menos escritos tuyos; ya ves, hermano, tú nos perseguías cruelmente, ¿cómo vamos a tener tus escritos?”.

Si San Pablo les hubiese preguntado si existía la Iglesia de Cristo, aquellos primeros cristianos sin dudarlo le responderían: “¡Claro que sí!, somos nosotros y tú que acabas de ingresar a Ella”. El de Tarso, a su vez, diría: “Es cierto, la Iglesia de Cristo ya existe, pero no tiene la Biblia completa, sólo se cuenta con los rollos del Antiguo Testamento”.

De haber ocurrido lo que imaginariamente se expone, San Pablo se tendría que haber dado cuenta que ya había Iglesia, pero aún no había Biblia.

Facebook también es para evangelizar

A aquella dama, que evidentemente ignora la historia y lógica de la Iglesia de Cristo, le aseguré en dicha conversación por la conocida red social, que si fuera cierta su tesis de que “la Iglesia no determina lo que la Biblia enseña, sino que la Biblia determina lo que la Iglesia debe enseñar”, entonces la Iglesia -tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo- habría estado caminando a ciegas, porque no sabría qué determinar o enseñar a sus fieles, puesto que no contaba aún con Biblia. Un verdadero absurdo.

Sencillamente, el primer libro del Nuevo Testamento fue la carta del Apóstol Santiago, escrito aproximadamente en los años 44-49 del siglo I, y el Evangelio de San Juan se terminó de escribir hasta después del año 90. Así, cronológicamente la Carta de Santiago es el primer libro del Nuevo Testamento escrito y el Apocalipsis del Apóstol San Juan es el último, escrito entre los años 94-96.

El orden cronológico de la aparición de los libros de la Biblia, en el que tanto los expertos católicos como protestantes están de acuerdo, es el siguiente:

1. Santiago

2. Gálatas

3. Mateo

4. Marcos

5. 1ª Tesalonicenses

6. 2ª Tesalonicenses

7. 1ª Corintios

8. 2ª Corintios

9. Romanos

10. Lucas

11. Efesios

12. Filipenses

13. Colosenses

14. Filemón

15. Hechos

16. 1ª Timoteo

17. Tito

18. 1ª Pedro

19. 2ª Timoteo

20. 2ª Pedro

21. Hebreos

22. Judas

23. Juan

24. 1ª Juan

25. 2ª Juan

26. 3ª Juan

27. Apocalipsis

(La lista está incluida en la Biblia anotada del pastor calvinista John MacArthur).

Insensatos

¡A qué absurdos llegan los sectarios para minimizar a la Iglesia, a costa, supuestamente, de la Biblia!

Nadie que sea sensato y con mínimo estudio histórico, aplicando el sentido común y la lógica, va a creer que la Iglesia estaba sonámbula y ciega en los años en los que aún no tenía Biblia.

Si la Biblia desapareciera actualmente, la Iglesia Católica seguiría existiendo como lo hizo desde su nacimiento en el Pentecostés del año 33 en Jerusalén, alimentando a sus fieles con el Evangelio de Cristo proclamado oralmente, como lo hizo en los años que no contaba aún con la Biblia.

Los protestantes, en cambio, sin Biblia, desaparecerían totalmente o solo seguirían creando absurdos para criticar al catolicismo.

Share this Story
  • Artículos Por qué soy católico

    Sobrevivir sin Biblia

    Por qué soy católico Por: José L. Fierro. Lo que a continuación les comparto viene muy a propósito del Domingo de ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

San Teotonio de Coimbra

Nació alrededor del año 1082, en Tartinhade (Ganfei, ...

Anuncio