Miscelánea

Misión de Punta a Punta

Diáconos y Misioneros

Por: Karen Assmar Durán

Uno de los territorios parroquiales más extensos en la ciudad episcopal corresponde a la joven parroquia San Juan Pablo II, creada el 22 de noviembre de 2011 para atender a los fieles asentados en las entonces incipientes colonias y fraccionamientos del oriente de Chihuahua capital, una de las zonas conurbadas más conflictivas actualmente.

Dado el crecimiento poblacional en dicha zona, así como la necesidad de atención pastoral, el Sr. Arzobispo designó el 5 de julio de 2018 para atender la llamada Misión Santa Clara de Asís al diácono permanente José Alfredo Soto Fabela, quien colabora hoy de la mano con el párroco del lugar, Pbro. José Juan Porras Méndez.

Santa Clara y los inicios

Alfredo comparte para Noti que la Misión abarca los fraccionamientos Punta Naranjos, Puerta Savona, Portal del Real y Jardines San Agustín, con cerca de 7,000 habitantes. Fue puesta bajo la advocación y patrocinio de Santa Clara de Asís, discípula de San Francisco y fundadora de la Orden de las Clarisas, cuya imagen fue traída desde el mismo Asís (Italia).

De julio a septiembre de 2018 José Alfredo se dedicó a conocer la zona y programar las primeras actividades. Recuerda: “El sábado 22 de septiembre, armado con mi troquita y un sonido portátil, perifoneé por todo el fraccionamiento Punta Naranjos invitando a la Celebración del día siguiente a las 10:30am. Ese domingo, antes de la Celebración, volví a perifonear, sugiriendo que se llevaran paraguas y un bote de esos que se usan para trapear para sentarse. Se llegó la hora y acudió una familia de San Juan Pablo, una de Punta Naranjos y doce personas más para esa primera Celebración de la Palabra en el parque ‘El Dorado'”.

Al poco tiempo iniciaron los jueves la Hora Santa y el 25 de noviembre se cambiaron a otro parque cercano denominado “El Milagro”.

Actividades pastorales

De entonces y a la fecha se realizan en la Misión dos Celebraciones el domingo: una a las 12pm en la capilla del cementerio “Jardines Eternos” (Col. 24 de Junio) y otra en el señalado parque “El Milagro”, “donde una familia muy amablemente nos custodia la carpa portátil, el altar, la cruz misionera que nos donó la comunidad de San Luis Gonzaga, el ambón y objetos necesarios para la Celebración; se sacan bancas donadas por la capilla Santo Domingo de Guzmán y se pide a la gente que lleve sus sillas o algo en qué sentarse”.

Las Horas Santas también son dos: una en ese parque y otra en el fraccionamiento Puerta Savona. “Gracias a Dios ya iniciamos el catecismo infantil del 1er nivel del Buen Pastor con una catequista del mismo fraccionamiento que imparte las clases en el frente de su casa, bajo una ‘carpita’ improvisada”. Cabe subrayar que el diácono Soto llevó los oficios requeridos al municipio y a la constructora solicitando un terreno para construir ahí un templo, “estamos en espera de contestación”, señala.

Otros servicios pastorales son los retiros de evangelización en Cuaresma y los cursos pre-bautismales y pre-matrimoniales. En Adviento hay pláticas y “aprovechamos la devoción popular para organizar la Novena de la Virgen de Guadalupe, tenemos danza de matachines y las tradicionales ‘posaditas’ cristianas por las calles y casas. También el Señor nos ha bendecido con un grupo de mujeres y un matrimonio que forman parte del consejo parroquial y nos ayudan con la preparación de las distintas celebraciones; y Dios nos mandó un coro con sonido para las celebraciones”.

No podía faltar el visiteo casa por casa, el cual se lleva a cabo por etapas “ya que se está formando a la comunidad como misioneros y aprovechamos a los seminaristas que llegan a la parroquia para este servicio”.

¿Dificultades?

“Quizá la distancia, ya que para llegar recorro cerca de 24kms de ida y vuelta, desde mi domicilio en Nombre de Dios hasta la Misión en Punta Naranjos; pero no lo tomo como dificultad sino como parte de la misión y el Señor pone los medios”.

En este servicio, las carencias y dificultades “son el verdadero rostro de la misión y lo que le da sentido para seguir adelante”.

Satisfacciones

Casado y padre de tres hijas, Alfredo ya era abuelo cuando fue Ordenado diácono el 29 de junio de 2018. Por este ministerio, asegura, ha tenido “la satisfacción de llevar a todos los hermanos y hermanas que me lo piden un regalo que no es mío, es de Dios. ¡No puedo pagarle a Dios que haya querido utilizarme como instrumento suyo!, para dar la bendición a cuantos se acercan, en especial a los enfermos; casar a los novios enamorados; bautizar a sus hijos e hijas; celebrar la Palabra para todos, pobres y ricos; despedir a los hijos de Dios en las exequias; bendecir hogares y sueños de hermanos; y, sobre todo, trabajar para los niños de esta hermosa comunidad”.

Un inmenso agradecimiento

Para concluir, Alfredo aprovecha este espacio para agradecer al Sr. Arzobispo y al equipo que les formó como Diáconos permanentes; también al P. Porras, a la comunidad parroquial de San Juan Pablo II y a su familia, porque “después de mi matrimonio y mis hijas, éste es el proyecto de vida más grande que Dios me ha dado, es la culminación a una vida de servicio que ya teníamos mi esposa y un servidor pero ahora llevando la bendición de Dios por donde Él quiera”.

Misión Santa Clara de Asís

Fraccionamientos Punta Naranjos, Puerta Savona, Portal del Real y Jardines San Agustín.

Parroquia San Juan Pablo II

Responsable: Diác. José Alfredo Soto Fabela

Párroco: Pbro. José Juan Porras Méndez

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

El domingo 23 es el Encuentro Diocesano de Catequistas

Misa en Catedral con el Sr. Arzobispo Circular ...

Anuncio