Comentario al Evangelio

La salvación al alcance de todos

Comentario al Evangelio del III Domingo Ordinario (Mt 4,12-23)

Por: P. Silvestre Méndez Morales

El evangelista ubica a Jesús en Galilea, quien ha vuelto del desierto donde fue tentado por Satanás y tiene noticias del encarcelamiento de Juan Bautista. Dejando Nazaret se fue a radicar a Cafarnaúm. Así San Mateo relaciona este hecho con el cumplimiento de la profecía de Isaías 9,1 pues especifica que radica junto al lago, frontera de Zabulón (al oeste del mar de Galilea) y Neftalí (al norte). Indica el pasaje señalando esta región como “Galilea de los paganos” pues ahí el judaísmo no se vivía limpiamente por parte del pueblo, pues existían distintas corrientes religiosas por lo cual el pueblo no observaba un judaísmo puro como en otras regiones, aun cuando en el capítulo 2 con el pasaje de los Magos de oriente, el evangelista muestra rasgos de apertura del evangelio a los no judíos, el carácter universal de la salvación de Dios.

Con este pasaje del capítulo 4 ratifica el evangelista su perspectiva al considerar esa región dentro de lo que sería la salvación de Dios también para los no judíos o paganos. Y San Mateo cataloga a Galilea como región pagana (v. 15). Ciertamente esa región no era apreciada por los judíos, pues los consideraban paganos por dar cabida a esas otras corrientes religiosas.

Jesús inicia su ministerio ahí, en Galilea (v 17), en Cafarnaúm anuncia el Reino de Dios con obras y palabras (4,17-11,1) y esto está al alcance de todos los hombres. Jesús inicia el anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión. Este anuncio indica que esto será un tema prioritario en el ministerio de Jesús. Con esta predicación Jesús hace ver que el reinado de Dios se ha establecido ya en el mundo.

Antes de comenzar Jesús sus correrías evangelizadoras eligió a los primeros discípulos con la finalidad de que fueran testigos y, en su momento, serían enviados a continuar la tarea evangelizadora. Unida a la predicación del Reino de Dios está la actividad sanadora de Jesús. De inicio, el evangelista plantea como un binomio la predicación y los milagros de sanación del pueblo. Es un tiempo de apertura. La salvación de Dios se pone al alcance de todos los hombres. La salvación es universal, es para todos los hombres, todos los pueblos.

El ministerio de Jesús se habrá de proyectar con la actividad de los discípulos. La tarea de Simón Pedro y Andrés echando las redes en el mar, así como la actividad de Andrés y Juan reparando las redes, son signo de la tarea misionera de los discípulos que son llamados a involucrarse en la misión de Jesús, a trabajar por el Reino de Dios instaurándolo en el corazón y en la vida de los hombres por el anuncio del evangelio (9,36-10,42).

Así, Simón Pedro como también los otros discípulos viven la experiencia en sus vidas de ser pescadores de peces a ser ahora pescadores de hombres para el Reino de Dios. Esta labor les va a plantear la exigencia de dejarlo todo para seguir a Jesús, querrá decir que están dispuestos a aceptar el compromiso y asumirlo plenamente, va a significar romper todo vínculo para unirse plenamente al proyecto de Jesús: construir el Reino de Dios, que es el valor total y definitivo. El seguimiento de Jesús habrá de ser lo absoluto.

Los discípulos de hoy, nosotros, no podemos tener otra visión que la de Jesús y la de aquellos dos pares de hermanos llamados al inicio del ministerio de Jesús. Esta es nuestra misión de Iglesia.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Comentario al Evangelio

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio