Catequesis

La Eucaristía: Prenda de la vida futura

Celebrar la fe

Por: Raúl Sánchez K.

“El Sacramento eucarístico se convierte en el alimento de la nueva Creación para quienes somos aún terrenos. Se convierte en una fuerza de transformación de quienes comulgan, porque siendo Cuerpo del Señor resucitado, introduce un principio de vida eterna, un antídoto de inmortalidad, una semilla de resurrección cada vez que comemos su Cuerpo y bebemos su Sangre” (P. Javier Sánchez Martínez, Religión en libertad).

Prenda de la vida futura

“En una antigua oración, la Iglesia aclama el misterio de la Eucaristía: ‘¡Oh sagrado banquete, en que Cristo es nuestra comida; se celebra el memorial de su pasión; el alma se llena de gracia, y se nos da la prenda de la gloria futura!’… Si la Eucaristía es el memorial de la Pascua del Señor y si por nuestra comunión en el altar somos colmados de gracia y bendición, la Eucaristía es también la anticipación de la gloria celestial” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1402).

Memorial

“En la última Cena, el Señor atrajo la atención de sus discípulos hacia el cumplimiento de la Pascua en el Reino de Dios: ‘Y les digo que desde ahora no beberé de este fruto de la vid hasta el día en que lo beba con ustedes, de nuevo, en el Reino de mi Padre’ (Mt 26,29; cf. Lc 22,18; Mc 14,25).

Cada vez que la Iglesia celebra la Eucaristía recuerda esta promesa y su mirada se dirige hacia ‘el que viene’ (Ap 1,4). En su oración, implora su venida: Maranatha (1Co 16,22), ‘Ven, Señor Jesús’ (Ap 22,20), ‘que tu gracia venga y que este mundo pase’ (Didaché 10,6)” (Ibíd., 1403).

Esperanza

“La Iglesia sabe que, ya ahora, el Señor viene en su Eucaristía y que está ahí en medio de nosotros. Sin embargo, esta presencia está velada. Por eso celebramos la Eucaristía expectantes ‘mientras esperamos la gloriosa venida de Nuestro Salvador Jesucristo’, pidiendo entrar ‘en tu Reino, donde esperamos gozar todos juntos de la plenitud eterna de tu gloria; allí enjugarás las lágrimas de nuestros ojos, porque, al contemplarte como Tú eres, Dios nuestro, seremos para siempre semejantes a Ti y cantaremos eternamente tus alabanzas, por Cristo, Señor Nuestro’ (Plegaria Eucarística III)” (Ibíd., 1404).

Cielos nuevos y tierra nueva

“De esta gran esperanza, la de los cielos nuevos y la tierra nueva en los que habitará la justicia (cf 2 P 3,13), no tenemos prenda más segura, signo más manifiesto que la Eucaristía. En efecto, cada vez que se celebra este misterio, ‘se realiza la obra de nuestra redención’ y ‘partimos un mismo pan, que es remedio de inmortalidad, antídoto para no morir, sino para vivir en Jesucristo para siempre’ (San Ignacio de Antioquía)” (Ibíd., 1405).

Share this Story
Load More Related Articles
  • Catequesis

    Dimensión comunitaria del sacramento de la Penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. El rito bautismal es “lavado de regeneración” que limpia el pecado, lo rae del ...
  • Catequesis

    Jurar con verdad

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “No jurar ni por Criador ni por criatura, si no fuere con verdad, necesidad ...
  • Catequesis

    La penitencia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “En la Iglesia, existen el agua y las lágrimas: el agua del Bautismo y ...
  • Catequesis

    Falsos juramentos

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “Al Señor tu Dios temerás, a Él le servirás, por su nombre jurarás” (Dt ...
  • Catequesis

    Estamos llamados a la conversión

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y ...
  • Catequesis

    La blasfemia

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “El Nombre de Dios es grande allí donde se pronuncia con el respeto debido ...
Load More In Catequesis

Check Also

El Señor nos regala una nueva parroquia

Notidiócesis hace eco de la alegría de los ...

Anuncio