Noticias

Grupo de jóvenes de la Soledad celebra 40 años

Por: Patricia Carrillo Gómez

El grupo juvenil de la Parroquia Nuestra Señora de la Soledad, de la colonia Santa Rosa en la ciudad episcopal, arriba en este nuevo año a su aniversario 40. Hoy en día, el grupo juvenil lo componen subgrupos que son divididos por edades para una mejor formación y comprensión de los temas que semana a semana se imparten.

Los actuales coordinadores del grupo son Azucena Macías y César Salazar, líderes de los subgrupos de adolescentes, prejuveniles, catecumenado y crecimiento para servidores que ya han sido evangelizados mediante retiro kerigmático.

A decir de Azucena, son hoy 150 los que asisten a diversas reuniones semanales, pero en temporada de Cuaresma y Pascua, el grupo llega a tener 500 asistentes que viven con gran intensidad la Pascua Juvenil, sobre todo por el Vía Crucis viviente que realizan.

Con motivo de este aniversario, Notidiócesis tuvo la oportunidad de platicar con Cecilia Navarro, de los fundadores de este fructífero grupo, quien comparte: “En 1978 me evangelicé y cambió mi vida de joven, en ese entonces tenía 20 años y sentí el llamado del Señor para hacer cosas nuevas. Poniéndome en sus manos, dejé que Él me indicara el camino a seguir. Al poco tiempo tomé un curso de preparación de agentes de pastoral. En ese entonces el párroco era el P. Alfonso Payán y cuando le externé mi inquietud por servir en mi parroquia, me comisionó para formar el primer ministerio de alabanza juvenil; me asusté ya que no sabía ni cantar ni tocar instrumentos, pero me apoyé en Sergio Sánchez del grupo de Catedral que sabía tocar la guitarra. Con 25 personas a nuestro cargo en noviembre de 1979 iniciamos el ministerio de alabanza, que seis meses después se convirtió en el primer grupo de jóvenes de la parroquia Ntra. Sra. de la Soledad”.

Reunión de los fundadores.

Relata que la pastoral juvenil se formó con Sergio Sánchez, Paquita Montoya, Luly Enríquez, Nicolás Hidrogo, Álvaro Burciaga, Olivia Aguirre y Enrique Mar. “El 10 de mayo de 1980 nombramos al grupo de jóvenes ‘Maranatha’, que significa ‘el Señor viene’. Así, el Señor nos tomó con la confianza que tiene la juventud y vino hacia nosotros para convertirnos en una madera que se arroja al río flotando a la voluntad de Dios”. Añade que “de cinco jóvenes inexpertos nació un grupo que con el tiempo se conformó de casi 400 jóvenes, llamado ‘San Francisco de Asís’, dando inicio a otro grupo de entre semana, con el nombre de ‘Argos’, con la finalidad de abarcar otros horarios”.

Prosigue Cecilia: “Una de las cosas más bellas es que la comunidad surgió a partir del grupo de jóvenes, ya que los adultos se empezaron a acercar a la Iglesia porque se les hacía muy raro que sus hijos fueran a Misa; ‘algo’ les habían dado ahí que ahora no los podían sacar y los papás fueron a ver qué habían encontrado, querían saber por qué se la pasaban todo el día ahí. A partir de ese acercamiento fueron formando su propia comunidad de adultos”.

De entre muchas anécdotas del álbum de los recuerdos, relata: “Una vez llegó una señora muy enojada a decirle al P. Payán que los jóvenes sólo iban ahí para conseguirse novio, a lo que el padre le respondió: ‘Señora, ¿y dónde prefiere usted que se consigan sus novios, en las discotecas o en la casa de Dios?'”. Finalmente comenta: “Hoy a mis 61 años sólo puedo decirle al actual grupo de jóvenes que cuando uno le dice ‘sí’ al Señor, Él se lo toma en serio, cumple sus promesas y además llena de gracia todo lo que rodea al ministerio; la prueba es que de ahí salieron matrimonios, sacerdotes, religiosas que hoy por hoy están sirviendo en la Iglesia universal y que ya llevan 40 años sólo por Su gracia. No sé si aún usen el lema de sus fundadores, pero me gustaría compartirlo: ‘Luchar para identificarse con Cristo, y con la ayuda del Espíritu Santo llevar el reino de Dios al mundo‘”.

También se charló con Óscar Eduardo Gómez Valles, quien casado con María Camargo y con un bebé de casi dos años, apenas en fecha reciente dejó el grupo, por lo que es conocido cariñosamente por esa comunidad juvenil como “Don Óscar”, por la gran cantidad de años que estuvo dentro del grupo. Él comparte un poco sobre su experiencia: “Entré a los 17 años, cuando estaba el P. Enrique López (+), y en ese grupo viví experiencias muy bonitas. Lo que más se queda en mi memoria son los retiros y las cosas extraordinarias que ahí se manifestaban por la gracia de Dios. Los amigos que tuve fueron muchos y la mayoría aún los conservo. Disfrutaba mucho ser parte de los coros en las Pascuas, tocar la batería y sentir el Espíritu Santo en ese ambiente tan jovial; también era parte de la escuela bíblica, que me ayudó mucho a estar en gracia en el noviazgo con mi hoy esposa María. Como matrimonio tratamos de seguir en gracia, usamos el Método Billings y queremos ser testimonio de nuestra fe para nuestro hijo”.

Agrega que mientras estuvo dentro del grupo se formaron 20 comunidades: “Noté muchos cambios durante mi estadía ya que la tecnología y las comunicaciones son muy cambiantes, rápidas, y en no pocas ocasiones amenazan la fe. Al ministerio de jóvenes actualmente lo veo con más retos, ya que los muchachos están más expuestos a errores de pensamiento en cuanto a ideologías y tolerancias equivocadas. Lo que yo les sugeriría es que se formen en la doctrina con el catecismo y que se acerquen a los sacerdotes”.

Share this Story
  • Noticias

    Grupo de jóvenes de la Soledad celebra 40 años

    Por: Patricia Carrillo Gómez El grupo juvenil de la Parroquia Nuestra Señora de la Soledad, de la colonia Santa Rosa en ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Inicia Jornada de Oración por la Unidad de los Cristianos

El tema: “Nos mostraron una cordialidad poco común” ...

Anuncio