Catequesis

El agnosticismo

Vivir la fe

Por: Raúl Sánchez K.

“Nuestra Santa Madre la Iglesia afirma y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede, a partir de la Creación, ser conocido con certidumbre por la luz natural de la razón humana” (Concilio Vaticano I, Constitución dogmática Dei filius, capítulo 2).

Contra el primer mandamiento

Ya expresamos que el ateísmo, en cuanto niega la existencia de Dios, es un pecado contra el primer mandamiento, y por extensión el agnosticismo.

Término

El término agnóstico fue acuñado en 1869 por el biólogo y filósofo británico Thomas Henry Huxley con la significación de ‘renuncia a saber’, enfrentándolo a la tesis gnóstica (gnosis = conocimiento) de que, gracias al poder casi absoluto de la razón, podemos llegar a un conocimiento total de Dios.

Etimología

La palabra agnóstico está formada por el prefijo griego a (sin), el término gnosis (conocimiento) y el sufijo tykos (relativo a).

En este sentido, un agnóstico -en general- niega la capacidad de la idea de Dios para ser conocida por la razón; piensa que los humanos no tenemos los conocimientos para entender o demostrar la existencia de Dios.

Varias formas

“El agnosticismo reviste varias formas. En ciertos casos, el agnóstico se resiste a negar a Dios; al contrario, postula la existencia de un ser trascendente que no podría revelarse y del que nadie podría decir nada. En otros casos, el agnóstico no se pronuncia sobre la existencia de Dios, manifestando que es imposible probarla e incluso afirmarla o negarla” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2127).

Indiferentismo

“El agnosticismo puede contener a veces una cierta búsqueda de Dios, pero puede igualmente representar un indiferentismo, una huida ante la cuestión última de la existencia, y una pereza de la conciencia moral. El agnosticismo equivale con mucha frecuencia a un ateísmo práctico” (Ibíd., 2128).

Dos pilares

La doctrina católica sostiene, como dos pilares en los que se apoya toda su enseñanza sobre el conocimiento de Dios, que:

1.- El intelecto humano, convenientemente disciplinado, puede, con las solas fuerzas humanas naturales, demostrar la existencia de Dios y reconocer sus principales atributos, tanto absolutos como relativos al mundo creado.

2.- Ya que las perfecciones encontradas en las criaturas son en sí finitas y, por tanto, no medibles con la infinitud que las mismas tienen en Dios, el intelecto humano, abandonado a sus recursos naturales y obligado para su ejercicio a depender de los sentidos, no puede nunca alcanzar un conocimiento propio y adecuado, y mucho menos comprensivo de la esencia divina.

Fe y razón

San Juan Pablo II expresa: “La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad” (Fides et ratio).

Share this Story
  • Catequesis

    El agnosticismo

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “Nuestra Santa Madre la Iglesia afirma y enseña que Dios, principio y fin de ...
  • Miscelánea

    La vida de los creyentes de cara al ateísmo

    Crítica Cristiana Por: PBRO. LUIS RAMÓN MENDOZA LÓPEZ “El remedio que se ha de aplicar al ateísmo hay que buscarlo en ...
Load More Related Articles
  • Catequesis

    La Eucaristía: Prenda de la vida futura

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El Sacramento eucarístico se convierte en el alimento de la nueva Creación para quienes ...
  • Catequesis

    El agnosticismo

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “Nuestra Santa Madre la Iglesia afirma y enseña que Dios, principio y fin de ...
  • Catequesis

    La unidad de los cristianos en la Eucaristía

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “¡Oh sacramento de piedad, oh signo de unidad, oh vínculo de caridad!” (San Agustín) ...
  • Catequesis

    El ateísmo

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “El ateísmo, en cuanto niega o rechaza la existencia de Dios, es un pecado ...
  • Catequesis

    Comer juntos del mismo pan

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “El auténtico sentido de la Eucaristía se convierte de por sí en escuela de ...
  • Simón el Mago intenta comprar el don del Espíritu Santo a Pedro. Cuadro de Avanzino Nucci de 1620.
    Catequesis

    La simonía

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. Simón el Mago En tiempo de los Apóstoles, en la región de Samaria vivía ...
Load More In Catequesis

Check Also

Inicia Jornada de Oración por la Unidad de los Cristianos

El tema: “Nos mostraron una cordialidad poco común” ...

Anuncio