Santo de la Semana

San Juan de Ribera

Nació Juan en Sevilla (España) el 27 de diciembre de 1532. Fue hijo de Per Enríquez-Afán de Ribera, aristócrata español que llegó a acumular varios títulos nobiliarios, entre ellos los de duque de Alcalá, marqués de Tarifa y virrey de Valencia y de Nápoles, y de Teresa Pinelo, quien falleció al poco tiempo de dar a luz.

Desde sus más tiernos años dio muestras de singular amor a Dios, que se acrecentó mientras cursaba estudios en la célebre Universidad de Salamanca.

Decidido a ser sacerdote, recibió la Ordenación en 1557, con 25 años de edad. Se desempeñó primeramente como catedrático de Teología en su Alma Mater, y a sus 30 de edad, muy contra su voluntad, fue nombrado obispo de Badajoz (1562) por el Papa Pío V, encomienda que cumplió con gran celo y escrupulosa fidelidad a sus deberes, dedicándose a formar a los católicos y combatir el naciente protestantismo.

Seis años más tarde el mismo Pontífice le nombró arzobispo de Valencia, instó al clero y al pueblo a conformar sus vidas con la fe cristiana; sin embargo, desalentado por la falta de fe y las costumbres relajadas, rogó al Papa aceptara su renuncia pero éste se negó. No obstante, continuó atendiendo a sus deberes con admirable solicitud pastoral: predicaba de continuo a la multitud de fieles con sencillas y adecuadas palabras; enseñaba en la calle a los niños los rudimentos de la doctrina cristiana; escuchaba pacientemente las confesiones en la iglesia y solía llevar él mismo el Santo Viático a los moribundos.

Desde 1569 hasta 1610 realizó 2715 visitas pastorales, dejándolas por escrito en 91 volúmenes con 91,000 páginas. Celebró además siete sínodos y escribió numerosas obras entre las que destaca el Manuale valentinum (1592).

A fin de afrontar la cuestión de los moros en Valencia, reimprimió corregido y mejorado el bilingüe “Catecismo para instrucción de los nuevamente convertidos de moros” del obispo de Valencia Martín Pérez de Ayala.

Don Juan se esforzó por soportar gozosamente el peso de una responsabilidad que le abrumaba y a la que se aunó el nombramiento de Patriarca latino de Antioquía (1568) y en 1602 el de virrey de Valencia, de modo que llegó a ser al mismo tiempo jefe religioso y jefe civil.

Fundó el Real Colegio Seminario del Corpus Christi, conocido entre los valencianos con el nombre de “El Patriarca”, cuyo cometido principal era la formación de sacerdotes según el espíritu y las disposiciones del Concilio de Trento, tal y como recoge el mismo fundador en las constituciones.

Tras una larga enfermedad soportada con gran paciencia, murió el arzobispo el 6 de febrero de 1611. Su cuerpo está expuesto para la veneración en la iglesia del colegio de El Patriarca.      

Beatificado (1796) por Pío VI y canonizado (1960) por Juan XXIII, su conmemoración litúrgica se inscribe el 6 de enero.

San Juan de Ribera

(1532-1611)

Obispo y uno de los personajes españoles más destacados del siglo XVII a quien el Papa Pío V llamó “Lumen totius Hispaniae” (“Lumbrera de toda España”). Se le confió el gobierno de la diócesis de Badajoz, primero, y de Valencia, después, rigió a ambas con admirable prudencia, defendiendo la verdad católica y educando al pueblo con sus sólidas enseñanzas. Nombrado Patriarca latino de Antioquía, ejerció también las funciones de Virrey y Capitán General del Reino de Valencia; al mismo tiempo fue uno de los prelados que mejor aplicó el Concilio de Trento que le llevó a ejecutar su grandiosa obra: el Real Colegio Seminario del Corpus Christi para formar sacerdotes y para que fuera un ejemplo del culto al Sacramento eucarístico.

Share this Story
  • Santo de la Semana
    San Juan de Ribera Nació Juan en Sevilla (España) el 27 de diciembre de 1532. Fue hijo de Per Enríquez-Afán de ...
Load More Related Articles
Load More In Santo de la Semana

Check Also

“Mejor encontrarse hoy que separarse mañana”

La Iglesia en las Periferias Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio