Artículos, Esta es nuestra fe

María, siempre Virgen

Esta es nuestra Fe

Por: Hno. Edwin Torres, MEAP

La Iglesia Católica desde sus orígenes ha proclamado la perpetua virginidad de María, doctrina proclamada dogma de fe que ha tenido sus mayores objetores en el Protestantismo debido a una errónea interpretación de los textos bíblicos.

Empezaremos por decir el dogma o verdad de fe referente a la virginidad perpetua de María, deja claro que la Madre de Dios es virgen antes, durante y después del parto, y jamás tuvo más hijos, como suelen argumentar de forma equivocada algunos hermanos no católicos.

Fue en el año 553, en el Concilio de Constantinopla, cuando se le otorgó el título de “Virgen Perpetua”, que reafirmó el Papa Pablo IV en el año 1555 en el Concilio de Trento. María dio a luz sin abertura del útero y sin perjuicio para el himen (membrana de tipo mucoso que separa la vagina de la vulva), conservando por tanto intacta su virginidad.

Qué dice la Sagrada Escritura

En la Biblia encontramos los siguientes pasajes que hablan al respecto de:

-Virginidad: “¿Cómo puede ser esto, pues no tengo relación con ningún hombre?” (Lc 1,34).

-Por obra del Espíritu Santo: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios” (Lc 1,35).

-Virgen antes, durante y después del parto: “He aquí que una virgen concibe (antes del parto) y da a luz (en el parto) a un hijo y le pondrá (después del parto) por nombre Emmanuel” (Is 7,14).

Interpretaciones erróneas

Mateo señala que “María no tuvo relación con José hasta que nació Jesús” (Mt 1,25), pasaje que se ha malinterpretado al pensar que después sí tuvo relaciones. “Hasta que” no quiere decir que después sí hubo relaciones entre María y José; se quiere afirmar sencillamente que Jesús nació por obra del Espíritu Santo y, por lo que se refiere al futuro, no se afirma nada. Veamos otro ejemplo bíblico referente a esta manera de expresarse: “Mikol no tuvo hijos hasta el día de su muerte” (2Sam 6,23). ¿Qué quiere decir?, ¿qué después de su muerte sí tuvo hijos? ¡Claro que no!

Otra expresión bíblica que ha sido objeto de interpretaciones erróneas es “hermanos de Jesús”, la cual merece una aclaración breve.

La palabra “hermano” (“ah, ahót”) en hebreo y arameo tiene un significado más amplio que en nuestro idioma, ya que se usa para toda clase de parentesco: primo, sobrino, cuñado, etc. Se usa también para señalar a los integrantes de la misma tribu, amigos, aliados y al prójimo en general.

-Génesis menciona que Abraham es tío de Lot (11,27), luego señala que los dos son “hermanos” (13,8).

-Jesús nos invita a no presentarnos frente al altar, si tenemos algo en contra de un “hermano”, es decir, prójimo (Mt 5,23).

Jesús, hijo de María; María, madre de Jesús

Al hablar de la familia de Nazaret, se menciona siempre a Jesús, María y José. Nunca se mencionan otros hermanos.

“Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua” (Lc 2,41). “Hijo, ¿por qué te has portado así?” (Lc 2,48). En estas citas, ¿dónde estaban, pues, los “hermanos de Jesús”? No los mencionan cuando María y José buscan a Jesús en el Templo; tampoco los encontramos acompañándoles en las bodas de Caná ni en la crucifixión. ¿Por qué? Sencillamente porque no existe ningún hermano carnal de Jesús.

Y dale con los supuestos “hermanos de Jesús”

La siguiente cita es la que más utilizan quienes intentan afirmar que María tuvo más hijos: “¿No es este Jesús el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? Y sus hermanas, ¿no viven aquí entre nosotros?” (Mc 6,3). Sin embargo, no han leído bien -o leen sólo lo que les conviene-, porque la misma Biblia aclara quiénes son los padres de estos supuestos hermanos los que, obviamente, son otros.

-Santiago y José: “Unas mujeres miraban desde lejos… Entre ellas, María Magdalena, María, la madre de Santiago el menor y José, y la madre de los Zebedeos” (Mt 27,56; Cf. Mc 15,47). En Mt 10,1-4, se aclara que los hijos de Zebedeo son Santiago el Mayor y Juan; mientras Santiago el Menor y José son hijos de Alfeo (o Cleofás), por tanto su madre es otra María.

-Judas y Simón: En todas las listas son mencionados con los nombres de sus padres y hasta con sus apodos. En ninguna parte se dice que su padre fuera José, el esposo de María, (Mt 10,1-4, Mc 3,13-19; Lc 6,13-16). Se habla siempre de Judas Tadeo, hermano de Santiago y de Simón el Cananeo, apodado el Zelote.

¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?

Y todavía muchos grupos anti-católicos arremeten contra la Madre de Dios tratando de desprestigiarla al citar: “Estaba todavía hablando con el pueblo cuando su madre y sus hermanos quisieron hablar con él… él respondió: ‘¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?’ E indicando con la mano a sus discípulos, dijo: Todo el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los Cielos, es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mt 12,46-50). Tanto desprecian a la Virgen que no se dan cuenta que lo que Jesús quiere subrayar es que la fe y la obediencia (Jn 1,12) están por encima de cualquier vínculo de sangre (Jn 1,13).

Conclusión

María fue, es y será la siempre Virgen, y la Iglesia Católica así lo proclama y sostiene eternamente. Mas ahora surgen las sectas y dicen que no, y lo más triste es que en ocasiones hasta los mismos católicos les secundan en sus erradas ideas.

Share this Story
  • Artículos Esta es nuestra fe

    María, siempre Virgen

    Esta es nuestra Fe Por: Hno. Edwin Torres, MEAP La Iglesia Católica desde sus orígenes ha proclamado la perpetua virginidad de ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Inicia Jornada de Oración por la Unidad de los Cristianos

El tema: “Nos mostraron una cordialidad poco común” ...

Anuncio