Noticias

Implora P. Dean: “Oren por sus sacerdotes”

Al celebrar su XXV aniversario de ministerio

Por: Karen Assmar Durán

La Acción de Gracias por excelencia que ofreció el Pbro. Dean Stasell Creamean, Legionario de Cristo, llevó la impronta de una plegaria: orar con insistencia por los sacerdotes. Así lo expresó en repetidas ocasiones al presidir la santa Misa con ocasión de su jubileo de plata sacerdotal, la noche del viernes 22 de noviembre en el templo parroquial de San Chárbel.

Si bien el aniversario fue propiamente el 25, la Eucaristía inauguró todo un fin de semana en que la Legión de Cristo y el movimiento Regnum Christi festejaron en grande la solemnidad de Cristo Rey, bajo cuyo patrocinio se acogen.

“Gloria a ti, Jesucristo” entonó el coro monumental -no por la cantidad de miembros sino por lo magistral de las interpretaciones- al iniciar la solemne procesión de entrada en la que acompañaron al P. Dean sus hermanos sacerdotes de congregación y de comunidad, y varios diocesanos que compartieron con él su gozo.

Las lecturas elegidas para la ocasión acentuaron el tono vocacional: del profeta Jeremías (1,4-10) “Antes de que tú nacieras, yo te consagré”; el Salmo 39 clamó “Heme aquí”; en la segunda lectura de la Carta a los Hebreos (5,1-10) se recordó que todo sacerdote es un hombre escogido entre los hombres para actuar a favor de ellos ante Dios; y por último se proclamó el Evangelio de Juan (15,9-17), “no son ustedes los que me eligieron a Mí, sino Yo quien los elegí a ustedes”, subrayando el festejado el llamado al sacerdocio y la respuesta generosa, no obstante la indignidad; por ello elevó una plegaria, a fin de poder alcanzar de Dios el “perseverar al servicio de tu voluntad para que, en mi ministerio y en mi vida, busque solamente tu gloria en Cristo”.

En la reflexión homilética recordó varias anécdotas graciosas que arrancaron no pocas sonrisas de los fieles, al compartir sobre los primeros chispazos de una vocación en ciernes y de su caminar en estos 25 años de ministerio. De entre ellas resaltó que fue su madre, con ayuda de una amiga, quien le confeccionó la casulla para el Cantamisa o Primera Misa, vestidura litúrgica que precisamente vestía ese día y que lleva en el pecho una pequeña bolsa donde guarda un pañuelo que utilizó para saludar a la Santísima Virgen en su Santuario en Fátima, Portugal, de modo que al portarla lleva con ella a toda su familia y también la protección maternal de Santa María en su advocación del Rosario.

En la Oración universal la asamblea invocó para la Iglesia el Espíritu, para que se reavive su fuego de amor; para el Arzobispo Constancio Miranda pidió que el Paráclito lo fortalezca en su papel de Pastor; para todos los sacerdotes el que su ministerio sea fructífero y apreciado por las personas a quienes sirven; para la Arquidiócesis de Chihuahua, sus pastores y seminaristas, que sean hombres santos; para que aumenten las vocaciones y los jóvenes estén abiertos al llamado y sean generosos en su respuesta. También se rogó por la familia del P. Dean, para que sean fortalecidos en la fe; por los enfermos, los tristes y los deprimidos, para que el Señor los consuele y sane; y por todos los ahí reunidos, para que la comunión en Cristo se intensifique y crezcan en fe y servicio.

Al concluir la santa Misa el P. Dean pidió a sus hermanos sacerdotes, colocados en la primera fila de bancas, voltear a ver a los fieles, de quienes consiguió la promesa de orar con insistencia por el ministerio de cada uno de ellos y de todos los consagrados al servicio del Pueblo de Dios.

Una cena y homenaje cerraron la noche de festejos en honor del P. Dean, a quien reiteramos nuestras sinceras felicitaciones. ¡Oramos por Usted!

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Cinco sugerencias para celebrar el Domingo de la Palabra

Por vez primera el próximo 26 de enero ...

Anuncio