Miscelánea

Esperando al Señor en familia

La Corona de Adviento

Por: Luis Efrén Tarango Díaz

Una de las más bellas tradiciones que en la Iglesia tenemos es la Corona de Adviento. Es un símbolo que nos recuerda a todos que el tiempo de celebrar la primera venida de Cristo, la Navidad, se acerca. Nos recuerda que debemos mantenernos en vela toda nuestra vida para el encuentro definitivo con el Padre y que el Señor Jesús prometió volver por segunda vez, al final de los tiempos en la Parusía.

La Corona debe ser ese primer símbolo de la Navidad, más allá de las luces animadas, santocloses, renos, estrellas, monos de nieve, etc. Con sus cuatro velas ha de estar en algún lugar especial de cada hogar católico, así como en las iglesias y capillas se tiene a la vista de mucha gente.

Es ideal que la misma familia o comunidad la elabore, entrelazando ramas de pino o alguna otra planta verde, incluso se puede adornar con esferas color rojo. Sus velas han de ser tres moradas y una rosa, las cuales se encenderán una cada domingo, hasta completar las cuatro. En este 2019 el domingo 1 de diciembre es el primero de Adviento.

Cada semana, al encender la vela, se puede realizar una paraliturgia, motivados por la Palabra de Dios que nos habla a través del evangelio correspondiente, así como enriquecido con una pequeña reflexión de cada uno de los presentes, o bien de solamente un asistente. Se ofrece el siguiente esquema para celebrar con gozo el advenimiento de Cristo el Señor.

En un lugar destacado de la casa, reunidos todos los miembros de la familia se da comienzo a la celebración.

1. Inicio:

Quien dirige dice:

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos responden:

Amén.

2. Oración.

(Se dice también en los posteriores domingos)

Oh, Señor, por cuya palabra todas las cosas son santificadas, envía tus bendiciones sobre esta familia reunida alrededor de esta corona y permite que quienes la utilizamos preparemos nuestro corazón para la manifestación de tu hijo, para que recibamos de Él gracia abundante. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Todos:

Amén.

3. Canto.

Posteriormente se canta o escucha un canto relacionado con el tema de la celebración.

4. Encendido.

Se enciende la vela y se dice:

-Esta acción se realiza como signo de que queremos que nuestro modo de pensar y de actuar sean luz que disipe el error de nuestras vidas.

5. Lectura Bíblica.

Se lee la lectura del Evangelio correspondiente a cada domingo:

I domingo: Mt 24,37-44

II domingo: Mt 3,1-12

III domingo: Mt 11,2-11

IV domingo: Mt 1,18-24

6. Reflexión

Debe ser inspirada en cada una de las lecturas. La familia o comunidad descubrirá en la Palabra de Dios y de acuerdo con la realidad y circunstancias del medio ambiente (noticias, periódicos, televisión, etcétera): ¿Quién habla? ¿A quién le habla? ¿Qué dice? ¿Cuál es el mensaje para nosotros hoy?

7. Compromiso familiar:

Se propone una acción a nivel personal o comunitaria a partir de la reflexión. Esta se puede dejar escrita en una cartulina o en una tarjeta, depositándola en la Corona de Adviento.

8. Padre Nuestro.

Para culminar se reza el Padre Nuestro y se pide al Señor su bendición diciendo todos:

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleva a la vida eterna. Amén.

Share this Story
  • Miscelánea

    Los tres Advientos y más

    A la espera del Señor que viene Por: Cristina Alba Michel El primer Adviento Comenzamos el Adviento y celebramos ya el ...
  • Miscelánea

    El Adviento nos lleva a la Navidad

    Por: Diác. Xavier Hurtado A lo largo de 20 siglos nos hemos contaminado con una multiplicidad de prácticas que se han ...
  • Miscelánea

    Esperando al Señor en familia

    La Corona de Adviento Por: Luis Efrén Tarango Díaz Una de las más bellas tradiciones que en la Iglesia tenemos es ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio