Miscelánea

Abriendo puertas, poco a poquito

Diáconos y Misioneros

Por: Karen Assmar Durán

Desde la erección de la parroquia San Pablo Apóstol, el 14 de septiembre de 1997, a los sacerdotes Siervos de Jesús se les encomendó atender un extenso territorio parroquial del cual, con el correr de los años, se desprendieron las parroquias Corpus Christi y Jesús Buen Pastor, al norte de la ciudad episcopal.

Actualmente, aunque la sede se ubica en la populosa colonia Chihuahua 2000, su territorio abarca numerosos fraccionamientos de la zona del nuevo Campus de la UACH, que han sido asignados en Misión al diácono permanente Luis Alfredo Chaparro Muñoz.

Señala el Diác. Luis que esta zona de misión, denominada Cordilleras-Universidad, tiene la particularidad de que existen alrededor de 30 fraccionamientos privados, es decir, cerrados, “que no permiten entrar a predicar ni hacer visiteo”, de modo que primordialmente el ministerio diaconal lo ha desempeñado en la sede parroquial. En tiempos fuertes del Año Litúrgico, por ejemplo la pasada Semana Santa, atendió a las celebraciones en la capilla de la Santa Cruz del fraccionamiento Paseos de Chihuahua.

Asimismo comenta que el área que abarca Cordilleras-Universidad se encuentra densamente poblada: “Se calcula son alrededor de 5,000 familias con una población aproximada a los 19,000 habitantes, familias jóvenes en su mayoría. Estamos en el proceso de conocimiento: territorial, población, nivel cultural y económico, formación religiosa, sus necesidades más apremiantes, etc. Desafortunadamente el territorio parroquial es muy grande y la Misión que se me asignó la conforman sólo fraccionamientos cerrados que están muy retirados de la sede y las demás capillas. Es muy complicado el tema de las distancias y la ubicación geográfica, aunado a ello el que no he podido cruzar las murallas para poder entrar en las cerradas”.

No obstante, el diácono Luis ha tenido una excelente acogida en la parroquia, actualmente atendida por los padres Hugo Camacho, Jesús Ramírez y José David Salas, de quienes expresa: “Los Siervos me han recibido de una manera hermosa y me han dado mucha libertad y apoyo, se los agradezco mucho, en especial al P. Hugo por tanta confianza hacia mi persona”. A pesar de las barreras y obstáculos, asegura que en su ministerio la misión ha sido “una de las más grandes bendiciones y privilegios que he tenido en la vida; es un regalo enorme, inmerecido, lleno de la gracia, bondad, misericordia y amor de Dios, del cual uno se siente totalmente indigno, pero el Señor sabe por qué me escogió. Uno es simplemente el conducto, la manguera por donde se derrama la gracia, el burrito que carga al Rey y lleva la fe, la esperanza y la bendición de Dios”.

Manifiesta además sentirse en su diaconado contento, feliz, pleno: “Mi vida ha cambiado, cada vez de manera más radical y positiva. En este año y medio de ordenado he visto una evolución en todo sentido: espiritual, personal, familiar”, y agrega que ha sido de vital importancia el apoyo incondicional de su esposa Marta Isela y su hijo Luis Armando: “No podría llevar a cabo lo que hago si no hubiera tanto amor, compromiso, tanta donación de tiempo y sacrificio por parte de ambos. Ellos han sacrificado tiempos y espacios para acompañarme y estar conmigo, para orar y ser siempre mi bastión, apoyo y equilibrio”.

Para concluir sus comentarios invita a todos los que deseen colaborar en la obra de evangelización en la Misión Cordilleras-Universidad, especialmente a quienes viven en alguno de los fraccionamientos ubicados en esa zona, entre ellos: Quintas Sebastián, Santa Clara, Cordilleras, Misión Universidad, Los Claustros, Cantabria, Puerta Sebastián, Puerta Rivera Real, etc., algunos de ellos con I, II, III y hasta IV etapas.

“Ayúdennos levantando la mano o viendo quién nos puede apoyar ofreciendo su domicilio para abrir una casa de oración, para la exposición del Santísimo y Horas Santas cada semana o cada 15 días, para tener ahí las Celebraciones de la Palabra y poderles llevar la Misa y la Confesión al menos una vez al mes con alguno de los padres de la parroquia”. También invita a contactarlo a todos los que quieran que sus casas -o negocios en la zona- sean bendecidas; a quienes quieran ser catequistas o formar grupos de matrimonios “un servidor los puede apoyar y coordinar para darles seguimiento y formación”; a los que quieran participar en el coro, “que cante o toque la guitarra, ¡toda ayuda es bienvenida y muy bien aceptada!”.

Para mayores informes, favor de comunicarse con el Diácono Luis Chaparro, al cel. 614-188-2799, ya sea por llamada o vía WhatsApp.

Misión Cordilleras-Universidad

Fraccionamientos frente al nuevo Campus de la UACH

Parroquia San Pablo Apóstol

Responsable: Diác. Luis Alfredo Chaparro Muñoz

Párroco: Pbro. Hugo Camacho Ramírez, S. de J.

Share this Story
  • Miscelánea

    Abriendo puertas, poco a poquito

    Diáconos y Misioneros Por: Karen Assmar Durán Desde la erección de la parroquia San Pablo Apóstol, el 14 de septiembre de ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Cinco sugerencias para celebrar el Domingo de la Palabra

Por vez primera el próximo 26 de enero ...

Anuncio