Dos Culturas, Miscelánea

Vientos de cambio, ¿a dónde?

Fidel Castro con Mijaíl Gorbachov.

Dos Culturas

Por: Cristina Alba Michel

Si hace 102 años se hubiesen atendido los deseos manifestados por Nuestra Señora de Fátima hoy tendríamos otro panorama. Rusia no habría diseminado sus errores por el mundo como hasta hoy lo hace. No son especulaciones, lo dicho se fundamenta en sucesos históricos que desde entonces han tenido lugar. Para entendernos en lo que sucede actualmente -América y más allá-, destaco varios hechos:

-La masonería nació el 24 de junio de 1717 en Londres, resultando de la fusión de cuatro sociedades ocultas o logias, de las cuales resultó la Gran Logia londinense llamada después Gran Logia de Inglaterra. De ella surgieron numerosas ramas. Veintiún años después (1738), el Papa Clemente XII la condenó. Y así ha sucedido en los 300 años de existencia de la masonería: enfrentada e incompatible con la Iglesia Católica. Es el historiador Alberto Bárcena quien describe esta incompatibilidad con las palabras de San Agustín: “Dos amores edificaron dos ciudades: el amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo, la celestial” (Cf. Comentario al libro Iglesia y masonería, las dos ciudades).

-Pocas personas creen en la relación de las revoluciones populares con la masonería y el comunismo. El tema resurgió con fuerza hace dos años, en el 2017, al cumplirse el centenario de las apariciones de Fátima. Para ir a la fuente de la relación Rusia-Masonería-Comunismo veamos tres fechas:

a) La Revolución rusa de febrero de 1917: esta revolución liberal llevó al poder al Príncipe Lvov, masón. La presencia de la masonería en esta primera etapa de la revolución está datada en una carta de 1955, dirigida por el masón Y. Kuskova a otro masón: “Teníamos a nuestra gente en todas partes… cuando estalló la Revolución de febrero, Rusia estaba cubierta por una espesa red de logias masónicas”.

b) Cae pronto este régimen. En julio de 1917 aparece, en la segunda etapa de la revolución, el masón y socialista moderado, Alexander F. Kerenski, de quien la mayoría de sus ministros fueron masones.

c) Casi un mes más tarde del “milagro del sol”, última aparición en Cova de Iría, surge en noviembre de 1917 la tercera etapa o revolución bolchevique de octubre; era octubre en la Rusia zarista, pues regía el Calendario juliano, mientras en el resto de Europa ya era 7 de noviembre. Dicha revolución era liderada por Lenin, masón de grado 31, de la Logia Art et Travail, ubicada en Suiza.

3. ¿Quiénes financian las revoluciones? Fijemos la mirada actualmente en George Soros, el “filántropo” millonario a quien algunos señalan como un prestanombres.

En efecto, los financiadores son grandes fundaciones filantrópicas a cargo de la Banca Internacional. Citemos a Oswald Spengler (1880-1936), filósofo e historiador alemán entre cuyas obras se encuentra La decadencia de Occidente, quien no es sospechoso de cristiano ultraconservador, de católico ni de nazi: “No ha existido movimiento proletario ni movimiento comunista que no haya operado a favor de los intereses del dinero, en la dirección indicada por el dinero, y durante el tiempo permitido por el dinero y sin que los más idealistas entre sus líderes lo hayan sospechado jamás. El método seguido por la Banca internacional para este fomento de los grupos izquierdistas y radicales en Occidente consistió en la actividad de las grandes fundaciones aparentemente filantrópicas creadas por los banqueros internacionales” (Cf. https://disidencias.net/hadouken/el-papel-de-la-masoneria-en-las-revoluciones-rusas-de-1917/; noviembre 6, 2017).

4. Más recientemente, en la época del ruso Gorbachov, caída de la Unión Soviética, la Cortina de Hierro y el Muro de Berlín, este personaje representó un cambio de táctica, pudiéramos decir hoy. Desenmascarado el comunismo en Europa y vacunados del virus, quedaba Cuba en América. Esto por un lado; por el otro, comenzaba a hablarse de los vientos de cambio, de una nueva era. El propio Gorbachov explicó: “El manifiesto de una nueva ética para el nuevo mundo […], base para un código de conducta universal que deberá regir al mundo” para ser aplicado “a todo el sistema de ideas, a la moral y a la ética y constituirán un nuevo modo de vida. El mecanismo que usaremos será el remplazo de los Diez Mandamientos por los principios contenidos en esta Carta o Constitución de la Tierra” (Cf. Juan Carlos Sanahuja; http://www.arbil.org/(53)cart.htm)

No necesitamos decir cuál es esa nueva ética. Estamos inmersos en ella.

Los adversarios

Snatos pastorcitos de Fátima, pidamos su intercesión.

No hacemos política al decir todo lo anterior, aunque destaquemos que las relaciones Venezuela-Rusia (etcétera) son excelentes. Queremos señalar la solución: cumplir lo que la Santísima Virgen pidió en Fátima: a los fieles la conversión diaria, oración, penitencia; rezar y meditar diariamente el Rosario, bellísima oración cristológica que nos adentra en los misterios del Señor y de la Iglesia; consagrar la vida entera al Corazón Inmaculado de María para ser de Cristo; practicar los primeros cinco sábados del mes, no como prácticas puramente exteriores, estériles, sino como vuelco total a la vida sacramental -Eucaristía y Reconciliación-, a la ley del Amor.

Todo ello civilmente se debe traducir en la participación responsable en la sociedad, ejerciendo deberes y derechos ciudadanos, mirando al bien común y no a los colores personales o partidistas. Recordar siempre que el católico, el cristiano, no está en contra de persona humana alguna.

La lucha entre estas dos culturas -de la vida y de la muerte-, “no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el aire” (Ef. 6,12).

Share this Story
  • Fidel Castro con Mijaíl Gorbachov.
    Dos Culturas Miscelánea

    Vientos de cambio, ¿a dónde?

    Dos Culturas Por: Cristina Alba Michel Si hace 102 años se hubiesen atendido los deseos manifestados por Nuestra Señora de Fátima ...
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio