Noticias

Miles se consagran a María en el Rosario Viviente

Por: Karen Assmar Durán

El tradicional Rosario viviente, que organiza año con año el Apostolado Mundial de Ntra. Sra. de Fátima, congregó de nueva cuenta a miles de devotos de la Santísima Virgen para así cerrar con broche de oro octubre, Mes del Rosario.

El gimnasio Rodrigo M. Quevedo recibió el domingo 27 de octubre a sacerdotes, religiosas, seminaristas y fieles en general que ofrecieron la “corona de rosas” desgranada en las cuentas del santo rosario, ofrecido tanto por las intenciones generales como por todas las particulares que cada cual puso en manos de Nuestra Señora, para que sea Ella quien las lleve a su Hijo, ahí presente con su divinísimo Cuerpo eucarístico expuesto en la custodia monumental.

Al concluir el rezo, y luego de la bendición con el Santísimo que hiciera el P. Dean Stasell, LC, se participó con gran devoción en la santa Misa que presidió el Sr. Arzobispo D. Constancio Miranda Weckmann, quien al iniciar su homilía manifestó su deseo de que los dones que de dicha Eucaristía brotasen, “lleguen a todos los rincones de la Arquidiócesis”, para luego destacar el mensaje que la Palabra de Dios, sobre todo del Evangelio, ofreció ese domingo: aceptar con humildad las faltas y pedir perdón, como el publicano y no como el soberbio fariseo. “Pidamos hoy a la Virgen María, que es modelo de humildad y maestra en enseñarnos a orar a nuestro Padre Dios, que la soberbia y el orgullo disminuyan cada día en nosotros”, exhortó.

Tras la bendición, y ante la imagen que fue coronada de la Virgen de Fátima, todos los asistentes dirigidos por el Sr. Arzobispo,  pronunciaron el ya conocido Acto de Consagración: “Me consagro a ti, para siempre, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra todo mi ser…”, con que se suplicó sea Ella quien refuerce todo deseo de bien, quien reavive la fe, sostenga la esperanza, anime la caridad, proteja a las familias y guíe a todos hacia la santidad. ¡Así sea!

Algunos de los asistentes compartieron para Notidiócesis sus particulares intenciones al participar en la edición 2019 del Santo Rosario Viviente.

La familia Orozco Sánchez ofreció el rosario por las vocaciones.
María Esther González y su pequeña María Ángeles Acosta González ofrecieron respectivamente el rosario “por la paz en nuestros corazones y nuestras familias” y “por los pobres”.
Los seis miembros de la familia Sotelo Loya ofrecieron el santo rosario por la paz del mundo y de México.
Ana Lucía Cuevas rezó el rosario y lo ofreció por la unión de las familias.
Share this Story
  • Noticias

    Miles se consagran a María en el Rosario Viviente

    Por: Karen Assmar Durán El tradicional Rosario viviente, que organiza año con año el Apostolado Mundial de Ntra. Sra. de Fátima, ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Concluye con más voluntarios campaña “40 Días por la Vida”

La próxima será en Cuaresma Por: Cristina Alba ...

Anuncio