Hagamos lío, Miscelánea

¿Miedo al cambio?

Hagamos lío

Por: Araceli Flores Pérez

Ser joven, en la actualidad, implica ir desarrollando una habilidad muy importante: adaptabilidad. Porque la vida hoy está llena de cambios y algunos de ellos nos causan un gran temor. Debemos tomar las decisiones correctas, pensar en el futuro y preguntarnos acerca de qué hacer con mi vida. Todo ello inevitablemente provoca miedo. 

Sucede por otro lado que, de pronto, después de tomar esa decisión ¡nos sentimos tan bien! Llegamos a disfrutar de una agradable zona de confort con las personas que nos rodean, los lugares, lo que hacemos. Y nos encontramos como Pedro, exclamando: “Señor, ¡qué bien estamos aquí!” (Mt 17,4). Pero después las personas se van, nos mudamos de casa, terminamos con la pareja, cambiamos de trabajo o nos quedamos sin él, cambiamos de escuela, finalizamos etapas, etc. Y otra vez viene esa resistencia, el miedo a un nuevo comenzar, sobre todo cuando se debe iniciar desde cero.

Todo esto sucede probablemente no una, sino varias veces. Son ocasiones para superarnos, superar el pasado y en ocasiones con mucho dolor. En ese momento es Dios quien responde como le respondió a Pedro en el Tabor: “Éste es mi Hijo muy amado, en quien me complazco, escúchenlo” (Mt 17, 5). Sí, es Él quien nos invita a escuchar a su Hijo, pues siempre nos acompaña en todos nuestros caminos.

En cuanto a nosotros, somos instrumentos amados de Dios, y así como hemos escuchado que otros dicen, que tenemos una misión, es probable que en cada cambio que experimentamos, es Él que nos invita a través de los acontecimientos a cumplir no una, sino muchas misiones: en el nuevo trabajo, con los nuevos compañeros, otros ambientes, en fin, otros caminos que Dios recorre con nosotros. Sí, Él nos impulsa, nos acompaña y nos invita a ser sus trabajadores ahí donde lo necesita.

Cada vez que un cambio se aproxime, piensa que se trata de una nueva misión, de un nuevo reto que debes iniciar ofreciéndolo a Dios, pidiéndole que sea su Espíritu Santo quien te guíe, seguro en la compañía de Jesús y de María. Y hazlo, el cambio, compartiendo el amor y la fe a donde quiera que vayas, como misionero permanente, haciendo caso a la invitación de Pablo en su Carta a Filemón: “¡Ojalá que esa tu fe, que tenemos en común, se vuelva activa y llegues a conocer todo el bien que podemos realizar por Cristo!” (Fil 1,6).

-La autora es miembro del Grupo Jóvenes Mayores, Jesús Buen Pastor.

La comunidad de Jóvenes Mayores (JOMA) de la parroquia Jesús Buen Pastor, invita a todos los jóvenes mayores de 22 años a la Casa de la Iglesia para un hermoso encuentro personal con Dios a través del Kerigma. Será los días 13, 14 y 15 de diciembre. Informes: Cel. 614-254-1705

Share this Story
  • Hagamos lío Miscelánea

    ¿Miedo al cambio?

    Hagamos lío Por: Araceli Flores Pérez Ser joven, en la actualidad, implica ir desarrollando una habilidad muy importante: adaptabilidad. Porque la ...
Load More Related Articles
Load More In Hagamos lío

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio