Editorial, En tinta china

Lo que hay en el aire

En tinta china

Por: Luis Efrén

Jornada de los Pobres

El Papa Francisco nos invita este domingo a vivir la Jornada Mundial de los Pobres. Es ya el tercer año que en la Iglesia se realiza esta jornada establecida por el Papa. Él mira a los pobres no como un botín para los políticos, sino aquellos preferidos del Señor y el “lugar teológico” donde los cristianos han de vivir las enseñanzas de Cristo Jesús. Recordemos aquella “cátedra” de Jesús, el Sermón de la Montaña: “Bienaventurados los pobres, los que no tienen nada, los que sufren, los que son perseguidos”.

Esta Jornada dominical sea para dar un poco de lo mucho que el Señor nos da, pero sobre todo sea para estar con ellos, que los descartados de la sociedad sientan la presencia de sus hermanos, sientan el cálido y sincero abrazo que refleje el calor de un hogar que quizás nunca han tenido.

La Palabra de Dios explica: “Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza”, y la medida con la que el Señor nos enriqueció fue su amor. Así nosotros, dar amor que sea verdadera caridad y no algo superfluo o falso sino sincero. ¿Dónde podemos dar de ese amor-caridad? En los cruceros de las calles, en las periferias, en los barrios más alejados y abandonados, en los asilos, hospitales, en las casas hogar para niños, en donde veamos a alguna persona que busque qué comer o dónde pasar este clima frío. Que los pobres sean donde manifestemos todo el amor que de Dios procede.

El Mensaje pontificio para esta Jornada se puede leer en: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/poveri/documents/papa-francesco_20190613_messaggio-iii-giornatamondiale-poveri-2019.html

Ecos del Sínodo: las Pachamamas

Gran revuelo causó durante el mes de octubre que en el reciente Sínodo de los Obispos para la Amazonia, algunos participantes llevaron unas estatuillas llamadas “Pachamamas”, símbolos de la tierra fértil. No fueron pocos los que llegaron incluso a tildar de idólatra al Papa por permitir que estuvieran presentes esas representaciones en algunos actos del Sínodo.

Hemos de decir y aclarar que el Papa no incurrió en idolatría. No pretendió tal cosa y si muchos de los que vemos esas estatuas no conocemos del tema, mejor nos callemos y mantengamos la boca cerrada para no causar daños.

En lo personal, nunca había escuchado hablar de Pachamama, pero cuando vi las fotografías, me puse a investigarlas. Resulta que son expresiones y símbolos que representan a la tierra como una madre, pues para los indígenas que no conocen a Cristo la veneran como la que les da todo para vivir. No pude evitar compararla con las representaciones que en nuestro país los indígenas hacen o hacían de tantas diosas de la fecundidad. Me imagino que más de un lector tendrá en su casa alguna de esas figuras como mero adorno o las exhibe porque fueron un regalo, y no por ello peca de idolatría. Por ello es injusto pensar que el Papa actuó así y más injusto es juzgar sin antes saber de qué se trata y por qué las llevaron.

Pienso igual cuando en las celebraciones de la Primera Comunión de nuestras parroquias, en el momento de las ofrendas, además del pan y el vino que se ofrecen, van en procesión los álbumes de los niños, canastas frutales, ramos de flores y despensas que se colocan debajo del altar principal. No por ello se le rendirá culto a lo que se está ofreciendo, y todos sabemos por qué se ofrecen. Las estatuillas de Pachamama no se pusieron entonces en una iglesia para que fueran veneradas ni adoradas, sino para recordar el Sínodo que se celebraba. A las figuras las acompañaban otros símbolos amazónicos como una barca, entre otros. Conozcamos el por qué de las cosas antes de emitir o compartir cualquier comentario negativo o positivo, antes de hacer cualquier juicio.

Que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
  • Editorial En tinta china

    Lo que hay en el aire

    En tinta china Por: Luis Efrén Jornada de los Pobres El Papa Francisco nos invita este domingo a vivir la Jornada ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio