Hagamos lío, Miscelánea

Las ganas de comerte el mundo

Hagamos lío

Por: Mariana Tovar

Siendo jóvenes nos preocupa el presente, nos divertimos, disfrutamos, conocemos y experimentamos. Pero conforme pasan los años, el presente deja de ser nuestra prioridad y comenzamos a preocuparnos por el futuro, a pensar que las decisiones que tomemos hoy repercutirán mañana, que toda meta va acompañada de acciones para poder lograrla y que en muchas ocasiones esas acciones suelen costar más de lo que pensábamos. Comienzas a darte cuenta de que las personas de 23 años no son autosuficientes como cuando de niños lo pensábamos, y el reloj biológico comienza a hacer “tic-tac”. De pronto quieres aprender todo lo que puedas, conseguir un buen trabajo, encontrar a alguien con quien compartir tu vida, hacer ejercicio, comer saludable… ¡todo al mismo tiempo! Es entonces cuando resuena esta frase en boca de los que te rodean y te das cuenta de que es verdad, “quieres comerte al mundo” y de un solo bocado.

El Papa Francisco se ha dado cuenta de estas ganas que tenemos de hacer nuestros sueños realidad: “esta es la tarea que les toca: transformar los sueños de hoy en la realidad del futuro, y para esto hay que ser valientes. ¿Saben? Los sueños de los jóvenes dan un poco de miedo a los adultos. Dan miedo, porque cuando un joven sueña va lejos”.

Después de escuchar esta frase, ¿a quién no le dan más ganas de comerse el mundo y continuar con sus sueños?

Así como ésta, existen motivaciones que nos invitan a continuar soñando, a recorrer el camino de la vida y seguir queriendo más, porque siempre después de dominar una tarea, un nuevo conocimiento, una actividad diaria, buscamos más y más, y cuando menos lo esperas  te encuentras inmerso en una rutina que a veces ni siquiera recuerdas por qué empezó. Y comienza a tornarse fastidioso seguir con ella, te llenas de pendientes, de actividades, piensas que el día debería de tener más horas y ves que el tiempo ya no te rinde. Y surge esta pregunta: ¿Hasta dónde está bien querer más?

Es difícil decidirlo, pues consideremos que cada persona es distinta, es decir, cada uno debe conocer sus límites, por lo cual es importante delimitar las metas y las acciones reales, que se ajusten a nuestras capacidades y a nuestros tiempos.

Algunos consejos que nos ayudan a cumplir las mil y una metas son:

-Describe el objetivo de la meta que te has propuesto (se vale soñar y sin prejuicios).

-Escribe las razones por las cuales quieres lograrla.

-Enumera de manera realista las acciones a seguir.

-Escribe cómo te sentirías al alcanzar la meta.

-Lo más importante, ¡visualízate!

¡Sigue motivado a continuar cumpliendo tus metas y tus sueños!, sin olvidarte que debes trabajar como si todo dependiera de ti, y saber que el resultado está en manos de Dios.

Si compartes tu entusiasmo con los demás, eso genera un ambiente de fraternidad. Ama, ama lo que haces día con día, que eso hará más llevaderas las acciones a cumplir, y recuerda: si no podemos comernos al mundo de un solo bocado, podemos hacerlo mordisco a mordisco.

Share this Story
  • Hagamos lío Miscelánea

    Las ganas de comerte el mundo

    Hagamos lío Por: Mariana Tovar Siendo jóvenes nos preocupa el presente, nos divertimos, disfrutamos, conocemos y experimentamos. Pero conforme pasan los ...
Load More Related Articles
Load More In Hagamos lío

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio