Noticias

Instituyen “memoria” de Nuestra Señora de Loreto

Nueva festividad litúrgica en el Calendario Romano General

Por: Cristina Alba Michel

Ha quedado inscrita en el Calendario Romano la memoria libre de la bienaventurada Virgen María de Loreto. Será celebrada cada año el 10 de diciembre, mismo día de su fiesta en Loreto, Italia.

La Congregación Pontificia para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el Decreto sobre esta fiesta el 31 de octubre, mismo que fue redactado desde el día 7 del mismo mes, festividad de Nuestra Señora del Rosario.

Esta fiesta evoca la Santa Casa de Loreto, la cual “ha sido desde la Edad Media, el origen de aquel peculiar santuario visitado también hoy por numerosos peregrinos para alimentar la propia fe en el Verbo” encarnado. El santuario “recuerda el misterio de la Encarnación” e invita “a meditar tanto en la palabra del Ángel que anuncia el Evangelio, como en las palabras de la Virgen, que responde a la llamada divina” y “Bajo la sombra del Espíritu Santo, la humilde sierva del Señor se transforma en casa de la Divinidad, imagen purísima de la santa Iglesia”.

El Santuario de Loreto, “ha sabido ilustrar de modo excelente… las virtudes evangélicas de la Sagrada Familia”, y en el interior de la Santa Casa, “delante de la imagen de la Madre del Redentor y de la Iglesia, santos y beatos han respondido a la propia vocación, los enfermos han invocado consuelo… el pueblo de Dios ha iniciado a alabar y suplicar a Santa María con las Letanías lauretanas”. Por todo ello es que el Santo Padre “ha decretado con su autoridad que la memoria libre de la bienaventurada Virgen María de Loreto se inscriba en el Calendario Romano el 10 de diciembre, día de su fiesta en Loreto, y sea celebrada anualmente”.

Concluye: “La nueva memoria deberá, pues, aparecer en todos los Calendarios y Libros litúrgicos para la celebración de la Misa y de la Liturgia de las Horas; los relativos textos litúrgicos se unen a este decreto y sus traducciones, aprobadas por las Conferencias Episcopales, serán publicadas después de la confirmación de este Dicasterio”.

Firmado por el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y por Arthur Roche, Secretario.

Interior de la Santa Casa, Basílica de Loreto.

El santuario de la Santa Casa

Según la tradición, la casita de Nazaret donde vivieron Jesús, María y José, fue trasladada en 1291 “por misterio angélico” primeramente a Terssato, en tierras croatas, y poco después en 1294 a una colina en un bosque de laureles en Ancona, Italia, a orillas del Mar Adriático. La expulsión de los cruzados de Palestina luego de la perdida del puerto de Accon, produjo el hecho milagroso de su traslación para evitar su profanación.

En efecto, el Santuario de Loreto conserva la Caza Nazarena de la Virgen donde se produjeron los misterios de la Inmaculada Concepción, los Esponsales con San José, la anunciación del Ángel a María, y la Encarnación del Hijo de Dios. En la actualidad, sobre el altar de la Basílica se lee en letras de oro; “Aquí el Verbo se hizo carne”.

Estudios históricos y arqueológicos han comprobado que la antigua casa de María estaba constituida en dos partes; una gruta excavada en la roca, que se venera en la Basílica de la Anunciación de Nazaret, y una casita de mampostería adosada a la gruta.

El avance musulmán de principios de 1290 en Tierra Santa obligó trasladar la estructura adosada para intentar conservarla en su integridad simbólica para la Cristiandad.

Excavaciones arqueológicas efectuadas bajo la Santa Casa (1962-1965) y estudios filológicos e icnográficos han avanzado en la hipótesis que la estructura loretana fue transportada sobre naves por mar, probablemente por los cruzados en su afán de proteger la reliquia.

La Santa Casa de Loreto por su estilo de construcción propio a la forma de escuadrar la piedras de los Nabateos, difuso en Palestina en los tiempos de Jesús, y dibujos grabados en las mismas juzgados como de claro origen judaico-cristiano muy similares a los encontrados en Nazaret ha confirmado además de comparaciones técnicas, que tiene coexistencia y contigüidad con la gruta que se venera en la basílica Nazarena.

La antigua casa de la Sagrada Familia estaba constituida solo por tres paredes, ya que la parte oriental encastraba con la gruta de piedra. Las tres paredes originarias se levantan tres metros de la tierra.

Actualmente la Santa Casa se encuentra debajo del crucero de la basílica lauretana, mide en su interior 9.52m de largo, 4.10 de ancho y 4.32 de alto.

Encerrada como perla en su concha en un estuche de mármol. Una bóveda fue agregada en 1536 para lograr un ambiente mas apto al culto.

Muchos personajes de la Historia han rendido culto a este Santuario durante siglos; hay un ejemplo de que en la gran cúpula de la basílica se perpetuó el voto de las tripulaciones de Cristóbal Colon que prometió visitar Loreto si regresara triunfante en su viaje a lo desconocido. Por las gracias recibidas en 1493, Pedro de Villa en representación del Almirante cumplió su voto regresando a Loreto del viaje que descubrió América.

En consideración al “vuelo milagroso” que hiciera la Santa Casa para ser rescatada de Tierra Santa en 1291, y a poco menos de 20 años del primer vuelo del hombre, el 24 de marzo de 1920, fiesta de San Gabriel Arcángel, el Papa Benedicto XV, a pedido de cardenales y obispos de todo el mundo, declaró a la Virgen de Loreto, patrona principal de la aviación universal.

-Fuente: Misioneros del Sagrado Corazón.

Share this Story
  • Noticias

    Instituyen “memoria” de Nuestra Señora de Loreto

    Nueva festividad litúrgica en el Calendario Romano General Por: Cristina Alba Michel Ha quedado inscrita en el Calendario Romano la memoria ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio