Miscelánea

“Debemos amar al Papa”, Cardenal R. Sarah

El Papa es la elección de Dios

Preguntó en entrevista -hace casi un mes- un sacerdote de la Diócesis española de San Sebastián al Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a propósito de su nuevo libro Dios o nada y del clima de rebeldía contra Papa Francisco.

En su libro, una de las cosas más hermosas que nos enseña es que al Papa, lo queremos porque es el Papa, independientemente de que sea éste o aquel. ¿Qué consejos nos daría usted para querer al Papa en primer lugar -en este momento Francisco- y para transmitir al pueblo fiel ese amor al Papa? Porque, incluso los mismos sacerdotes, ahora vemos que hay sacerdotes que utilizan al Papa Francisco para ponerlo contra el Papa Juan Pablo II o contra el Papa Benedicto, o al revés.

¿Cómo podemos amar al Papa, como usted lo ha amado siempre, independientemente de los Papas que han estado, y poder transmitirlo al pueblo fiel?

“El Papa es un don de Dios, primero, Jesús ha dicho: ‘Pedro, tú eres Pedro, sobre ti edifico mi Iglesia’; el Papa es una elección de Jesús. Luego vinieron otros Papas, una elección siempre de Dios… por lo tanto, el Papa es la elección de Dios.

Debemos amar al Papa como amamos a nuestro padre, el Papa no es perfecto, miren al primer Papa: Pedro negó a Jesús -‘no lo conozco’- por miedo, no por voluntad suya sino por miedo. Hoy también tenemos miedo, por conservar la propia vida, para no morir. Pero [Pedro] se arrepintió y Cristo lo confirmó:

– Pedro, ¿me amas?

– ¿Amar? Sí, te amo.

– Entonces apacienta a mis ovejas.

Tres veces lo dijo. El arrepentimiento de Pedro es un ejemplo. ‘¿Me amas?’. El Papa ama a Jesús. He visto cómo amaba Juan Pablo II a Jesús, de rodillas; cómo amaba Benedicto XVI, con un profundo amor, sus escritos no son sólo su intelecto, sino el corazón que habla, la experiencia que habla, el amor que habla. El Papa Francisco ora, ama; naturalmente los periodistas toman unas cosas que quieren escuchar y deforman sus palabras, oponiendo al Papa Francisco con el Papa Juan Pablo II, con el Papa Benedicto XVI pero, como Papas no pueden contradecirse, deben custodiar el depósito de la fe… nosotros no debemos escuchar tanto a los periodistas, sino tomar a nuestro Papa como es; son diferentes, el Papa Francisco no es el Papa Benedicto, el Papa Benedicto no es el Papa Juan Pablo II, y no es el Papa Pablo VI.

¡El Papa Pablo VI sufrió! ¡Sufrió!, criticado, ¡destruido! Escribió su encíclica Humanae Vitae en 1968, diez años después ya no se atrevió a escribir otra encíclica, destruido. También hemos destruido a Benedicto, que porque es alemán, porque es tradicionalista, por esto y por lo otro, pero es un tesoro de la Iglesia.

También el Papa Francisco, es decir, debemos amar a nuestro padre, explicar lo que ha querido decir porque él no es italiano, puede equivocarse al hablar; también el Papa Juan Pablo II dijo: ‘ustedes me corregirán cuando me equivoque en italiano’, siempre dijo así, yo también me equivoco muchas veces, por lo tanto, debemos amar al Santo Padre, porque si no amamos a nuestro padre ya no hay más familia, si los hijos no aman a papá y mamá, ya no hay más familia, y esto lo aprovecha el diablo para dividir a la Iglesia.

Hoy estamos contrapuestos, un cardenal dice esto, otro cardenal dice otra cosa, un obispo dice esto otro. Debemos estar unidos. […]

Debemos estar juntos con nuestro padre, como debemos estar juntos con nuestro Santo Padre. El Obispo no es perfecto, como el párroco no es perfecto, pero los feligreses deben estar en torno al párroco, los sacerdotes y los feligreses deben estar en torno al Obispo, así es la Iglesia”.

-Resumen: CAM

Oración por el Papa Francisco

Oh Dios misericordioso y eterno, nuestro Pastor y Guía, mira con amor a Francisco tu siervo, a quien elegiste como sucesor de San Pedro y pastor de tu grey.

Escucha, Señor, la plegaria de tu pueblo y haz que nuestro Papa, Vicario de Cristo en la tierra, confirme en la fe a todos los hermanos, para que toda la Iglesia se mantenga en comunión con él por el vínculo de la unidad, el amor y la paz.

Concédele valor, sabiduría y amor a tu pueblo, para que él sirva con fidelidad a todas aquellas personas a quienes tú le has confiado sus cuidados y lleve a tu Iglesia unida en la fe, de corazón y voluntad, mientras procuramos llevar a su pleno cumplimiento la misión de tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Share this Story
  • Miscelánea

    “Debemos amar al Papa”, Cardenal R. Sarah

    El Papa es la elección de Dios Preguntó en entrevista -hace casi un mes- un sacerdote de la Diócesis española de ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio