Dos Culturas, Miscelánea

Suicidio en niños y jóvenes: Cifras, consejos y prevención

Dos Culturas

Por: Cristina Alba Michel

¿Por qué un adolescente quiere morir? Es una pregunta dura que nos interpela como sociedad, desde la familia, las instituciones y el Estado. ¿Dónde estábamos los adultos, quienes deberíamos velar por el bienestar y desarrollo de los adolescentes, que no pudimos escuchar el sufrimiento, el agobio y la desolación?” (Sonia Almada, psiquiatra; centro salesiano Don Bosco, Brasil).

1. Para prevenir un suicidio, debe considerarse la modalidad clínica en que se presenta la amenaza y nunca debe banalizarse el intento suicida. El 20% de las personas que lo intentan una vez, vuelven a realizarlo al cabo de un año; el 50% luego de cinco años.

La ayuda profesional debe pedirse lo más pronto posible, sin pretextos.

Familiares y amigos deben acompañar con cariño y paciencia. No es posible -explica el psiquiatra Horacio Vommaro, “exigir a la persona que salga de ese estado de manera repentina”. 

Según la OMS -explica José Javier Mendoza Velásquez, de la UNAM-, la prevención del suicidio es una necesidad mundial aún no abordada de manera adecuada, “debido básicamente a la falta de sensibilización sobre la importancia de ese problema”. No obstante, afortunadamente “todos los suicidios se pueden prevenir si se identifican de la manera correcta”.

2. Es vital tener como cierto que “ningún adolescente quiere morir si no se siente totalmente desamparado; para que un adolescente se sienta desesperadamente solo, sin un referente a quién acudir, es que nadie pudo escucharlo”, asegura Sonia Almada, psiquiatra. No escuchar a los adolescentes es abandonarlos “en caída libre sin una sola red de contención y apoyo a quién acudir. Es un pase directo al acto [suicida] porque ya no hay otro que pueda escucharlo, es la desesperanza más cruenta en la que un ser humano puede quedar. La pérdida de la vida de un niño… o adolescente es responsabilidad de todos”. Se les debe escuchar “como un ejercicio diario”.

3. Tenemos hasta aquí dos notas importantes: primera, poner atención al niño o al joven, a las señales de bienestar o de depresión y de cambios negativos. Segunda, escucharles, acompañarles, no dejarles nunca solos con sus problemas. Lo que a un adulto pueda parecer de menor importancia, para un niño o adolescente puede ser un hoyo oscuro.

“Una tragedia silenciosa se está desarrollando en nuestros hogares”, escribe el psiquiatra Luis Rojas Marcos, citando al Dr. Ovidio, neurólogo pediatra: “¡Nuestros hijos están en un estado emocional devastador! En los últimos 15 años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedad mental infantil que ahora está alcanzando proporciones epidémicas”. Estas enfermedades son, muchas veces, caminos al suicidio y deben ser atendidas. He aquí:

Situaciones y cifras

– Uno de cada cinco niños tiene problemas de salud mental.

– Ha aumentado 43% el TDAH.

– Ha aumentado 37% la depresión adolescente.

– Ha aumentado 200% la tasa de suicidios en niños de 10 a 14 años

¿Qué estamos haciendo mal?

Los niños de hoy están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana:

– Padres emocionalmente disponibles

– Límites claramente definidos

– Responsabilidades

– Nutrición equilibrada y sueño adecuado

– Movimiento en general, especialmente al aire libre

– Juego creativo, interacción social, oportunidades de juegos no estructurados y espacios para el aburrimiento.

Se debe poner fin a:

– Padres distraídos digitalmente.

– Padres permisivos que dejan que los niños ‘gobiernen’ y pongan las reglas.

– Hacerles creer que lo merecen todo sin ganárselo, sin ser responsables de obtenerlo.

– Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada.

– Estilo de vida sedentario.

– Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos.

Cómo ayudar a sus hijos y estar cercano

– Establezca límites. Usted guía. Sus hijos se sentirán más seguros al saber que usted tiene el control.

– Ofrezca a los niños un estilo de vida equilibrado, con lo que ellos NECESITAN, no sólo lo que QUIEREN. No tema decir ‘no’ cuando lo que quieren no lo necesitan.

– Aliméntelos sanamente. Limite la comida chatarra.

– Pase con ellos AL MENOS una hora al día al aire libre: ciclismo, caminata, observación de aves/insectos.

– Disfrute una cena familiar diaria sin celulares ni tecnologías.

– Juegue juegos de mesa en familia, o juegos según la edad de sus niños.

– Involucre a sus hijos en tareas del hogar de acuerdo a su edad (doblar la ropa, ordenar los juguetes, colgar la ropa, poner la mesa, alimentar al perro, etc.)

– Deben dormir lo suficiente.

– Enséñeles responsabilidad e independencia. No los proteja en exceso de sus errores y frustraciones, para que aprendan a ser fuertes y superen los desafíos de la vida.

– No haga lo que ellos deben hacer. No pesque por ellos, enséñeles a pescar y a ser responsables.

– Enséñeles a esperar y a retrasar la gratificación.

– Es bueno que a veces se aburran, para despertar su creatividad. No tiene que divertirlos siempre, sino estar disponible.

– No use la tecnología contra el aburrimiento o el berrinche.

– Cero tecnologías durante las comidas, paseos, coche, restaurantes, centros comerciales: socialice con ellos. Ponga usted el ejemplo.

– Ayúdeles a crear un ‘frasco del aburrimiento’ con ideas de actividades.

– Manténgase emocionalmente disponible para conectarse con ellos y enseñarles auto-regulación y habilidades sociales.

– Apague los teléfonos por la noche, para dormir.

– Sea el entrenador emocional de sus hijos. Enséñeles a reconocer y gestionar sus propias frustraciones y enojo.

– Enséñeles a saludar, tomar turnos, compartir, decir gracias y por favor, reconocer sus errores y disculparse (no los obligue), sea modelo de los valores que inculca.

– Conéctese emocionalmente: sonría, abrace, lea, baile, juegue con ellos.

-Pida ayuda para usted como padre cuando no sepa qué hacer.

¿Necesitas ayuda? Llama a Voz Pro Salud Mental, Chihuahua, al número (614)132-5846

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio