Dos Culturas, Miscelánea

Suicidio: cifras, causas y signos

Dos Culturas

Por: Cristina Alba Michel

Niños y Jóvenes

La muerte por suicidio aumenta considerablemente en adolescentes y jóvenes. Es una de las tres primeras causas de defunción en el grupo de de 15 a 44 años y es la segunda causa en el grupo de niños y jóvenes de 10 a 24 años.

1. En Argentina ocurre una muerte por suicidio cada 40 segundos -800 mil por año-, así, la tasa de suicidios es más alta que la de homicidios.

En México el suicidio constituye la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años -generación Z y millennials-, por encima de los accidentes. No pocos accidentes ocurren bajo los efectos del alcohol y algunas drogas que los jóvenes suelen usar para evadir su realidad, lo cual elevaría las cifras. Lo anterior, dicho por el coordinador del departamento de psiquiatría y salud mental de la Facultad de Medicina de la UNAM, José Javier Mendoza Velásquez, quien añadió datos del INEGI señalando que en el año 2016 hubo en México más de 6,285 suicidios, es decir, 5.2 muertes por cada cien mil habitantes.

2. Los datos del INEGI corroboran y complementan la alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta asegura que cada 40 segundos una persona se quita la vida, casi tres mil se suicidan diariamente y, por cada uno de ellos, otros 19 lo intentaron sin conseguirlo.

Según Mendoza Velásquez el incremento de suicidios a nivel mundial se debe en gran parte “a la vulnerabilidad de la adolescencia, cuando los jóvenes están en formación de su identidad”. Una identidad que no encuentran, cuando se sienten desarraigados de la familia y de la sociedad. A esto se suma la omnipresencia de las redes sociales, factor que no deja de ser dramático. Para empezar, cada vez niños más pequeños tienen acceso a ellas, incluso son dejados a merced de ellas. Se vuelven sus compañeras, crean relaciones virtuales en detrimento de las relaciones humanas directas, las que se vuelven para ellos difíciles y conflictivas.

3. La crisis de la familia tiene su parte. Esta institución vive hoy afectada por las demás crisis: de la educación, la economía y la política; la decadencia de los valores tradicionales y la búsqueda de otros nuevos; familias con un solo hijo; divorcio; dificultades de mamás y papás solteros, trabajo casi esclavo, desempleo, etc.

Vemos a niños y jóvenes solos en un mundo virtual pleno de graves riesgos, directos e indirectos, virtuales y reales, entre los cuales, además de las redes pedófilas y de prostitución, están la violencia, los retos suicidas u homicidas, etc.

Existen “cadenas de búsqueda y grupos que hablan de suicidio”, señala Mendoza. Pero aún sin llegar a problemas tan grandes, el mundo de Internet no se escapa a una globalización donde la obsesión de los jóvenes por definirse individualmente les genera una presión muy fuerte para “ser distinto”. Al mismo tiempo que necesitan al grupo social, se apartan de él.

En este mundo globalizado de nuevas formas de relacionarse, los jóvenes pueden llegar a ver el suicidio no solamente como un escape, sino también como un reto, una moda romántica u original, juego, venganza, etc.

Según los datos recientes (2019), las búsquedas en Google relacionadas con quitarse la vida sumaron entre 900,000 a 1, 500,000. Se destacaban: prevención del suicidio (23%), línea directa contra el suicidio (12%), canciones sobre suicidio (60%), cómo cometer suicidio (creció 26%), suicidarse (18%) o cómo matarse (9%).

4. En el entorno escolar hay cada vez más casos de depresión y violencia que afectan la autoestima de miles de niños y adolescentes. Para evitarlo, expertos indican la necesidad de educar en el terreno emocional para lo cual deben crearse y aplicarse “programas de convivencia en la escuela”, señaló Alejandro Castro Santander, experto argentino en convivencia familiar y escolar.

Por su parte el Dr. Howard Gardner, de la Universidad de Harvard, asegura que la educación escolar está “envejecida” y su decrepitud impacta sobre el comportamiento de los adolescentes.

La educación -los educadores- debe atender no sólo lo intelectual, de alfabetización, sino “la empatía, la asertividad, la comunicación, el desarrollo moral, la solidaridad, etc., para que los niños conozcan sus fortalezas”. Añade Gardner: “cuando la vida no se limita a simples horizontes materiales… cuando existe un proyecto ético de vida en el que entran realidades espirituales, la persona encuentra siempre el sentido de su existencia”. Tanto la familia como la escuela deben tomar esto muy en cuenta.

5. Los signos que manifiestan las personas en situación de riesgo suicida, incluyen: retracción de los vínculos sociales, aislamiento, irritabilidad con familia y amigos cercanos, alteraciones del ciclo del sueño -dormir de día y velar de noche-, la pérdida de deseos (anhedonia), alusiones repetidas a la muerte, amenazas de suicidio, angustia y desesperanza, abandono del cuidado personal, desinterés en las relaciones sociales o inhibición para construirlas, tristeza, desolación, entre las más comunes.

La familia, sobre todo, debe estar atenta si “su hijo, familiar o amigo empieza a hablar de muerte y desesperanza… si hay cambios en la conducta muy marcados, si deja de hacer actividades, si hay irritabilidad”.

El experto de la UNAM alertó sobre no minimizar los problemas que manifiestan los adolescentes: “siempre tiene que ser tomado en cuenta porque es muy probable que ya tenga el contexto de la muerte y pueda experimentarlo”.

(Continuará…)

“El materialismo está estrechamente relacionado con el egoísmo: se quiere poseer, para la propia y exclusiva satisfacción. En el caso de los bienes espirituales es distinto: amistad, solidaridad y cooperación no pueden basarse en el egoísmo y mueven a la persona a salir y dar a otros lo mejor de sí misma. Este sentido de donación se conecta con el don de la vida, cuyo autor es Dios. Así, una existencia auténticamente religiosa (no rutinaria sino nacida de la convicción) encuentra siempre el sentido de la vida, su inmenso valor. Se ha visto también que el suicidio se da en personas que no tienen un profundo sentido espiritual de la existencia” (A. Rivero en: www.es.catholic.net).

¿Necesitas ayuda? Llama a Voz Pro Salud Mental, Chihuahua, al número (614)132-5846.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio