Reportajes

“Soy muy feliz siendo sacerdote”

XXV aniversario sacerdotal del P. Guillermo Acosta

Por: Karen Assmar Durán

Este 22 de octubre arriba a 25 años de ministerio el P. Guillermo Acosta Hernández, quien comparte para Noti sus impresiones en torno a este aniversario e invita a celebrar con él y su parroquia Corpus Christi, ofreciendo la Eucaristía el martes 22 a las 6pm.

De Colonia Soto a la colonia Campesina

Nacido el 29 de octubre de 1964 en Chihuahua, Chih., hijo de Pedro Acosta Márquez(+) y Elva Hernández Sigala; fue el tercero de siete hijos: Graciela, Raúl, Araceli, Maribel, Miguel Ángel y Pedro.

Criado en Colonia Soto, a los 7 años la familia se mudó a la colonia Campesina, por lo que frecuentó la parroquia Santa Rosalía.

El llamado

Miembro de grupos juveniles, descubrió su vocación al sacerdocio en una jornada de vida cristiana que se realizó en el Seminario: “Veía a los seminaristas y pensaba: ‘¡Órale!, yo puedo ser como uno de ellos'”.

Había cursado la primaria en la “Tierra y Libertad”, perteneció a la primera generación egresada de la Secundaria Federal #3 e hizo la prepa en la “Ángel Trías”. Presentó examen en Medicina de la UACH pero no se quedó; estudió entonces como auxiliar de enfermería “porque siempre me gustó el servicio”, y posteriormente ingresó a la Facultad de Enfermería para cursar la licenciatura; sin embargo, el llamado se reforzó durante las prácticas de enfermería, pues sentía que podía ayudar a los enfermos en su dolor físico y también en el espiritual.

“Debemos tener cuidado con lo que decimos al Señor, porque cuando estaba por entrar a la universidad, le dije: ‘Dame chanza a ver qué se siente ser universitario y luego ya te sigo’. Y efectivamente así fue, estuve un semestre nada más”. ¿Qué pasó? “Asistí al Preseminario y todo cambió, sentí la voz del Señor que me decía: ‘Acuérdate que me dijiste que querías ver qué se sentía; ya sabes qué es ser universitario, así que véngase, ¡sígame!”.

Sin dudas

Admitido al Seminario, su padre se opuso a que ingresara; se convenció sólo hasta cuando le ordenaron diácono y hasta lo presumía con sus amigos. “Ingresé un 8 de septiembre de 1984, fiesta de la Natividad de María, no se me olvida. Tuve que terminar con una novia con la que tenía 4 años y todo mundo pensaba que nos íbamos a casar, pero no. Le costó aceptarlo pero después, en preparación a mi ordenación, me la topé e invité a la celebración, ¡y ella también me invitó a su boda!”.

Aseguró que conforme pasaba el tiempo se confirmaba el llamado: dos años de Propedéutico, dos de Filosofía y, antes de la Teología, le pidieron no continuar: “Me dolió mucho pero me ayudó para discernir y reafirmar, porque hubo pruebas claras donde el Señor me decía que el sacerdocio era mi vocación”.

En ese año fuera trabajó en una maquiladora y en un centro geriátrico como enfermero “y gracias a Dios les encantó mi trabajo y las viejitas se peleaban por mí, ‘¡queremos que nos atienda Guillermo!'”, comentó risueño con voz avejentada.

El día de su Cantamisa.

Nuevo Casas Grandes

Pidió ser recibido a Mons. Hilario Chávez Joya, obispo de Nuevo Casas Grandes, y éste le envió de inmediato al Seminario de Aguascalientes; ahí cursó la Teología a partir de agosto de 1989 e incluso fue ordenado diácono en su tercer año. Finalmente, el 22 de octubre de 1994 recibió la Ordenación sacerdotal en Nuevo Casas Grandes junto al P. Martín Castro. De ese momento recordó: “Fue un día muy especial, era sábado dedicado a María Santísima en la Catedral de la Medalla Milagrosa. Yo veía mis manos y decía: ‘Ya no son mías’, fue algo muy impresionante vérmelas ungidas”. Dijo ser muy chillón, así que ese día juntó “un chorro de pañuelos de tela que la gente me daba, por ahí los tengo guardaditos con mis mocos y mis lágrimas”. Al día siguiente, domingo 23, presidió su Cantamisa en la parroquia Santa Rosalía.

Inquietud religiosa

Pronto inició un peregrinar por varias comunidades: Virgen del Carmen (Flores Magón), Catedral de NCG, Ntra. Sra. de Guadalupe (Puerto Palomas), Ntra. Sra. de Guadalupe (Colonia Juárez), San Luis Gonzaga (Colonia Madero) y San Buenaventura, donde le regalaron por su 5º aniversario una imagen de María Niña.

Obtuvo permiso para hacer experiencia de vida religiosa con los frailes capuchinos de Madera y estuvo a punto de profesar primeros votos, pero no era por ahí. Durante cuatro años colaboró en la co-catedral de Madera y La Mesa del Huracán. 

Al llegar Mons. Gerardo Rojas como Obispo, pidió permiso para hacer experiencia con los Cruzados de Cristo Rey; “es ahí donde me doy cuenta que no es lo mío”, y tras un año apoyando en una parroquia de Las Cruces, NM, aprovechó la llegada de don Constancio Miranda a Chihuahua para pedir ser admitido en esta Arquidiócesis y así estar cerca de su padre enfermo.

Fue enviado a Nuestra Señora del Refugio, “¡María otra vez!”, municipio de La Cruz; al año se erigió parroquia y el P. Memo fue su primer párroco y él fue párroco por primera vez. A los dos años recibió la incardinación y desde hace también dos es párroco en Corpus Christi.

De su sacerdocio

“Lo más bello ha sido el celebrar cada Eucaristía con mis manos indignas, porque con ellas llega Nuestro Señor a tantos fieles… Lo más difícil, la incomprensión de la gente; me he visto envuelto en chismes y calumnias, eso me duele y me da tristeza”. No obstante, “en estos 25 años el 99.9% ha sido de satisfacción, de alegría, de decir ‘le sigo, a pesar de los pesares’. Soy feliz, muy feliz siendo sacerdote, y mi familia es punto clave en mi ministerio, siempre me están apoyando; a mi madre le debo mi vocación, porque siempre ha rezado por mí”.

Eucarístico, mariano y de corazón joven

“En las parroquias donde he estado siempre he trabajado con jóvenes, me siguen mucho y yo soy feliz con ellos”. Actualmente es asesor eclesial de la Pastoral de Adolescentes, “esa Pastoral me inyecta energía, me fortalece”.

Agradeció finalmente a Dios por el llamado, “que se haya fijado en mí aún con mis miserias. A Él le pido fortaleza y salud para seguir sirviéndolo y que me aumente cada día más el amor a Él en mis semejantes y que juntos, donde quiera que esté, en cualquier parroquia que me quiera poner, trabajar siempre unidos y enamorados de Jesús Eucaristía y María Santísima”.

Share this Story
  • Noticias

    P. Memo celebra en familia 25 años de sacerdocio

    Enamorado de su Iglesia y de su vocación Por: Karen Assmar Durán Acompañado por su madre, hermanos, sobrinos y demás seres ...
  • Reportajes

    “Soy muy feliz siendo sacerdote”

    XXV aniversario sacerdotal del P. Guillermo Acosta Por: Karen Assmar Durán Este 22 de octubre arriba a 25 años de ministerio ...
Load More Related Articles
Load More In Reportajes

Check Also

Concluye con más voluntarios campaña “40 Días por la Vida”

La próxima será en Cuaresma Por: Cristina Alba ...

Anuncio