Reportajes, Testimonios de la misericordia de Dios

¡Sí se puede!, si se quiere

Testimonio de la misericordia de Dios

Por: Karen Assmar Durán

Jaime y Gloria Guerra Montemayor son los actuales coordinadores nacionales de Retrouvaille (Redescubrir), quienes al celebrar el pasado mes de septiembre su V Encuentro Nacional con sede en Chihuahua capital, abrieron su corazón y compartieron para Notidiócesis cómo Dios, a través de este movimiento de carácter internacional, les permitió recuperar su matrimonio.

Oriundos de la Ciudad de México, casados desde hace 48 años, padres de tres hijas y abuelos de ocho nietos, comentaron que en 2011 vivieron su fin de semana de Retrouvaille, es decir, cuando contaban con 40 años de vida en pareja, y “llegamos como todas las parejas: tratando de encontrar medios para mejorar nuestra relación, porque estábamos pasando por momentos de soledad, de desilusión y de crisis”.

¿Cuál fue la situación límite que les movió a pedir ayuda? Fue Jaime quien se sinceró y respondió: “Yo fui el ofensor. Fue una infidelidad y evidentemente hemos estado trabajando en un largo proceso. Decidí elegir a mi esposa, terminé la otra relación y Retrouvaille me ha ayudado mucho para mostrarme cómo soy, a ser transparente, claro, y a exponerle a mi señora que fue un error que reconocí y acepto, error que con toda franqueza me ha llevado directamente a superarme en muchos aspectos con humildad. Esos errores normalmente se cometen por egoísmo, por soberbia, porque te sientes infalible y esto me pasó a mí; vas cayendo en tentaciones absurdas, estúpidas, en las que por desgracia nadie está exento. Dios me perdonó para yo poder entender muchos más de los sentimientos de Gloria; ella me ha entendido, me ha perdonado, y todo ello me ha llevado a una convicción de seguir adelante y ser fiel”.

No obstante haber sido Jaime quien ofendió, de Gloria surgió la propuesta para acudir a Retrouvaille, ¿por qué? “A diferencia de lo que hubiera hecho anteriormente o el común denominador de las personas, no me victimicé pensando: ‘Me falló y aquí termina todo’, sino que me pregunté: ‘¿En qué fallé yo? ¿Qué pasó que llegamos a esto?’. Un tema importante dentro de Retrouvaille son las fases del matrimonio, en que cuando estás recién casado es la etapa del romance, todo es color de rosa, todo le ves bonito, hasta la arruguita y la roncada; pero llega un punto en el que poco a poco y con estas actitudes y conductas del día a día, se va generando una brecha, una desilusión muy profunda que te causa un dolor constante que luego buscas llenar: así estábamos nosotros y en el peor de los momentos dimos con el movimiento, asistimos al fin de semana e hicimos nuestro trabajo que consiste en un seguimiento y sesiones que nos llevan a experimentar la pertenencia a un movimiento que está en pro- de la familia, del matrimonio, de los hijos. Descubrimos una herramienta tan valiosa, tan importante, que decidimos involucrarnos ya no como alguien que recibe sino como quien quiere compartir, participarle a los demás que no importa a dónde hayas llegado, siempre hay una esperanza de cambio y depende de ti, porque si uno sí quiere y el otro no, no funciona, pero si los dos deciden y buscan dar el paso, entonces cualquier cosa se puede superar”.

Jaime mencionó que “hoy por hoy se está atacando muy fuertemente al matrimonio, se exhorta al egoísmo y a la soberbia; por eso es tan común y frecuente que no se quiera tener un compromiso, nada más se juntan porque creen que amar es sólo un sentimiento que cuando se acaba, se acaba todo, y no es así: amar es una decisión, porque tú amas a pesar de todo”.

AMAR es dentro del programa de Retrouvaille una de las cuatro decisiones básicas junto con PERDONAR, CONFIAR y PERMANECER luchando, y también enseña “una técnica de comunicación muy valiosa que primero te ayuda a encontrarte a ti mismo, virtudes, defectos, para después entender los sentimientos de la otra persona y eso te hace cambiar; así puedes luego aportar al matrimonio y tener un compromiso con el Señor, porque la promesa del matrimonio no sólo va en función a la persona sino también a Dios”.

Jaime asegura que si bien el perdón es una decisión humana, “es una bendición de Dios… Seguimos trabajando, es un proceso largo, no es de la noche a la mañana el ‘sí te perdono'”, pero gracias a Retrouvaille llevan ya mucho camino avanzado.

Retrouvaille, un “salvavidas” para el matrimonio, es un programa para ayudar a las parejas a sanar y renovar su matrimonio. Próximo fin de semana: 15, 16 y 17 de noviembre. Contacto en Facebook: Retrouvaille Chihuahua

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Reportajes

Check Also

El vuelo del cuervo

Por qué soy católico Por: Paco Pérez Es ...

Anuncio