Del Santoral semanal, Santo de la Semana

Los Mártires de Canadá

Primeros mártires americanos

Por: Raúl Sánchez K.

El 19 de octubre se celebra la fiesta litúrgica de Juan de Brébeuf, Isaac Jogues y compañeros mártires canadienses.

Estos ocho jesuitas, entre 1642-1649, sufrieron torturas y muerte a manos de indios iroqueses del sur de Canadá. Canonizados por Pío XI en 1930, ellos son: René Goupil, hermano jesuita (+ septiembre 29, 1642); Isaac Jogues, sacerdote (+ octubre 18, 1646); Jean de La Lande, donado, laico (+ octubre 19, 1646); Antoine Daniel, sacerdote (+ julio 4, 1648); Jean de Brébeuf, sacerdote, (+ marzo 16, 1649); Gabriel Lalemant, sacerdote (+ marzo 17, 1649); Charles Garnier, sacerdote (+ diciembre 7, 1649), y Noël Chabanel, sacerdote (+ diciembre 8, 1649).

Juan de Brébeuf y Gabriel Lalemant

En 1615, muy joven, fue enviado por la Compañía de Jesús a Canadá para predicar el evangelio entre los hurones, indígenas norteamericanos que vivían en comunidades de hasta mil individuos, ubicadas en el sur de lo que hoy es la provincia de Ontario.

El padre Juan realizó una labor extraordinaria: escribió un catecismo, una gramática y un diccionario en lengua de los hurones; convirtió al cristianismo a muchos indígenas.

En 1649 junto con varios compañeros cayó prisionero de los iroqueses, Confederación de tribus indígenas fundada en el siglo XVI en el centro del actual estado de Nueva York: aquellos eran los mayores enemigos de los hurones.

El veterano sacerdote y el recién llegado Gabriel Lalemant fueron capturados al atender espiritualmente a enfermos y heridos que defendían una aldea hurona. Horriblemente torturados, Brébeuf murió tras tres horas, sin labios ni nariz. Dejó de hablar de Dios hasta que le arrancaron el corazón.

René Goupil

Venerado como el primer mártir jesuita de Canadá, se convirtió en hermano laico de la Compañía de Jesús poco antes de morir. Es el primer mártir católico canonizado en América del Norte. Fue cirujano en Orleans antes de ingresar al noviciado de la Compañía, en París. Abandonó el noviciado por su sordera; se ofreció voluntario para ayudar a los jesuitas. En 1640 llegó a Nueva Francia. Sirvió en una Misión cerca de Quebec. En 1642 viajó a las misiones de los hurones. Apresados por los mohawks, Goupil fue asesinado con un hacha guerrera tras enseñarle a un niño mohawk la señal de la cruz. Murió pronunciando el nombre de Jesús. El P. Jogues, ahí presente, le dio la absolución antes de expirar.

Isaac Jogues y Jean de La Lande

En 1607 nació en Orleans, Francia. A los 17 años entró a la Compañía de Jesús. A partir de 1636 evangelizó a los hurones en Canadá, en condiciones extremadamente difíciles. En 1642 lo apresaron y torturaron los iroqueses; durante 13 meses de cautiverio convirtió al cristianismo a muchos de ellos. Huyó con ayuda de un comerciante holandés y llegó a Francia, siendo honrado por el Papa Urbano VIII y por Luis XIV. En 1644 volvió a Canadá, actuando de mediador para la paz entre franceses, hurones y mohawks (grupo de la Confederación iroquesa). En 1646 fue enviado a territorio iroqués para fundar una misión, aprovechando la paz, pero los iroqueses retomaron su habitual violencia; acusaban a los “mantos negros” -jesuitas- de extender enfermedades y plagas en los cultivos. Lo apresaron, torturándolo salvajemente; al final le hundieron un hacha en la cabeza. Al día siguiente hicieron lo mismo con Jean de La Lande.

Antoine Daniel y compañeros mártires de la guerra iroquesa

En 1647 los iroqueses, con gran cantidad de mosquetes holandeses, atacaron con ferocidad sistemática a los hurones, que casi no tenían armas de fuego y apenas contaban con apoyos de los escasos franceses. En los siguientes años, los iroqueses prácticamente exterminaron a los hurones, muchos ya cristianos o catecúmenos: al menos 1,300 bautizados entre ellos ese año; 18 sacerdotes jesuitas trabajaban en sus distintas misiones. Cinco de ellos serían martirizados en los dos siguientes años:

El padre Antoine Daniel, nacido en Normandía, había iniciado estudios de Derecho antes de entrar a la Compañía. Murió en 1648 por heridas de flecha y bala en la capilla de su misión, donde intentaba frenar el paso a atacantes iroqueses para dar tiempo de huir a mujeres y niños hurones refugiados allí.

Garnier y Chabanel y los indios tabaqueros

Los dos últimos mártires fueron los sacerdotes Noël Chabanel y Charles Garnier, en diciembre de 1649. Misionaban lejos de la zona de guerra, entre los indios tabaqueros que sumaban ocho aldeas fuertes, las cuales aún no habían sido escenario de combates.

Una horda iroquesa atacó la misión de San Juan, matando mujeres y niños. Garnier intentaba bautizar rápidamente a los catecúmenos antes que los mataran. Recibió una bala en el pecho, otra en el vientre, y como aún se movía, dos hachazos en la cabeza.

El padre Noël, seis años misionero en Canadá, estaba de viaje el día del ataque. Acampando de noche con sus acompañantes tabaqueros, chocaron con unos iroqueses que volvían de saquear San Juan. Chabanel y sus indios se desperdigaron. No lo volvieron a encontrar. Tres años después se descubrió, por confesión de un indio hurón apóstata, que había dado muerte al padre Noël por odio a la fe.

Share this Story
  • Del Santoral semanal Santo de la Semana

    Los Mártires de Canadá

    Primeros mártires americanos Por: Raúl Sánchez K. El 19 de octubre se celebra la fiesta litúrgica de Juan de Brébeuf, Isaac ...
Load More Related Articles
Load More In Del Santoral semanal

Check Also

Concluye con más voluntarios campaña “40 Días por la Vida”

La próxima será en Cuaresma Por: Cristina Alba ...

Anuncio