Dos Culturas, Miscelánea

Los Macabeos de hoy

Dos Culturas

Por: Cristina Alba Michel

Por la defensa de su tierra

1. Estamos a unos días de que comience el Sínodo de la Amazonia, a inaugurarse el próximo 6 de octubre. Gran importancia tendrá, pensamos, pues tantos ataques ha desatado contra el Papa, la Iglesia y las personas que se dedican al cuidado de la creación y de los pueblos indígenas, conocidos como ambientalistas o “activistas”, término éste que siempre tiene cierto toque de sospecha.

Pues bien, dos de ellos fueron asesinados durante los primeros días de septiembre en la Amazonia brasileña y en Guatemala, según informa el digital Vida Nueva.

Digamos sus nombres, porque no se trata de bultos sino de personas que tenían una vida y un propósito para vivirla, que tenían un valor inalienable como personas humanas y además una gran valentía. Ellos luchaban por el bien común, por el hoy y el mañana de todos: son Maxciel Pereira dos Santos y Diana Isabel Hernández Juárez.

2. La lucha de Pereira -a quien sobreviven su esposa e hija- desde hacía 12 años estaba dirigida a la defensa de los derechos de los indígenas amazónicos frente a los traficantes ilegales de madera, los cazadores furtivos y los buscadores de oro en Vale do Javari, una reserva donde viven 17 pueblos originarios. La mujer guatemalteca era profesora, coordinaba la Pastoral sobre la Creación en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe y había dedicado gran parte de su vida a promover el cuidado del medio ambiente y la naturaleza.

3. Se espera aún la confirmación de que fueron asesinados por su militancia ambientalista, pero no se duda de ello, porque no son los únicos sino que se suman a muchísimos más que por este motivo han sido eliminados en Latinoamérica. No podemos imaginar, créanme, no podemos, la de enormes intereses financieros que mueven a mafias, empresas y gobiernos con el fin de saquear los recursos de nuestro ambiente para engrosar el bienestar de su estilo de vida.

Así pues, ¡que venga el Sínodo! Y aunque no es el Sínodo quién para meterse en política ni en el mundo de las finanzas y mucho menos para perseguir criminales, sí es quién para plantear lo que la Iglesia -es decir, agentes de pastoral, sacerdotes, religiosos, misioneros y obispos- hemos de hacer para proteger la vida física y espiritual de quienes viven en aquellos espacios naturales, tan apartados de las ciudades, donde muchos mueren directa o indirectamente por causa de tremendas injusticias como el hambre, el abandono, la contaminación del agua, del aire y por la defensa de su tierra.

Los Macabeos de hoy

Las grandes batallas están en marcha. Son aquellas por el matrimonio natural, la familia, la patria, la vida, la dignidad de la persona humana y todas las libertades y derechos humanos verdaderos. El nuestro no es el único país donde leyes variadas dejan desprotegidos a los ciudadanos en estos ámbitos.

Las grandes batallas marchan, y con este motivo recordamos la lucha heroica y victoriosa de los Macabeos -recomiendo la relectura de ambos libros-. ¡Parecen escritos para nuestro aquí y ahora! Los dejo con estos versículos:

-“Ellos… confían en sus armas y en su audacia, pero nosotros confiamos en el Dios todopoderoso… Con estas palabras los enardeció para la lucha y los animó a morir por las leyes y por la patria” (Cf. 2Mac 8,18.21).

-“Tu Santuario ha sido pisoteado y profanado, tus sacerdotes están de duelo y humillados, ahí están los paganos, aliados contra nosotros para exterminarnos. Tú conoces lo que traman contra nosotros. ¿Cómo podremos hacerles frente, si tú no vienes en nuestra ayuda?’ (1Mac 3,51-53).

-“De regreso cantaban y bendecían al Cielo: ‘Porque es bueno, porque es eterno su amor’. Israel obtuvo aquel día una gran victoria” (1Mac 4,24.25).

San Francisco y la Fraternidad

-San Francisco de Asís jamás habló de algo parecido a la “fraternidad universal”. Para él, la Fraternidad era, nada menos y nada más que la Orden de los Hermanos Menores y las relaciones que entre los hermanos de la Orden debían establecerse. El término aparece sólo 10 veces en los opúsculos del Santo, y dicen los franciscanos en su sitio www.franciscanos.org, que dicho concepto está inspirado en el precepto evangélico de la caridad, es decir, Francisco buscaba poner en práctica lo que Jesús pidió y sigue pidiendo: “ámense los unos a los otros como Yo los he amado”. Para ello, se parte de la persona de cada hermano “dentro de su peculiaridad” única, y se orienta a “fomentar el amor recíproco y espontáneo entre todos los hermanos”. Lo que el Papa Benedicto XVI llama caridad en la verdad, es decir, de acuerdo a la situación y necesidad de cada uno. Esta fraternidad ve a la persona concreta.

-Si Francisco de Asís habla de fraternidad, lo hace partiendo de que Dios es Padre de nuestro Señor Jesucristo, y de ahí su paternidad se extiende a los hombres en Cristo.

Así pues, si otros hablan de fraternidad universal, sépase que no se trata de algo inspirado en la mutua caridad de Cristo, sino que es el mismo concepto masónico enarbolado por la Revolución Francesa (1789-1799), la cual en su tiempo provocó derrocamiento de gobernantes, asesinatos, traiciones, divisiones, odio, persecución de sacerdotes y católicos -infórmese sobre la masacre de La Vendée-, trastoque de los valores familiares y del concepto de patria, etc. Luego de la francesa, dicha fraternidad se transmitió en formas y modos a las otras revoluciones, independencias y luchas comunistas, nacionales, etc.

Entonces no, no es un concepto franciscano ni católico.

Share this Story
  • Dos Culturas Miscelánea

    Los Macabeos de hoy

    Dos Culturas Por: Cristina Alba Michel Por la defensa de su tierra 1. Estamos a unos días de que comience el ...
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio