Reportajes

Jóvenes en Asamblea… y ahora, ¿qué sigue?

Por: Karen Assmar Durán

El viernes 11 y sábado 12 de octubre se llevó a cabo la Asamblea Diocesana que cada año reúne en torno al Sr. Arzobispo a todos los sacerdotes del Clero diocesano y regular, a representantes laicos de las parroquias, religiosos y religiosas, miembros de los movimientos y apostolados diocesanos, el Seminario, etc., para reflexionar y plasmar por escrito propuestas que, según haya sido el tema abordado, idealmente se han aplicar a la labor pastoral en la Arquidiócesis.

Pues bien, esta edición XXII de la Asamblea no sólo fue organizada por los jóvenes, representados por las tres áreas de la Comisión Diocesana para la Pastoral Juvenil: Adolescentes, Jóvenes y Jóvenes Adultos, sino que la temática “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” y las conclusiones a que se llegaron en las mesas de trabajo, se espera beneficien a este sector de la población católica chihuahuense con miras a que sean ellos los protagonistas de la Nueva Evangelización.

A continuación presentamos el resultado de dichos trabajos, no sólo con el anhelo de que realmente sean puestos por obra sino, principalmente, que seamos corresponsables de que ello ocurra:

JÓVENES Y SOCIEDAD

Se expusieron casos “hipotéticos” sobre la “utilidad” de los jóvenes sólo para ciertas actividades, la brecha digital y el uso de redes sociales, la falta de preparación de los líderes y la ausencia de jóvenes en los grupos y, en no pocos casos, la inexistencia de grupos juveniles en las parroquias. Para estas problemáticas se propuso:

-Realizar actividades conjuntas entre jóvenes y adultos tales como: conciertos, exposiciones pictóricas, festivales artísticos y deportivos (rally, competencias deportivas), así como talleres donde los jóvenes enseñen a los adultos en distintos temas, especialmente en lo concerniente a la tecnología.

-Incluir a los jóvenes en la realización del calendario parroquial, en encuentros parroquiales y propiciar una comunicación eficaz.

-Mayor cercanía y acompañamiento por parte de los párrocos hacia sus jóvenes, involucrándose en sus actividades tanto eclesiales como externas.

-Talleres sobre el uso y riesgos de las redes sociales.

-Formación integral para los coordinadores y colaboración de un adulto que guíe el crecimiento del grupo.

-Dar continuidad desde el catecismo a los procesos de formación.

-Detectar e invitar a jóvenes líderes para crear la pastoral juvenil donde no la haya, con el apoyo de los adultos con experiencia en esta área.

-Escuchar al joven y su realidad, adaptación de procesos, estrategias y trabajos a sus necesidades.

-Apoyarse de la Pastoral Juvenil Diocesana y utilizar los subsidios que ofrece, así como exhortar a que los coordinadores participen en la Certificación que dicha Pastoral ofrece.

JÓVENES Y VOCACIÓN

Con la conciencia de que el deber de incrementar las vocaciones corresponde a toda la comunidad cristiana, y que la parroquia debe ser el primer instrumento de animación vocacional, se ha propuesto:

-Escuchar al joven y acompañarlo.

-Fortalecer en las parroquias la Comisión de Vocaciones y Ministerios, que esté conformada por un representante de cada vocación, e implementar la Cruz Vocacional.

-Contar con un espacio físico (instalaciones) adecuado para atención vocacional (Centro Vocacional), así como con un equipo interdisciplinario de personas capacitadas para dar acompañamiento: psicológico, espiritual, y de las diversas vocaciones: sacerdotal, religiosa, matrimonial, soltería.

-Crear un consejo a nivel decanato que ayude al acompañamiento vocacional, que brinde atención a los jóvenes de todas las parroquias involucradas.

-Capacitar a los jóvenes líderes sobre las distintas vocaciones para que ellos, a su vez, puedan orientar a sus pares con inquietudes vocacionales; por ejemplo, asistiendo al Diplomado de Pastoral Vocacional.

-Organizar encuentros vocacionales periódicos (mensuales, bimestrales) y apoyar y promover los retiros y eventos vocacionales como el Preseminario y el Pre-Vida Consagrada.

-Diversificar la acción vocacional en todos los espacios vitales de los jóvenes.

-Programar espacios y actividades celebrativas referentes a la vida vocacional: día del Laico, de la Familia, del Seminario, de la Vida Consagrada, etc.

-Educar a los matrimonios para que enseñen a los niños sobre las diversas vocaciones e incluir estos temas desde el catecismo.

-Aprovechar los espacios virtuales como el programa “La red al aire”, que es dirigido por seminaristas y sacerdotes.

JÓVENES Y FAMILIA

Si se fortalece a la familia, principal educadora y transmisora de la fe, no obstante las realidades actuales que la atacan constantemente, el joven apostará por la familia como un verdadero proyecto de vida. Las propuestas son:

-Integrar a los jóvenes para que inyecten vitalidad a la pastoral parroquial y los adultos proporcionen sabiduría. 

-Desarrollar actividades innovadoras que incluyan pláticas, testimonios…, sobre problemáticas que afectan actualmente a la juventud y lastiman a las familias: divorcio, adicciones, bullyng, suicidio, etc., y capacitar al respecto a los jóvenes líderes para que sean un primer filtro y ellos, a su vez, puedan canalizar en caso de que sea necesario.

-Que las parroquias cuenten con apostolados responsables de dar atención a este tipo de conflictos y fomentar las pastorales y movimientos familiares, trabajando en conjunto con la Pastoral Juvenil Parroquial.

-Propiciar actividades que fomenten la participación y unión familiar e involucrar a toda la familia en los ministerios parroquiales, con miras a un proceso de evangelización.

*Con información cortesía de Isdia Bermúdez.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Reportajes

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio