Comentario al Evangelio

Hacer bien lo que se tiene que hacer

Comentario al Evangelio del XXVII Domingo Ordinario (Lc 17,5-10)

Por: P. Marco Antonio Estrada Rojas

¿Cómo aumentamos en nosotros la salud o, por ejemplo, la masa corporal o musculatura? ¿Cómo incrementamos el conocimiento intelectual o el bagaje cultural? ¿Cómo se acrecientan las riquezas o bienes materiales? La respuesta a todo esto es: “Haciendo lo que se tiene que hacer”. Para tener salud, hay que cuidarla y seguir una alimentación balanceada y no utilizar sustancias o elementos que la dañen; para tener un buen físico o cuerpo musculoso, hay que hacer ejercicio; para tener una buena educación, conocimiento intelectual y cultura, hay que estudiar y conocer las artes; para tener riquezas y bienes materiales, hay que trabajar.

También en lo espiritual la persona tiene que interesarse y trabajar para acrecentar la Fe. En el evangelio los Apóstoles le piden al Señor: “Auméntanos la Fe”, esto lo podemos entender al ver su caminar junto al Maestro, pues en varios momentos, o dudan de Él, o no lo entienden, o no comprenden su actuar ni sus enseñanzas. Por eso se atreven a hacer esta petición, pues descubren la pobreza o pequeñez de su fe. Jesús responde y les explica el gran poder que tiene la fe, poniendo un ejemplo que suena imposible: un árbol que se arranca por sí solo de la tierra para plantarse en el mar. Así de grande y poderosa es la fe: “Logra lo imposible”. Aquí que hay que aclarar que la fe a la que se refiere Cristo, es la fe en Dios, la cual inicia por inspiración del Espíritu Santo, que nos lleva a reconocer y aceptar a Jesucristo como Hijo de Dios, viviendo según sus enseñanzas y preceptos para cumplir la voluntad del Padre.

Creo que no es justo que llamemos “Fe” a cualquier confianza que tengamos a personas o cosas. Por ejemplo, en la mañana que escribí esto, escuché en la radio que una persona llamó a quien dirigía el programa y le dijo: “yo le tengo mucha fe, doctor”, o también hay personas que dicen: “yo le tengo mucha fe a este medicamento”, o “tengo fe en que mi equipo sí ganará hoy”. En estos casos y otros, se refieren a la confianza o cierta “esperanza” en algo que pasará; pero no debería llamársele “Fe”.

Pues bien, volviendo al punto inicial de este comentario y siguiendo la petición de los Apóstoles, la fe también se tiene que aumentar o acrecentar y esto solo se puede lograr “Haciendo lo que se tiene que hacer”. Jesús lo aclara con un ejemplo: un siervo tiene que estar pendiente y dispuesto a hacer lo que le corresponde cuando llega su señor, ese es su trabajo, así de sencillo.

Nuestro “trabajo” es tener fe en Dios Trino, por lo que debemos: “Hacer lo que se tiene que hacer”. Y tenemos que entender esto como:

1º Estar junto a Dios, amándolo sobre todas las cosas.

2º Enamorarnos de Cristo escuchando y viviendo sus enseñanzas.

3º Dejarnos mover por el Espíritu Santo y sus dones.

4º Hacer oración, hablando con Dios y escuchándolo en el corazón.

5º Alimentarnos de su Palabra.

6º Procurar los Sacramentos.

7º Descubrir su presencia y asistencia en la Iglesia y en las personas que nos aman y rodean.

8º Vivir la caridad con el prójimo.

9º Conocer más la fe por medio de los estudios y documentos de la Iglesia.

10º Compartir con los hermanos nuestra experiencia de Dios, para despertar en ellos la Fe y renovarla y fortalecerla en nosotros.

Este es nuestro “trabajo”, es lo que tenemos que hacer. ¿Queremos aumentar nuestra “fe”?, tenemos que trabajarla; normalmente no crece sola, hay que aumentarla por medio de nuestra relación con Dios. Y recordar que la “fe” es un don o talento que Dios nos da para que lo trabajemos.

¿Qué tan grande es tu fe? ¿Te interesas por acrecentarla? ¿Cómo lo haces? Dios te dé su Gracia y aumente tu fe.

Quiero aprovechar para agradecer a las comunidades de Ntra. Sra. de Guadalupe en Naica, Cristo Rey en Delicias, Ntra. Sra. de Guadalupe en Delicias y San Marcos Evangelista en Saucillo, donde tuve la dicha de poder colaborar en varias ocasiones celebrando la Misa. En algunas partes no pude despedirme antes de venir a la nueva parroquia, San Rafael Arcángel, donde el Sr. Arzobispo me ha designado. Muchas gracias a todos por su cariño y apoyo, Dios los bendiga. Me encomiendo a sus oraciones.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Comentario al Evangelio

Check Also

Viven adolescentes un Congreso ¡de película!

Derroche de talento en el XXII Congreso Católico ...

Anuncio