Artículos, Caminando con el Papa

El Fuego de la evangelización

Caminando con el Papa

Por: Cristina Alba Michel

I. El Papa y el Evangelio

Protagonista y Signo de la evangelización

1. Sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles ha estado reflexionando el Santo Padre en el marco de las catequesis de los miércoles. La semana pasada habló sobre lo que sucedió después del martirio de Esteban, cuando se desató una violenta persecución contra los discípulos en Jerusalén. Aquella fue la primera persecución de la Iglesia.

Entonces, muchos discípulos se refugiaron en Samaria o se dispersaron en Judea, pero el fuego no se apagó y los Apóstoles permanecieron en Jerusalén porque, destacó el Papa: “Las persecuciones en vez de apagar el fuego de la evangelización lo alimentan todavía más”.

2. De esa manera, al huir de Jerusalén, los discípulos expandieron el Evangelio primero por toda la provincia de Palestina y después en las demás provincias del Imperio. Eso sucede también hoy con la huida de los cristianos de Irak y Siria, con el testimonio de los cristianos en Pakistán, la India y China. Aunque las estadísticas al respecto de las conversiones no existen, se habla de numerosos testimonios de gente que se convence de Cristo cuando ve a los nuevos mártires y cuando ve el perdón y la alegría de los cristianos; alegría como la del diácono Felipe, llevado a Samaria por el Espíritu Santo a donde el funcionario etíope que leía, sin entenderlo, el pasaje de las Escrituras sobre el Siervo de Yahvé.

Como aquel, “numerosos son los signos de liberación y de curación que acompañan a la Palabra”. El etíope pidió el Bautismo gracias a que Felipe se dejaba conducir por el Espíritu Santo.

3. Así pues, el signo inequívoco del Evangelio es la presencia del Espíritu Santo, y el signo inequívoco del Espíritu Santo es la alegría: “¿Cuál es el signo de que tú, cristiano, eres un evangelizador? La alegría -puntualizó el Papa-. Incluso en el martirio. Y Felipe, lleno de alegría, fue a otro lugar a predicar el Evangelio”. Desapareció de la vista del etíope pues “el Espíritu lo tomó y lo envió a hacer otra cosa. El protagonista de la evangelización es el Espíritu Santo”.

II. Glosas y comentarios

La omisión es contraria a la misión

1. El 1º de octubre en la Basílica de San Pedro celebró el Papa las Vísperas para inaugurar oficialmente el Mes Misionero Extraordinario al cual él mismo convocó con gran entusiasmo. Se trata de una iniciativa sin precedentes, cuyo comienzo quedó unido a la memoria litúrgica de Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones junto a San Francisco Xavier.

Se alternaron oraciones con la escucha del testimonio de varios misioneros, momentos de silencio y cantos.

Este Mes Misionero Extraordinario debe “ser una sacudida que nos impulse a ser activos en el bien. No notarios de la fe y guardianes de la gracia, sino misioneros”.

2. Los misioneros comparten los dones recibidos, y “Dios nos ha confiado sus bienes más grandes: nuestra vida, la de los demás, a cada uno muchos dones distintos. Y estos dones… no representan algo para guardar en una caja fuerte, sino una llamada” para “hacer fructificar los talentos con audacia y creatividad”. Al final de la vida “Dios no nos preguntará si hemos conservado celosamente la vida y la fe, sino si la hemos puesto en juego, arriesgando, quizá perdiendo el prestigio. La hemos recibido no para enterrarla, sino para ponerla en juego; no para conservarla sino para darla”. Más aún, “vivir de omisiones es renegar de nuestra vocación, la omisión es lo contrario a la misión”.

Antes de finalizar la celebración, Francisco entregó respectivas cruces a varios misioneros -religiosos y laicos- que parten en misión a Taiwán, República Democrática del Congo, Camboya, Bangladesh, Sudán del Sur, Kazajstán, Kirguizistán y Brasil.

Pensar

Tres pecados contra la misión

1) Cuando quejumbrosos seguimos diciendo que todo va mal en el mundo y en la Iglesia.  

2) Cuando somos esclavos de los miedos que inmovilizan y nos dejamos paralizar del: “siempre se ha hecho así”.

3) Cuando vivimos la vida como un peso y no como un don; cuando en el centro estamos nosotros con nuestros problemas, y no nuestros hermanos y hermanas que esperan a ser amados”.

Venerable Paulina Jaricot

Tres modelos para la misión

Además de señalar las faltas contra la misión, el Papa Francisco propuso a tres modelos de misionero: una religiosa, un sacerdote y una laica. Ellos son Santa Teresa -o Teresita- del Niño Jesús, monja carmelita de clausura; San Francisco Xavier, sacerdote misionero jesuita; la venerable Paulina Jaricot, “una trabajadora que sostuvo las misiones con su labor cotidiana: con el dinero que aportaba de su salario, estuvo en los inicios de las Obras Misionales Pontificias”. En cuanto a nosotros, preguntó el Papa: “¿Hacemos que cada día sea un don para superar la fractura entre el Evangelio y la vida? Por favor, ¡no vivamos una fe de sacristía!”.

Share this Story
  • Artículos Caminando con el Papa

    El Fuego de la evangelización

    Caminando con el Papa Por: Cristina Alba Michel I. El Papa y el Evangelio Protagonista y Signo de la evangelización 1. ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

El vuelo del cuervo

Por qué soy católico Por: Paco Pérez Es ...

Anuncio