Miscelánea

Creer en Dios y creerle a Dios

Por: Diác. Xavier Hurtado Licón

Existe una diferencia abismal entre estas sencillas palabras.

Históricamente todas las civilizaciones creen en un Dios, así vemos a los egipcios con sus dioses Amón, Ra, Thot, Mut, Isis, Osiris, Horus; o los dioses babilónicos Adapa, Anat, Anshar, Anu, Antu, Apsu; los griegos con una cantidad muy grande de dioses entre los que destacan: Poseidón, Zeus, Hera, Afrodita, Hefesto, Apolo, Ares; y sus pares romanos: Júpiter, Juno, Neptuno, Minerva, Baco, Venus, Diana, Plutón.

América no escapa de este listado, en el que podemos mencionar algunos de los dioses aztecas: Quetzalcóatl, Tezcatlipoca, Huitzilopochtli. Los mayas, los polinesios y todas las culturas que recordamos, todos han sentido la necesidad de un ser superior o dios y, como no lo conocen, lo inventan. 

Sin embargo, entre todos ellos hay una enorme diferencia con la cultura judaica, ya que es Dios mismo quien se revela a través de la historia de ese pueblo antecesor de nuestra fe. Recordemos a Noé, Abraham, Moisés, y una sucesión de personajes a los cuales Dios se les reveló hasta llegar a la revelación total en Jesucristo.

Los que creemos y amamos a Jesús de Nazaret, sabemos que es Él mismo quien se nos revela y se hace presente en nuestra historia y nuestra vida.

Hasta aquí es creer en Dios, pero creerle y abandonarnos en sus manos, no es lo mismo. Este hecho implica una confianza absoluta en su divinidad y en su providencia en nuestras vidas. Veamos a María, nuestra Madre, a José o a Pedro, que dice: “Nosotros hemos dejado todo”. Lo mismo hicieron Esteban y Agustín, cómo olvidar a Francisco de Asís, Mónica, Clara o Francisco Javier, patrono de las misiones, y una innumerable lista de mujeres y hombres que dejándolo todo han seguido a Jesús.

Es muy fácil creer en Dios, pero creerle y seguirlo es otra cosa. Implica conocer y amar como Jesús, y confiando en Dios echar las redes de nuestras vidas. 

En nuestros tiempos se vive una cultura “light”, sin compromisos con absolutamente nada, y nuestra fe no escapa a esta visión: pocos acuden a Misa los domingos y esos pocos ‘poco’ se acuerdan de Dios a lo largo de la semana. Si nuestra fe la volvemos somera, ¿cómo vamos a entregarnos a imitar a Jesús en nuestras vidas si, en el mejor de los casos, sólo asistimos (¿participamos?) los domingos a Misa?

Las consecuencias de vivir así, sin comprometernos con nuestra vida, nuestra familia, con la sociedad, ¡con nuestra fe!, no se hacen esperar: violencia, asesinato, robos, secuestros, adicciones, prostitución, trata de blancas y de niños, aborto y un inmenso etcétera que asusta.

Tenemos que volver nuestros ojos a Dios y, poniéndonos en sus manos, aventurar nuestra vida en el amor, en el servicio, en la oración confiada a su divina Providencia.

Para dar testimonio de amor a Dios y al prójimo no es siquiera necesario llevar una vida extraordinaria como esos grandes santos, que dejaron todo para seguir a Dios; bástenos una vida de unión y convivencia, de común unión con Cristo al igual que lo hizo San Isidro Labrador, quien nunca dejó su trabajo de agricultor. Testifiquemos de Dios con nuestro comportamiento, nuestra alegría y nuestra fe allí en donde nos toca estar. Que los demás puedan decir, por nuestro ejemplo, que Dios es Amor.

Share this Story
  • Miscelánea

    Creer en Dios y creerle a Dios

    Por: Diác. Xavier Hurtado Licón Existe una diferencia abismal entre estas sencillas palabras. Históricamente todas las civilizaciones creen en un Dios, ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio