Noticias

Vibra África con visita del Papa

Viaje apostólico por tres países africanos

Por: Cristina Alba Michel

MOZAMBIQUE

Llegada y promesa

El jueves 5 de septiembre llegó el Vicario de Cristo a Mozambique, uno de los países más pobres del mundo, donde el 70% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, pese al gran florecimiento de los últimos años. La primera actividad del día fue un encuentro fuera del programa con algunos responsables de la Fundación Scholas Ocurrentes. El Papa recordó una anécdota gracias a la pelota de trapo que los jóvenes crearon, por economía, para jugar futbol en la playa: “Ustedes con esto están recogiendo toda una historia de artesanía del deporte, trabajo para hacerlo y alegría para el juego. Trabajo y juego. En la vida si no hay trabajo, la vida no sirve; si no sabes jugar, la vida no sirve. Trabajo y juego juntos. Pelota de trapo. Sería lindo que hicieran un concurso artístico, canción, dibujo, poesía, prosa, sobre el tema pelota de trapo. Y al ganador, yo le voy a dar un premio”. ¿Se imaginan la alegría de los muchachos?

Partió luego la comitiva a una cálida y alegre visita al presidente Filipe Jacinto Nyusi y a su familia. Después tocó el turno a todas las Autoridades reunidas, sociedad civil y cuerpo diplomático. El Papa les entregó su primer mensaje: Reconciliación. “Todos vosotros sois los constructores de la obra más bella a ser realizada, un futuro de paz y reconciliación como garantías del derecho al futuro de vuestros hijos”.

Jóvenes, ¡no dejen de cantar!

El encuentro interreligioso con jóvenes tuvo lugar en el Estadio Maxaquene, donde cuatro mil muchachos regalaron al Papa su alegría y también le hicieron presentes sus inquietudes y su gratitud por haber hecho “un espacio” para ellos. Él les respondió: “¿Qué es más importante para un pastor que estar con los suyos… con sus jóvenes?

Sin vuestro entusiasmo, cantos, alegría de vivir, ¿qué sería de esta tierra?… Alegría compartida y celebrada, que reconcilia”, el mejor antídoto contra “aquellos que os quieren dividir… que os quieren fragmentar, enfrentar. ¡Cuánto les hace falta a algunas regiones del mundo vuestra alegría de vivir!”, la alegría “de estar juntos…”.

“No dejéis de cantar y expresaros de acuerdo a lo bueno que aprendisteis de vuestras tradiciones. Que no os roben la alegría”.

La tarde se la dedicó a los damnificados de Xai-Xai por el ciclón más reciente; a los obispos, religiosos, consagrados, seminaristas y catequistas. Ese día, por último, se hizo presente el visitantes en la Casa Mateo 25.

¡Vengan, benditos de mi Padre!

Llamada así en referencia al pasaje de San Mateo sobre el juicio final y las obras de misericordia, la Casa Mateo 25 recibió al Santo Padre. Creada por la nunciatura apostólica, sus voluntarios atienden a jóvenes de la calle ofreciéndoles alimento, servicios higiénicos y sanitarios. Les hospedan y, al mismo tiempo, cada noche salen a la calle a buscar a quien darle un plato de comida caliente. Francisco saludó, uno por uno, a los que ahí se hospedan.

La casa donde vive el Señor

“El Hospital de Zimpeto para personas con VIH y SIDA, surge de la iniciativa Dream -Sueño- de la Comunidad de San Egidio, tanto en Mozambique como en otros 11 países africanos. Dream, desde su fundación en 2002, ha conseguido que 130 mil hijos de mujeres infectadas con VIH nazcan sanos. En África resulta imposible obtener medicamentos gratuitos para personas que han contraído el SIDA, pese a ser un problema de salud pública que incide incluso en la economía.

En Mozambique existen 13 centros, los cuales atienden también otro tipo de enfermedades. Francisco, en su mensaje, llamó al hospital “la casa donde vive el Señor con los que están al lado del camino”. Agradeció a quienes “han escuchado ese grito silencioso… de tantos que vivían con vergüenza, marginados, juzgados por todos”.

-No se puede ser cristiano del “ojo por ojo”

Por fin el viernes 6 de septiembre por la mañana tuvo lugar la Eucaristía en el Estadio de Zimpeto. Papa Francisco invitó a los 60 mil asistentes a construir una nación nueva, reconciliada, sin violencia. Les invitó a seguir a Jesús de manera fiel y coherente, pues “no se puede pensar el futuro, construir una nación, una sociedad sustentada en la… violencia. No puedo seguir a Jesús si el orden que promuevo y vivo es el ‘ojo por ojo, diente por diente’… Ninguna familia, ningún grupo de vecinos o etnia, menos un país, tiene futuro si el motor que los une, convoca y tapa las diferencias es la venganza y el odio. No podemos ponernos de acuerdo y unirnos para vengarnos, para hacerle al que fue violento lo mismo que él nos hizo, para planificar ocasiones de desquite bajo formatos aparentemente legales”.

Se despidió el Papa ese día por la tarde, partiendo con rumbo a Antananarivo, la capital de su segundo destino:

MADAGASCAR

Siempre se complica plasmar en poco espacio un viaje apostólico. Haremos lo posible, evitando encuentros oficiales y los tradicionales con obispos, sacerdotes y religiosos, siempre ricos en consejos. Fue Madagascar una explosión de gente feliz de estar con el Papa, los primeros, los jóvenes que representan el 60% de la población del país. Sí, Madagascar es un pueblo joven, no como la Europa anciana ni como la América -también México- que vive un otoño de pocos hijos.

Aterrizó en el aeropuerto de la capital a las 4pm del viernes, segundo día de su viaje, siendo recibido por el Presidente, su esposa y la Guardia de Honor. La alegría de miles de fieles le acompañó por las calles rumbo a la Nunciatura apostólica, donde el Papa tomó un descanso para comenzar sus actividades en esta isla el sábado 7 de septiembre.

-¡No se dejen domesticar!

Cien mil jóvenes asistieron a la vigilia con Francisco, celebrando una verdadera fiesta en torno a él, quien les llamó a no caer en la amargura: “especialmente cuando no se cuenta con lo mínimo necesario para pelear el día a día; cuando las oportunidades efectivas para estudiar no son suficientes; o para aquellos que experimentan que su futuro está atascado por la falta de trabajo, la precariedad, las injusticias sociales, y tienen la tentación de rendirse”. Jesús “nos llama por nuestros nombres y nos dice ‘¡sígueme!, no para hacernos correr tras espejismos sino para transformarnos a cada uno en discípulos misioneros aquí y ahora. Él es el primero en desmentir todas las voces que buscan adormeceros, domesticaros, anestesiaros o silenciaros para que no busquéis nuevos horizontes”.

-La Misa del Millón: juntos contra las idolatrías

¡Madagascar reunió un millón de personas en torno a la Eucaristía! La dificultad de las vías de transporte movió a la gente a pernoctar en Soamandrakizay bajo lluvia, viento y frío: católicos, cristianos no católicos y creyentes no cristianos. Muchos musulmanes trabajaron con entusiasmo meses antes, ayudando a disponer este sitio (el mismo de la vigilia juvenil) donde, como en una gran oración multi-religiosa guiada por Jesús Eucaristía a través de su Vicario, éste pidió al pueblo “dar ese salto cualitativo y adoptar esta sabiduría del desprendimiento personal como la base para la justicia y para la vida de cada uno: porque juntos podemos darle batalla a todas esas idolatrías que llevan a poner el centro de nuestra atención en las seguridades engañosas del poder, la carrera y el dinero y en la búsqueda patológica de glorias humanas”. Les urgió a aceptar la invitación de Jesús “para dejar que el espíritu de hermandad, que surge del costado abierto de Jesucristo, de donde nacemos como familia de Dios, triunfe… y cada uno pueda sentirse amado, comprendido, aceptado y valorado en su dignidad”.

-Un basurero transformado en hogar

Akamasoa, “la Ciudad de la Amistad”, fue la siguiente parada. Saludó el Papa ahí a su amigo, el sacerdote argentino Pedro Opeka, CM, quien impulsó al pueblo que vivía en lo que antes fue un basurero; les apoyó, animó, ayudó y luchó hombro a hombro con la gente que sobrevivía en la miseria entre los vertederos, que sufrían al ver a sus hijos sin alimento, vestidos ni techo. Poco a poco limpiaron, construyeron casas, servicios, plantaron árboles y convirtieron aquel sumidero en un hogar y a sus habitantes en un pueblo. Labor titánica, que con amor, unión, unidad y solidaridad, aligeró 30 años de esfuerzo. “Al ver vuestros rostros radiantes doy gracias al Señor que ha escuchado el clamor de los pobres y ha manifestado su amor con signos concretos como la creación de este pueblo. Vuestros gritos por la impotencia de… ver a vuestros niños en la desnutrición, de no tener trabajo, por la mirada indiferente o despreciativa de tantos, se han transformado en cantos de esperanza para vosotros y todos los que os contemplan”. “La pobreza no es una fatalidad”.

Visitó luego la cantera de Mahatazana, dedicando una oración por los trabajadores: durante 30 años esa cantera de Akamasoa produce las piedras para construir las viviendas, carreteras, escuelas y clínicas que hoy pueden admirarse.  Esto es dignidad.

ISLA MAURICIO

Domingo de Ramos un lunes de septiembre

Recibido por las autoridades cálidamente, el Papa se dirigió al encuentro con el pueblo en el monumento María Reina de la Paz, inaugurado el 15 de agosto de 1940 como acción de gracias por la preservación del país de la primera guerra mundial.

Es el de Mauricio un pueblo agradecido, donde pese a la pobreza y al grave problema de las drogas en que caen muchos jóvenes, la convivencia es pacífica entre hinduistas y otras minorías religiosas como católicos y musulmanes. En este país, independiente desde 1992, existe plena libertad religiosa.

No sólo católicos acudieron el domingo 8 de septiembre con palmas y cantos de alegría. Venían también de otras regiones del Océano Índico para participar de la Eucaristía y la reflexión del Papa en torno al texto de las Bienaventuranzas, “el carnet de identidad del cristiano… En ellas se dibuja el rostro del Maestro que estamos llamados a transparentar en lo cotidiano de nuestras vidas”, como el beato Jacques-Desiré Laval -cuya tumba visitó más tarde- para quien “evangelizar suponía hacerse todo para todos”; supo convocar a los fieles, impulsarles a la misión, a crear pequeñas comunidades cristianas en los barrios, semillas de las actuales parroquias.

Apártense de mercaderes de muerte y economías idólatras

Francisco llamó a los jóvenes a la misión, pues ellos “con su vitalidad y entrega pueden aportar la belleza y frescura propias de la juventud… nos invitan a partir hacia nuevos horizontes”.

A los adultos pidió: “¡No nos dejemos robar el rostro joven de la Iglesia y de la sociedad; no dejemos que sean los mercaderes de la muerte quienes roben las primicias de esta tierra!”. Antes, a las Autoridades pidió “no sucumbir a la tentación de un modelo económico idólatra” que sacrifica vidas humanas “en el altar de la especulación y la mera rentabilidad, que sólo toma en cuenta el beneficio inmediato en detrimento de la protección de los más pobres, del medio ambiente y sus recursos”.

Tras ocho horas en la Isla emprendió el peregrino el camino de regreso a Roma, vía Madagascar.

Share this Story
  • Noticias

    Vibra África con visita del Papa

    Viaje apostólico por tres países africanos Por: Cristina Alba Michel MOZAMBIQUE –Llegada y promesa El jueves 5 de septiembre llegó el ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Viven adolescentes un Congreso ¡de película!

Derroche de talento en el XXII Congreso Católico ...

Anuncio