Noticias

Llevan el Congreso para Mujeres al CERESO

¡Una experiencia liberadora, renovadora!

Por: Liliana Madrid

Mi Casa CEDRE, junto con la Pastoral Penitenciaria, el pasado 3 de agosto tuvimos la gracia de entrar y acompañar a nuestras hermanas internas en el Centro de Readaptación Social (CERESO) de la ciudad de Chihuahua, llevando hasta ellas el Congreso Católico para Mujeres con el lema “¿Qué quieres que haga por ti? Maestro, que vea” (Mc 10,51).

Dicho congreso fue una inigualable oportunidad de vivir un encuentro bajo la misericordia de Dios, mediante los sacramentos de Reconciliación y la Eucaristía, con el acompañamiento e intervención del Pbro. Horacio Quiñones de la parroquia San Juan Bautista, quien en la homilía les recordó que se ayudaran, fueran fraternas y se hicieran menos pesada su estancia mediante la caridad que Jesús nos enseña.

Se pidió perdón por la indiferencia social y eclesial que en ocasiones ellas han vivido en sus distintas realidades. Después, en el desarrollo del Congreso, se les invitó a reflexionar y recordar el amor que Dios les tiene. También tuvieron momentos para rememorar sus historias de vida y así identificar heridas personales y familiares para permitir que el Señor sane y obre en ellas; y reconocieron los distintos mantos (dinero, poder, materialismo, protagonismo, vanidad, avaricia, pereza, intelectualismo, adicciones, etc.) que, como al ciego de Jericó, a veces les impiden encontrarse con Jesús.

Nos alegró observar la atención con que se dispusieron a escuchar los  testimonios de otras mujeres que también han atravesado por dificultades, ya sea como madres responsables de familia, como esposas que sin querer quedan involucradas en situaciones ilegales de sus esposos o como mujeres que pasan por dificultades normales de vida.

El reencontrarse con el modelo perfecto de mujer que es María y con el verdadero amor que es Jesucristo Sacramentado en la Hora Santa, fue una experiencia liberadora, renovadora, que reconfortó sus vidas y que muy probablemente ayudará a enfrentar sus miedos y soledades, para así seguir haciéndose más responsables de sus propias vidas y decisiones, realizando cambios concretos desde ya, no obstante su reclusión.

No pudieron faltar los momentos para alabar, orar y meditar la Palabra de Dios, que siempre es alimento para el alma. Y, al final del congreso, llenó de esperanza escuchar sus testimonios:

“Estando afuera me negaba a asistir a la iglesia, a retiros; estando aquí no tuve a dónde correr… Lo que viví hoy, lo agradezco; y al salir me comprometo a dar testimonio del amor de Dios”.

“Haber encontrado la fortaleza en el rezo del santo Rosario dio alivio a mi corazón; invito a las demás compañeras a que se unan en nuestra capilla y experimenten la paz que la oración me ha brindado”.

Un gran regalo para todo el equipo fue contemplar sus rostros esbozando una sonrisa o rodándoseles lágrimas de alegría y esperanza, que fueron signos del compromiso de salir adelante, abrazándose de Jesús, confiándose a la intercesión de María.

Agradecemos a Dios y a nuestra Madre por la bendición de haber vivido en el CERESO un primer Congreso Católico para Mujeres. Oramos por las necesidades de cada una de nuestras hermanas, por los colaboradores y por aquellas que con todo el amor y generosidad apoyaron con su oración o de distintas formas para sostenerlas.

Share this Story
  • Noticias

    Llevan el Congreso para Mujeres al CERESO

    ¡Una experiencia liberadora, renovadora! Por: Liliana Madrid Mi Casa CEDRE, junto con la Pastoral Penitenciaria, el pasado 3 de agosto tuvimos ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Concluye con más voluntarios campaña “40 Días por la Vida”

La próxima será en Cuaresma Por: Cristina Alba ...

Anuncio