Miscelánea

La triple ministerialidad en el Diaconado

Diáconos y Misioneros

Por: Diác. Xavier Hurtado Licón

Con respecto al diaconado permanente, el Documento de Aparecida expresa lo siguiente: “Algunos discípulos y misioneros del Señor son llamados a servir a la Iglesia como diáconos permanentes, fortalecidos, en su mayoría, por la doble sacramentalidad del matrimonio y del Orden”. En cuanto al ministerio, subraya: “…son ordenados para el servicio de la Palabra, de la caridad y de la liturgia, especialmente para los sacramentos del Bautismo y del Matrimonio; también para acompañar la formación de nuevas comunidades eclesiales, especialmente en las fronteras geográficas y culturales, donde ordinariamente no llega la acción evangelizadora de la Iglesia”.

1. Diaconía de la Palabra: El diácono es proclamador de la Palabra, ministro de la Palabra, responsable de la homilía y catequesis, misionero.

Debe transmitir la Palabra de Dios en su ámbito profesional o de trabajo, ya sea con palabras o con su presencia activa en los lugares en que se forma la opinión pública. De este modo “es maestro, en cuanto proclama e ilustra la Palabra de Dios”.

2. Diaconía de la Liturgia: Es ordenado para servir en calidad de ministro a la santificación de la comunidad cristiana, en comunión con el Obispo y los presbíteros.

En sus funciones ayuda al Obispo y a los presbíteros en las Celebraciones, es ministro del Bautismo, con la debida facultad preside la celebración del Matrimonio fuera de Misa e imparte la bendición nupcial en nombre de la Iglesia. Así, es “santificador, en cuanto administra el sacramento del Bautismo, de la Eucaristía y los sacramentales, participa en la celebración de la Santa Misa en calidad de ‘ministro de la sangre’, conserva y distribuye la Eucaristía”.

Se le puede confiar la Pastoral Familiar y la de Enfermos, presidir las Exequias, es ministro de los Sacramentales y le obliga celebrar la Liturgia de las Horas.

3. Diaconía de la Caridad: Son servidores del pueblo de Dios, del servicio de la Caridad y la administración de los bienes. Dicha función “comporta también un oportuno servicio en la administración de los bienes y en las obras de caridad de la Iglesia”; por tanto, pueden ser elevados a ciertos cargos diocesanos como el oficio de ecónomo o consejero para asuntos económicos o de Pastoral.

Fuentes:

-Congregación para el Clero (1998). Directorio para el Ministerio y la Vida de los Diáconos Permanentes, nn. 22-39.

-Conferencia del Episcopado Mexicano (2014). Directorio para el ministerio y la vida de los Diáconos Permanentes en México, nn. 28.34-76.

-V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (2007). Documento de Aparecida, n. 205.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Confiados al Corazón de Jesús, preparémonos para el regreso

  Dos mil trescientas y una ediciones van ...

Anuncio