Editorial

Jornada del Migrante

Hasta el año pasado, era común que la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado se celebrara en enero. A partir de este año, la Iglesia celebrará universalmente esta jornada el último domingo de septiembre, que corresponde a la fecha de la presente edición. Desde mayo el Papa Francisco envió el usual mensaje bajo el título: “No se trata sólo de migrantes”. Hoy reproducimos en estas páginas su gran enseñanza, pues el de los migrantes es un problema que nos involucra a todos.

Con las medidas más cerradas que han tenido las autoridades del vecino país del norte, aunado ello a las crisis manifestadas en países de América Central y del Caribe, México es ya considerado no solamente un territorio de tránsito para muchos migrantes, sino que son miles los que han decidido quedarse y establecerse en esta tierra como en su nuevo hogar. Los vemos en los cruceros de nuestras principales avenidas, casa por casa pidiendo comida o dinero para comprarla. Ya no necesitamos ir hasta las vías del tren para darnos cuenta de su presencia entre nosotros.

Antes era usual que viéramos a hombres solos, caminando con su mochila y su ropa desgastada; ahora son familias enteras las que sufren esta situación, parejas jóvenes cargando a sus hijos menores, muchos bebés que necesitan de alimentación adecuada para su óptimo desarrollo.

Sí que podemos hacer mucho por ellos, pues esta Jornada del Migrante es una invitación a sentirnos parte de su vida diaria, de compartir con ellos lo que tenemos, sea mucho o poco; los migrantes son nuestros hermanos porque son personas iguales a nosotros en su dignidad y se merecen todo nuestro respeto, así como en la medida de lo posible, nuestra ayuda.

El Papa nos hace la invitación a ayudarles, él mismo pone el ejemplo cada vez que puede. Hace presencia junto a los migrantes y a los refugiados desde el inicio de su pontificado, a través de los viajes que realiza: Lampedusa en Italia y Ciudad Juárez en México, son ejemplos de paso de miles de migrantes, y ahí ha estado el Pontífice. Oremos por ellos, pero que también sientan esa oración y cercanía a través de la ayuda que les podamos brindar.

En esta Iglesia diocesana existe una pastoral que busca cumplir esos objetivos, es la Dimensión de la Movilidad Humana o Pastoral de Migrantes. Su sacerdote coordinador es el P. Marco Antonio Estrada y la coordinadora laica Linda Flores. Es común que en la sección de Avisos de la Comunidad aparezca el siguiente texto: “Pastoral de Migrantes. Si quieres ayudar a nuestros hermanos en situación de calle o inmigrantes (hombres, mujeres y niños), te invitamos a orar y hacer llegar tu ayuda: calcetines, ropa interior nueva (de hombre y mujer), agua embotellada, artículos de higiene personal y todo tipo de alimento no perecedero. ¡Vive la caridad! Informes: (614)281-9157, con Linda Flores. Facebook: pastoraldemigranteschihuahua”. HOY, AQUÍ PODEMOS AYUDAR.

Que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
  • Editorial

    Jornada del Migrante

    Hasta el año pasado, era común que la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado se celebrara en enero. A partir de ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

Francisco, Obispo de Roma, párroco del mundo

50º aniversario sacerdotal Por: Luis Efrén Tarango Díaz ...

Anuncio