Es justo y necesario

Carta del Director

Cada vez que vamos a la celebración de la Misa hay un momento, antes de la Consagración, cuando el sacerdote expresa una oración muy peculiar llamada “Prefacio”, que nos prepara para la parte más importante de la Misa.

El Prefacio comienza por lo regular con una aclamación y una respuesta por parte del pueblo; nunca es inventado por el sacerdote celebrante, sino que lo lee del libro de oraciones que tiene en el altar llamado Misal Romano. En una de las aclamaciones el sacerdote dice: “Demos gracias al Señor, nuestro Dios”, y el pueblo contesta: “Es justo y necesario”. Prosigue el sacerdote: “En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación”, etc. Embellece así la celebración con alabanzas al Todopoderoso.

Hoy del Prefacio me permito tomar las palabras “justo”, “necesario” y “deber”, para comunicar a nuestros lectores la decisión tomada en conjunto con el departamento de administración y la aprobación del Sr. Arzobispo, de incrementar dos pesos el precio de este semanario. A partir del 6 de octubre cada ejemplar costará $8 pesos.

Es justo el incremento pues tenemos alrededor de cuatro años y medio del último y resulta ya imposible mantener el precio actual; es necesario pues hoy en día tanto el papel como los diversos insumos han subido de precio y nuestros proveedores han elevado sus costos; amén del mantenimiento de los dos edificios de Notidiócesis, el de las oficinas y el de los talleres donde se produce este semanario. Así mismo, del pago del salario de los empleados que, vale la pena decirlo, no es alto.

Por lo dicho, hoy nos sentimos en el deber de comunicarles a ustedes, amados lectores, esta difícil decisión de incrementar el precio, la cual no hubiéramos querido tomar. Sin embargo, al hacerlo nos responsabilizamos más aún para ofrecerles un contenido de calidad y veraz, con información actual y comentarios de noticias de nuestra Iglesia local y de la Iglesia universal, una sólida formación en la fe y, sobre todo, seguiremos apostando por el anuncio del Reino, con palabras que los acerquen más a ustedes y en lo posible a todos los bautizados alejados. Les pedimos su oración, para que Dios nos ayude a afrontar las situaciones de cada día.

Por mi parte, de nuevo me pongo a sus órdenes para servirles en este gran medio de comunicación social, este excelente “vehículo de evangelización”, como lo ha dicho en varias ocasiones Monseñor Constancio Miranda.

Dejo a ustedes un afectuoso saludo.

Luis Efrén.

Share this Story
  • Carta del Director Editorial

    Es justo y necesario

    Carta del Director Cada vez que vamos a la celebración de la Misa hay un momento, antes de la Consagración, cuando ...
Load More Related Articles
Load More In Carta del Director

Check Also

El futuro de la Iglesia

Solemnidad de la Inmaculada Concepción Por: Cristina Alba ...

Anuncio