Reportajes

El aborto provocado

Retazos de una Conferencia de Bioética (parte III)

PERSPECTIVA ANTROPOLÓGICA Y BIOÉTICA

I) Según el estatuto biológico del embrión humano

Afirma el estatuto biológico del embrión humano que, desde la concepción, es un ser de la especie humana y por eso es ilícito manipularlo o destruirlo. Quienes manipulan y destruyen embriones con fines experimentales, atentan contra la dignidad de la vida humana lo mismo que quienes promueven, practican o incitan el aborto provocado.

Según dicho estatuto, las características de un individuo de la especie humana son:

a) Individualidad. Con la fecundación [o concepción] nace un individuo, surge una novedad biológica diferente a papá y mamá.

b) Especificidad. Dicha novedad biológica pertenece a una especie, la humana.

c) Unidad. Este nuevo todo, compuesto de partes organizadas, tiene un centro coordinador.

d) Autonomía. Todo el desarrollo, de principio a fin, es autónomo: el embrión se desarrolla por sí mismo.

e) Coordinación. El embrión coordina todo su desarrollo.

f) Continuidad. Significa que no hay saltos durante toda la vida. Es decir, el embrión siempre es el mismo en el continuo proceso de su existencia.

g) Gradualidad. Atraviesa por distintas etapas (cigoto, embrión, recién nacido, niño, adolescente, etc.).

II) Según el estatuto ético del embrión humano

Tenemos que:

a) El cigoto es el inicio de un nuevo ser humano.

b) Por ser humano, el cigoto (embrión) es una persona en acto y no en potencia. No se puede tener potencia si no hay un acto. Es decir, el cigoto desarrollará todo lo que por ser humano puede desarrollar, mas no porque todavía no pueda, deja de ser quien es.

c) Existe en el cigoto la unidad sustancial materia-alma, decisiva en el caso del hombre pues condiciona todo su ser. ¿Cuándo se infunde el alma? Responde Aristóteles (384 a.C): “Cuando la materia está dispuesta se infunde el alma”. Luego, el alma es creada e infundida sólo para esa específica materia. Luego es el alma la que condiciona todo el ser. Lo entendemos con los gemelos idénticos; cada cual tiene su temperamento, su carácter, etc., aunque sean igualitos físicamente. También en cada uno de ellos se cumple lo de “único e irrepetible”.

d) Llamar al ser humano “persona” significa reconocerle un estatuto de sujeto y no de objeto. Pasemos al tema:

ABORTO PROVOCADO

Visto lo anterior comprendemos mejor la malicia del aborto. “Interrupción del embarazo” es una frase bonita para hacerlo aceptar.

El aborto provocado es la libre intervención del hombre sobre el embrión humano -persona humana- para matarlo.

1. Clasificación del aborto provocado

a) Aborto terapéutico: bajo el supuesto de que peligra la vida de la mujer embarazada.

El principio terapéutico legítimo dice: “es lícito intervenir en una parte enferma para sanar el resto del cuerpo”. Matar al embrión NO es actuar sobre la parte enferma, por tanto, eliminarlo no dará salud a la mujer embarazada.

La verdadera terapia es eliminar la enfermedad. Así, el médico ante una mujer embarazada con alguna enfermedad o condición patológica, debe tratar de salvar dos vidas. Si se esfuerza en ello, y uno de los dos muere, no hay implicación ética. Pero eliminar al embrión intencionadamente es malo e ilícito porque el embrión no es una enfermedad. Además, ante los avances de la ciencia médica, son prácticamente nulos los casos en los que fuera totalmente necesario eliminar al bebé no nacido.

b) Aborto eugenésico: se llama así cuando mediante el diagnóstico prenatal se presume que el bebé porta anomalías o malformaciones congénitas. Destaquemos dos detalles:

-Malformaciones y anomalías congénitas, enfermedades o condiciones genéticas o congénitas, no privan de su dignidad y derechos al embrión ni a ningún ser humano que las sufra.

-El diagnóstico prenatal se equivoca. Señalo el reciente caso de una chica -Anna Valle- a cuya madre, Marisa Ferrante, le ofrecieron el aborto eugenésico porque su bebé era “un monstruo” de malformaciones. Marisa se negó. Anna llegó a ser Miss Italia.

c) Aborto por violación: Veamos estos datos importantes:

-El 98% de los abortos provocados se practican como método de control natal o para ocultar un embarazo no deseado.

-Sólo 2% de los abortos provocados se deben a casos de violación. (Según el Instituto Alan Guttmacher, miembro semiautónomo de Planned Parenthood).

-En los verdaderos casos de violación, todo mundo da por hecho que las mujeres violadas que resultaron embarazadas desean un aborto. Esto no es así. Uno de los estudios más importantes sobre este tema es el de la Dra. Sandra Mahkorn, quien encontró que 75-85% de las mujeres violadas y embarazadas eligieron contra el aborto (1).

Aproximadamente el mismo porcentaje de mujeres violadas y embarazadas cree que un aborto sería una segunda violación. Algunas creen que la vida de sus hijos tiene un propósito especial que ellas desconocen. Además, haber sufrido tan gravísima violencia incrementa su sentido del valor de la vida humana y su respeto por la vida de otros: por ello consideran repulsivo matar a su propio hijo. Muchas creen firmemente que si superan el embarazo triunfarán sobre el violador, demostrarán que son mejores que él.

-El aborto provocado tras una violación, suscita en las mujeres víctimas los mismos sentimientos que la violación: culpabilidad, depresión, sensación de estar “sucia”, asco y resentimiento contra los hombres y las manifestaciones físicas de amor de pareja, etc. Dichos sentimientos se duplican si les practican un aborto. Consideremos: las secuelas emocionales del aborto duran siempre, no así las de la violación.

-En las mujeres embarazadas por violaciones incestuosas esto no es distinto, sí es más fuerte: las mujeres no desean el aborto, porque tener a su hijo sacará a la luz lo que está sucediendo, y esperan así liberarse de ello (Cf. The Post-Abortion Review 2(1). Winter 1994. Copyright 1994 Elliot Institute).

-Una violación no justifica el aborto. El aborto nunca es el mal menor, siempre es el mayor porque se arrebata su derecho a la vida a una persona inocente e indefensa y se daña por segunda vez a la mujer violada.

d) Aborto psico-social

Se refiere a las dos causas más frecuentes de aborto provocado:

-Embarazos no deseados.

-Aborto como método de control natal.

2. Métodos abortivos

Antes de las 12 semanas, por succión; de 12-14, curetaje (cucharilla afilada); 16 semanas en adelante, dilatación y evacuación (en pedazos); 16 semanas en adelante, por solución salina (quema al bebé). Último trimestre, histerectomía: se abre el útero, se saca al bebé y se le deja morir. Capítulo aparte de crueldad es el “aborto por nacimiento parcial”.

Reseña: Cristina Alba Michel

(1) Mahkorn (1979). “Pregnancy and Sexual Assault”, The Psychological Aspects of Abortion, eds. Mall & Watts, Washington, D.C., University Publications of America, pp. 55-69.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Reportajes

Check Also

Evangelizar, a tiempo y destiempo

Notidiócesis presenta su edición digital del 24 de ...

Anuncio