Miscelánea

Un libro para conocer a Jesús

Por: Redacción

El sábado 10 de agosto, en el marco del encuentro Mensajes de Amor para las familias de Chihuahua, Monseñor J. Manuel López Fernández presentó su más reciente obra titulada: Un hombre llamado Jesús II.

A continuación, una reflexión inspirada en este buen libro:

1. “Sólo en Cristo, Dios hecho hombre, la historia entra en una fase de salvación universal. Todo esto no fue una comprensión a primera vista; paso a paso, los cristianos fueron descubriendo todo el significado de confesar su fe en Cristo”, dice el P. López. Y efectivamente, la Iglesia ha confesado desde la era apostólica que Jesús es el Señor para gloria de Dios Padre. ¿Y cuál es la gloria de Dios, sino el hombre vivo?, dice San Ireneo, a lo que San Juan Pablo II añade que “la vida del hombre consiste en la visión de Dios. Y ver a Dios significa ser transfigurados en Él” (Audiencia abril 5, 2000).

2. Confesar que Jesús es el Señor involucra la vida entera, pues ¿cómo podría ser transfigurado quien no ora, no adora, no se comunica ni se encuentra nunca frente a aquel a quien sus labios llaman Señor? “No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo”, dijo Jesús mismo. “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre? Entonces Yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal'” (Mt. 7,21-23).

3. No basta confesar con los labios. Necesitamos entrar en el conocimiento de Jesús, seguirlo, conocerlo, imitarlo y amarlo. Entender que Él vino a cumplir la voluntad del Padre y que a nosotros nos toca lo mismo. Los santos lo comprendieron, pero encontraron la manera más sencilla de hacerlo, convirtiéndose en amigos del Señor, entrando en comunión con Él, encontrándose con Él a diario en la oración, la adoración, la Eucaristía y el prójimo. Los santos han vivido y viven en carne propia la Eucaristía adorándola, recibiéndola y practicándola mediante hacerse Eucaristía para los demás, algo vital, porque “muchas personas -dijo alguna vez el padre Raymundo Tristán- lo más cerca que estarán de la Eucaristía somos tú y yo”.

4. ¿Quién es Éste, vivo en la Eucaristía, capaz de transfigurar la vida de sus amigos y a través de ellos el mundo? “¿Quién dicen ustedes que Soy Yo?”, pregunta Jesús. Responde el padre López: Jesús no es un personaje “envuelto en fantasías y vaguedades… no es un romanticismo piadoso… no es una imagen”. Jesús “lo es todo. Es la verdad por creer y confesar, es el camino por andar y la luz que rompe todas las tinieblas que aprisionan el mundo y sus hombres”; Él “es el Hombre con mayúscula, es el Hijo de Dios que se abaja”. Por tanto, la Eucaristía es lo más grande que tenemos aquí en la tierra después del Bautismo que nos selló con el Espíritu de Cristo. ¿Y no nacieron ambos del corazón traspasado del Señor?

5. A través de la historia humana y de nuestra historia personal y eclesial, a fuerza de apropiarnos su imagen en lugar de dejarnos poseer por Él, hemos achicado al Señor en nuestra vida y en la vida de los demás. Por eso -dice Monseñor López- es bueno profundizar las “pretensiones mesiánicas” de aquel joven galileo. Conocerlas para recordar todo lo que le debemos y el todo que Él es; recordar que su amor, ternura, paciencia, entrega y corazón traspasado para darnos la vida, no nos otorgan el derecho de disminuirlo, postergarlo, dejarlo a un lado como a un tipo molesto que nos llama un día sí y otro también. Al contrario, su paciencia y misericordia deben movernos con mayor confianza a hacerlo Señor de nuestra vida que Él pagó con su sangre y rehízo por el Bautismo.

6. ¿Qué decía Jesús de Sí mismo? Él se presentó como el Legislador definitivo, el Templo verdadero, el Señor del sábado. Se puso en igualdad al Dios de la Alianza cuando le dijo a Felipe: “quien me ve a Mí ve al Padre”. Dijo y actuó como Dios es Amor, Camino, Vida y es Verdad. Sus “pretensiones” escandalizaron en su tiempo, y siguen escandalizando hoy, tal vez porque quisiéramos un dios que se presentara como supremo dictador que barriera con fuego del cielo a sus enemigos, ejerciera plenamente el poder mundano y quitara de en medio a los que nos caen gordos, en vez de perdonarlos y tenerles paciencia.

7. Aún no aceptamos que su nombre y misión sean Misericordia, que por eso Él perdona siempre a los pecadores arrepentidos, los toca, convive con ellos, vive entre ellos y más aún, se confunde con ellos. Jesús, el rostro humano de Dios que escandaliza a muchos, es el TESTIGO VIVIENTE de ese amor misericordioso de Dios porque Él mismo es Dios. Por eso exige con justicia un seguimiento radical de su persona, lo cual no conseguimos hacer sino a pedacitos, por momentos, en ciertas circunstancias y bajo ciertas condiciones.

8. Por esa verdad Él dio testimonio, ¡con su vida y su muerte de cruz!, para convencernos de que, lo que Él dice es tan verdadero, tan serio y tan grande, que valió la pena sellarlo con su crucifixión y demostrarlo con su resurrección.

9. Cruz y Resurrección son el verdadero acto triunfal de Aquel que no ha sido sobre todo víctima de sus circunstancias o del odio, sino Cordero entregado libremente por amor a la voluntad del Padre y a la salvación de los hombres. De ese modo el Señor Jesús asumió, dominó y venció la muerte convirtiéndola en la puerta de la vida verdadera para cada creyente en Él y demostrando que el verdadero triunfo se consigue siguiéndole a Él y aceptándolo con plena confianza como Señor en la vida y en la muerte.

10. Debemos conocer a Jesús, y sobre todo, mediante un acto libre de fe y de confianza en Él, morir con Él y dejar que su Resurrección irrumpa continuamente en nuestra historia, la sorprenda y la transfigure.

Todo esto y más podemos encontrar en una obra que sin duda, es una vivencia del autor, de la opción que él ha tomado por la persona de Jesús, iluminada por la luz de la oración, de la adoración y de la investigación.

Share this Story
  • Miscelánea

    Un libro para conocer a Jesús

    Por: Redacción El sábado 10 de agosto, en el marco del encuentro Mensajes de Amor para las familias de Chihuahua, Monseñor ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Pastoral Educativa presenta libro de la CEM

“Educar para una nueva sociedad” Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio