La Iglesia en las Periferias, Reportajes

Nueva parroquia “Beata Concepción Cabrera”

La Iglesia en las Periferias

Por: Patricia Carrillo Gómez

En el año 2016, en una comunidad ubicada al centro-oriente de Chihuahua capital, en las inmediaciones del fraccionamiento Romanzza, en un pequeño cerrito, se erigió la capilla Mater Amabilis, donde seis matrimonios buscaron evangelizar  por medio de diferentes ministerios a sus vecinos.

Al ser ésta una colonia en visible crecimiento y que mes con mes muchas más familias se asentaban en dicho lugar, optaron por acercarse a la parroquia que les correspondía: María Auxiliadora, para pedir apoyo e iniciar con catequesis infantil y otros ministerios. Sólo tenían celebraciones de la Palabra los sábados por la tarde y esos mismo matrimonios realizaban todas las funciones de liturgia, aseo y  todo lo que se llegara a necesitar. Se congregaban bajo una lona sostenida por cuatro postes, pero querían motivar a las familias a hacer comunidad, para que no se fueran a otros templos; además, muy poca gente sabía que en ese cerrito se estaba edificando un templo católico.


Capilla Mater Amabilis será el templo parroquial.

Iniciaron el catecismo con muy poquitos niños con los niveles de kínder, primero, segundo, tercero y especial, soportando vientos, lluvias y frío. Ese año abrieron Diseño de Primera Comunión en Familia ya que los niños crecían en su fe. Al ver las condiciones para impartir el catecismo, se movieron a buscar recursos por todos lados. Los seis matrimonios se organizaron y por las noches, después del trabajo de sus esposos, batían cemento para poner un piso… ¡estaban felices de haber logrado ese primer paso para mejorar su comunidad! Al siguiente sábado, bajo esa carpa pero ya con un firme bajo sus pies, dieron catecismo y tuvieron la celebración.

La comunidad sabía que tenían que dignificar más su lugar de culto y acudieron al templo parroquial que estaba remodelando, para solicitar las láminas que iban quitando de su techo y poder usarlas en el propio; también les donaron unos polines. Siguiendo la misma dinámica con sus familias, por las noches se daban a la tarea de ir armando la techumbre.

Quien comparte estos relatos platica que en octubre de ese año hubo una helada muy fuerte, unas vocecitas de kínder les dijeron: “Catepista quengo fío”, y así se organizaron nuevamente con gente de buena voluntad para conseguir blocks, ya que un par de laicos comprometidos se habían ofrecido a levantar paredes para ese techo. A veces querían llevarlos a sus casas, pero estaban convencidos de que si se movían, podían perder el sentido de comunidad que estaban forjando en los vecinos. Además era un gran gusto y se quitaban un peso enorme, al saber que ya no iban a tener que mover las bancas y sillas como lo hacían antes y después de cada reunión o celebración.

Ocho por ocho metros cuadrados era lo que albergaba a esa comunidad que, cobijada ya de las inclemencias del clima gracias a esas paredes, crecía cada vez más.

En 2017 comenzaron las pláticas cuaresmales. Había ya más ministerios: liturgia, catequesis infantil, rezo del Rosario y la Misa sabatina con el “templo” lleno.

Con emoción y lagrimas en sus ojos, la persona que compartió toda esta experiencia prefirió omitir su nombre y, con gran entusiasmo, platicó que en 2018 Dios había escuchado todas las súplicas y ruegos, pues llegó un diácono para brindarles apoyo y formalizar los ministerios.

La pequeña capilla ha ido avanzando en todo sentido gracias a la buena voluntad de muchos laicos comprometidos. En la actualidad cuentan con su templo, una pequeña sacristía y una bodeguita. Mostraron el proyecto que tienen para seguir creciendo, adaptando la construcción ya hecha, para no desperdiciar nada y aprovechar al máximo el recurso que tanto les costó reunir.

“Cuando llegaron los Misioneros del Espíritu Santo nos llenamos de gozo por la gran ayuda que vienen a brindarnos. Toda la comunidad acogió fraternalmente al primer sacerdote que llegó a la comunidad y después nos dio la feliz noticia: ¡seremos la primer parroquia en todo el mundo que llevará el nombre de Concepción Cabrera!”, dijo con gran alegría la encargada del templo.

La comunidad se organizó para buscarles una casa a los tres sacerdotes que llegaron para atender a esta nueva parroquia que tendrá a su cuidado dos comunidades más: San Marcos y Santa Cecilia.

Hoy están a la espera de que el próximo 15 de septiembre se erija la nueva parroquia “Beata Concepción Cabrera (Conchita)”, en celebración presidida por el Sr. Arzobispo a la 11 de la mañana, y seguirán trabajando por hacer crecer a toda la comunidad en la fe, esperanza y caridad.

Ministerios y grupos

-Lunes y miércoles 7pm: Revisión de vida matrimonial; (614)284-0294 y 370-2660.

-Martes 7pm: Escuela Bíblica de Emaús; (614)383-1875.

-Jueves 6pm: Liturgia.

-Viernes 5:30pm: Grupo de adolescentes y jóvenes “Monte Horeb”; (614)462-9758.

-Sábados: Catecismo 3:30pm, Rosario 5:20pm y Misa 6pm.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In La Iglesia en las Periferias

Check Also

Pastoral Educativa presenta libro de la CEM

“Educar para una nueva sociedad” Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio