Dos Culturas, Miscelánea

¡No te metas con mis hijos!

Dos Culturas

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

046, ¿bueno?

El lunes 5 de agosto la Suprema Corte ¿de Justicia? de la Nación avaló -y es nada bueno- la Norma Oficial Mexicana (NOM) 046-SSA2-2005. Calladitos, calladitos, lo hicieron. Así que como ven, 046 no es una nueva clave lada, sino una nueva modalidad de amparar delincuentes y desproteger a las víctimas. Además, se presta para presionar a los objetores de conciencia aunque llama a respetarlos.

Esta norma ORDENA a todos los hospitales públicos del país interrumpir los embarazos que se atribuyan a una violación, sin necesidad de que la víctima denuncie antes este delito ante el Ministerio Público (MP).

Primero: ninguna institución de salud podrá negarse a realizar esta práctica, TODAS están obligadas por Ley a matar a un ser humano no nacido concebido SUPUESTAMENTE en un acto de violación a una niña o mujer.

Segundo: al no ser necesario denunciar el delito ante el MP, puede ocurrir que la violación no sea una violación; puede ocurrir que, si en verdad es una violación, la víctima quede expuesta a más violaciones incluso por el mismo sujeto, sin ninguna consecuencia para él.

Tercero: en el caso de que el violador sea el padre, el padrastro, el tutor, las menores de doce años quedarán expuestas a que ellos mismos las lleven a abortar porque la solicitud de aborto se ha de llevar -en el caso de las niñas de estas edades- por conducto del padre, la madre o el tutor. ¡Cuántas veces, en estos casos, las mismas madres están enteradas de los abusos que sufren sus hijas a manos de sus padrastros, padres, tutores o parejas en turno de las madres!

Cuarto: aunque la Norma establece que “Se deberá respetar la objeción de conciencia del personal médico y de enfermería encargados del procedimiento”, también establece que “Para los efectos establecidos en el numeral 6.4.2.7, las instituciones públicas de atención médica, deberán contar con médicos y enfermeras capacitados no objetores de conciencia”. Esto se prestará -conocidas ciertas prácticas corruptas- a discriminación del personal no objetor, a penalizaciones, a no contrataciones e incluso a despidos. ¿Les suena difícil de creer? A mí no. Por menos han corrido a varios.

Y por supuesto, cualquier mujer podrá decir que fue violada aunque no sea verdad. ¿Y quién la va a contradecir?

¡No te metas con mis hijos!

Se ha hecho muy conocida la frase que titula este pequeño párrafo. Nació en el Perú, de grupos de padres de familia que no quieren que a sus hijos, en las escuelas, les enseñen la ideología de género. ¡Bien, por esos padres peruanos y otros mexicanos que en Querétaro y otros estados están luchando por sus hijos contra esta colonización ideológica!

Sin embargo, me he puesto a pensar que: Tantos impresentables no se meterían con los hijos de otros, si los padres de esos niños y jóvenes estuvieran presentes, se metieran, se comprometieran, fueran padres de tiempo completo. Si los padres se amaran entre sí; si educaran a sus hijos con disciplina y con cariño. Si no los abandonaran de tantas formas. Si no dejaran a sus hijos en cuidado de las nanas electrónicas. Si no fueran ellos mismos esclavos de la pereza, del consumismo, de la ley del menor esfuerzo, de la incoherencia entre las palabras y las acciones. Si ejercieran el amor e hicieran cumplir unas cuantas reglas y obligaciones para irlos convirtiendo desde su primera infancia en buenos ciudadanos. Si los papás y mamás católicos y otros creyentes les inculcaran, con el propio ejemplo además de las palabras, los valores y el amor, el respeto y el cuidado por el prójimo y por la creación.

En efecto, no dejes que otros se metan con tus hijos, pero ¡involúcrate tú!

Ojalá

Defender la vida es algo natural en el ser humano. O, al menos, lo era. Hoy parece increíble que se esté discutiendo si está bien o está mal despedazar a un bebé dentro del útero materno. Me impactó fuertemente un video que en los Estados Unidos está dando la vuelta, en el que muestran el procedimiento de un aborto. Es verdad que al verlo muchas personas cambian de parecer y los que estaban a favor del aborto se vuelven decididos defensores del derecho a la vida de todo ser humano. Pero algo está muy mal, para que deba convencerse a la gente a punta de ver derramamiento de sangre inocente.

Además, resulta muy peligroso. Sí, porque el ser humano se adapta, a todo se acostumbra. El umbral de tolerancia que se tiene por la muerte cruenta del prójimo es demasiado alto y cada vez el hombre tolera escenas más crueles.

Ojalá que no, ojalá que sea una mala apreciación mía. Ojalá que toda la sangre derramada por todos los seres humanos violentados, sea semilla de bondad, de inocencia, de benevolencia, de amor, de solidaridad, de ayuda, de empatía, de necesidad de hacer algo para bien de los más débiles. Ojalá que esa sangre haga germinar decididos y valerosos defensores de la vida humana, de toda vida humana desde su comienzo hasta su fin natural y bajo cualquier circunstancia. Ojalá se tome conciencia del enorme valor y dignidad de cada vida humana, de cada ser humano, sin importar su sexo, su edad, su raza, su religión, su nacionalidad. Ojalá se respetara la libertad de los padres, de las familias, de las conciencias. También eso pertenece a la dignidad de la persona humana que ningún Estado o Autoridad tiene derecho a arrebatarle.

Share this Story
  • Reportajes

    El aborto provocado

    Retazos de una Conferencia de Bioética (parte III) PERSPECTIVA ANTROPOLÓGICA Y BIOÉTICA I) Según el estatuto biológico del embrión humano Afirma ...
  • Dos Culturas Miscelánea

    ¡No te metas con mis hijos!

    Dos Culturas Por: CRISTINA ALBA MICHEL 046, ¿bueno? El lunes 5 de agosto la Suprema Corte ¿de Justicia? de la Nación ...
  • Noticias

    “Ha valido la pena por una sola mujer que no ha abortado”

    Jorge Serrano, perseguido por ser pro-vida Por: KAREN ASSMAR DURÁN El líder pro-vida y fundador de los Centros de Ayuda para ...
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

La misión del Bautista

Comentario al Evangelio del III Domingo de Adviento ...

Anuncio