Miscelánea

¡Los migrantes son personas!

Por: Cristina Alba Michel

Una emergencia y una Misa

-En la oración del Papa están Libia, Afganistán, Malí, Burkina Faso y Níger el domingo 7 de julio. Especialmente Libia, donde el 2 de julio se perpetra un ataque aéreo a un centro de migrantes: mueren más de 50 personas, entre ellas seis niños. Hay 130 heridos. El Papa pide oración. “La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves”. Dice llevar en su corazón también a “todas las víctimas de las recientes masacres… en Afganistán, Malí, Burkina Faso y Níger”.

-Celebra Francisco la Santa Misa el lunes 8 en la Basílica de San Pedro. Asisten unas 250 personas: inmigrantes, socorristas y personal comprometido. La Celebración sucede al tiempo que diversas ONG que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo están teniendo problemas con las autoridades italianas que les impiden o intentan impedir desembarcar con las personas rescatadas, las cuales por lo general llegan en malas condiciones de salud física y emocional; por ello a veces se tiran al mar, desesperan por llegar a tierra. Algunos han muerto ante la costa.

-“Que lo que ha sucedido no se repita. Que no se repita, por favor” -pide Francisco el 8 de julio de 2013-. Está celebrando, por los migrantes, su primera misa como pontífice. Desde ese día, ¡cuántas veces se ha repetido la muerte de cientos de personas que, huyendo de las guerras, del terrorismo, de las persecuciones y del hambre, buscan una esperanza de vida! Pero Adán se esconde, “herido por el pecado… es un hombre desorientado -dice el Papa- que ha perdido su puesto en la creación porque piensa que será poderoso, que podrá dominar todo, que será Dios”. Y Caín también se esconde. Huye. No quiere responder por su hermano ni por su sangre. Seis años después, en esta Misa de 2019, Francisco insiste. Su “santa terquedad” sigue llamando a provocar un cambio, una mirada nueva sobre nuestros hermanos, preferencialmente como Jesús, por los pobres. Juan Pablo II -recuerda Francisco- escribe que los “‘pobres’, en las múltiples dimensiones de la pobreza, son los oprimidos, los marginados, los ancianos, los enfermos, los pequeños, y cuantos sean considerados y tratados como los ‘últimos’ en la sociedad” (Vida consagrada, n. 82 ).

-“En este sexto aniversario de mi visita a Lampedusa, pienso en los ‘últimos’ que todos los días claman al Señor, pidiendo ser liberados de los males que los afligen. Son los… engañados y abandonados para morir en el desierto… los torturados, maltratados y violados en campos de detención… los que desafían las olas de un mar despiadado… ¡Son personas!”.

Cada día muere un niño migrante

-Un migrante es cualquier persona que se desplaza a través de una frontera internacional, o dentro de un país, fuera de su lugar habitual de residencia. Lo hace independientemente de su situación jurídica, del carácter voluntario o involuntario de su desplazamiento, de las causas que lo provocaron y de la duración de su estancia.

Los refugiados son quienes huyen de conflictos armados o de la persecución. El mayor número de desplazamientos forzados sucede hoy.

-La segunda guerra mundial provocó 40 millones de desplazados y refugiados. Actualmente casi 71 millones de personas en todo el mundo se ven obligadas a abandonar su hogar por guerras y persecuciones: 40 millones son desplazados en su propio país y el resto son refugiados en otro. De estos últimos, más de la mitad tiene menos de 18 años.

Existen diez millones más a quienes se ha negado una nacionalidad y el acceso a los derechos de educación, sanidad, empleo y libertad de circulación: están “prisioneros” en centros de detención.

-Todos los días muere un niño migrante. Según la ONU son 1600 los que, de 2014-2018, han fallecido o desaparecido. ¡Muchos casos no son registrados!: “La falta de datos sobre las edades, características y vulnerabilidad de los niños migrantes desaparecidos genera una grave brecha en materia de protección. Es muy difícil crear programas y políticas para protegerlos”.

Dos tercios de las víctimas del Mediterráneo continúan desaparecidas. Son datos del período 2014-2018, durante el cual la ONU contó 32 mil muertos, más de la mitad en ese mar.

Huyendo de la persecución en Myanmar, personas de la etnia rohinya integran la mayor parte de los muertos del sureste asiático.

En la frontera México-EUA el número de muertes se incrementa cada año desde 2014: 1907 en total. Estos datos llegan a pocos días de la muerte en el Río Bravo de un migrante centroamericano y su niñita menor de dos años.

-Se firmaron dos pactos en diciembre pasado: uno sobre Migración Segura, Ordenada y Regular; el otro, sobre la atención de los refugiados.

Más de 150 países se reunieron en Marruecos, pero los firmantes ahora se desentienden.

En efecto, los países firmantes están dejando solos a los países que son destino o paso de migrantes. La ayuda es urgente, vital, considerando que según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) cada dos segundos una persona se ve obligada a desplazarse. Los que huyen del hambre no siempre reciben el estatus de refugiados: quedan desprotegidos.

-Los diez principales países de origen son Venezuela, Afganistán, Siria, Iraq, Congo, Eritrea, Nigeria, Pakistán, Irán y Sudán. Del top 50, México ocupa el lugar 39.

Los principales diez países de destino son Perú, Alemania, Francia, Estados Unidos, Turquía, Brasil, Grecia, España, Canadá e Italia. México es el destino número 12 entre 50 países.

En México, como país de tránsito o destino, la Iglesia trabaja. Tanto a través del Servicio Jesuita para los Refugiados y el Servicio Jesuita para los Migrantes, como desde la Conferencia del Episcopado, la Iglesia participa activamente con sus 95 diócesis, diez mil parroquias y más de 130 albergues, más los miles de agentes de pastoral en todo el territorio nacional.

Share this Story
  • Miscelánea

    ¡Los migrantes son personas!

    Por: Cristina Alba Michel Una emergencia y una Misa -En la oración del Papa están Libia, Afganistán, Malí, Burkina Faso y ...
  • Miscelánea

    Migrantes, una crisis sin precedentes

    En busca de horizontes encuentran espejismos Por: CRISTINA ALBA MICHEL El Papa se ocupa bastante de los migrantes “porque es un ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio