“¡Gracias!”, del Papa a los sacerdotes

En tinta china

Por: Luis Efrén

Después de haber pasado algunos días de vacaciones, el equipo que colabora en este medio de comunicación social vuelve con nuevos bríos, descansados de la rutina, aunque nunca cansados del anuncio de la Buena Nueva.

Justo en los días previos al período vacacional nos enteramos de que en la Curia Diocesana se notificó a varios sacerdotes que el Sr. Arzobispo les encomendaba otra misión, otra comunidad. En su mayoría son párrocos que en los próximos días comenzarán una nueva etapa en su vida y en su ministerio.

Algunas personas, enteradas de esto, me preguntaron por qué el Arzobispo cambia a los sacerdotes: sepan, queridos lectores, que es común que cada seis años o cuando las necesidades de la diócesis lo requieran, sean cambiados los párrocos con la finalidad de que exista en las comunidades y en la propia vida de los padres un motivo más para la renovación eclesial, para buscar nuevas formas de evangelizar. Así pues, cuando un sacerdote llega “nuevo” a un lugar, se trata de una experiencia que no se debe desaprovechar, sino al contrario, se le debe sacar el mayor “jugo” posible. Estos cambios son necesarios en la vida de la Iglesia diocesana para ir alentando las formas de evangelizar y así seguir atrayendo a más personas a que conozcan el mensaje de salvación.

Precisamente en nuestros últimos días de descanso, el Papa Francisco envió a todos los sacerdotes del mundo una Carta con motivo del 160º aniversario de la Pascua de San Juan María Vianney, modelo y figura para todos ellos. En su misiva el Santo Padre les agradece el que dediquen su vida entera al llamado que Dios les hizo. Comienza así: “Recordamos los 160 años de la muerte del santo Cura de Ars a quien Pío XI presentó como patrono para todos los párrocos del mundo. En su fiesta quiero escribirles esta carta, no sólo a los párrocos, sino también a todos Ustedes hermanos presbíteros, que sin hacer ruido ‘lo dejan todo’ para estar empeñados en el día a día de vuestras comunidades. A Ustedes que, como el Cura de Ars, trabajan en la ‘trinchera’, llevan sobre sus espaldas el peso del día y del calor (cf. Mt 20,12) y, expuestos a un sinfín de situaciones, ‘dan la cara’ cotidianamente y sin darse tanta importancia, a fin de que el Pueblo de Dios esté cuidado y acompañado”.

Gratitud, ánimo y alabanza son las palabras que el Papa utiliza para hablar a todos los sacerdotes que lo han dejado todo para ser dispensadores de los sacramentos y puentes entre Dios y los hombres.

Por nuestra parte, en la edición anterior presentamos los nombres de todos los miembros del Clero de esta Iglesia diocesana, así como el de las comunidades en donde desempeñan su ministerio sacerdotal. Los invito, hermanos, a seguir orando por ellos, para que sean fieles al llamado y respondan siempre con agrado a las solicitudes del rebaño de Dios.

Que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
  • Editorial En tinta china

    “¡Gracias!”, del Papa a los sacerdotes

    En tinta china Por: Luis Efrén Después de haber pasado algunos días de vacaciones, el equipo que colabora en este medio ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

Viven adolescentes un Congreso ¡de película!

Derroche de talento en el XXII Congreso Católico ...

Anuncio