Miscelánea

Don Constancio, 21 años sucesor de los Apóstoles

Por: Luis Efrén Tarango Díaz

Un día como hoy, 4 de agosto pero de 1998, feligreses de la ciudad de Atlacomulco, ubicada entre serranías del noroeste del Estado de México, se volcaron jubilosos para recibir a quien fue, por once años, su segundo Obispo Diocesano. Atlacomulco, diócesis erigida en 1984 por el Papa San Juan Pablo II, no había tenido en su joven existencia una ordenación episcopal, pues el primer Obispo, Monseñor Ricardo Guízar y Díaz ya venía consagrado como tal; antes había sido obispo auxiliar en Puebla y Aguascalientes.

Fueron centenares los que se congregaron aquel memorable día para participar en una ordenación episcopal, la del P. Constancio Miranda Weckmann, quien hasta el momento de su preconización episcopal fue vicario general de la diócesis de Cuauhtémoc-Madera y párroco de la Co-Catedral de Madera, consagrada al Sagrado Corazón de Jesús. Hasta allá fueron a ser testigos de aquel memorable momento cientos de fieles de la diócesis cuauhtemense, acompañados por sacerdotes y su Obispo, Monseñor Juan Guillermo López Soto. Iban, como decimos acá en el norte cuando a algún padre lo cambian de parroquia, a “entregar” al Padre Chacho, como era conocido en la diócesis, no a una parroquia solamente, pero sí a varias, porque una diócesis es erigida en razón de un conglomerado de parroquias, todas vecinas entre sí, unas más lejanas que otras pero arraigadas en la identidad diocesana, sobre todo, en el amor a la Iglesia y la fe en Dios todopoderoso.

De aquel día caluroso de agosto de 1998 han pasado ya 21 años. El obispo ordenado ese día fue trasladado a otra Iglesia, a esta Iglesia diocesana de Chihuahua hace ya casi una década. Y desde entonces ha enseñado, ha gobernado y ha santificado; pero también ha sido un servidor, con la mirada puesta en el Señor Resucitado, en Cristo que ha vencido la muerte para siempre. Oramos por don Constancio en este día, para que su respuesta a los planes de Dios sea un siempre “sí”, al ejemplo de María, la que dijo “hágase en mí según tu palabra”.

El 4 de agosto de 1998, Mons. Constancio Miranda Weckmann, recién ordenado Obispo toma posesión de su Cátedra. A su lado le acompañan quienes fueron sus ordenantes principales: Monseñor Ricardo Guízar Díaz, arzobispo de Tlalnepantla; Monseñor Justo Mullor García, nuncio apostólico en México y Monseñor Juan Guillermo López Soto, obispo de Cuauhtémoc-Madera.

Mons. Constancio Miranda Weckmann

-Nació el 15 de septiembre de 1952 en Las Cruces, municipio de Namiquipa, Chih. Hijo de Constancio Miranda Orrantia y Elena Weckmann de Miranda.

-Ordenado sacerdote el 30 de septiembre de 1977 para la entonces Prelatura de Madera, hoy Diócesis de Cuauhtémoc-Madera.

-Es licenciado en Teología Moral por la Academia Alfonsiana de Roma.

-Nombrado II Obispo de Atlacomulco el 27 de junio de 1998, ordenado el 4 de agosto siguiente.

-Nombrado IV Arzobispo de Chihuahua el 29 de septiembre de 2009; inició su ministerio episcopal en la Arquidiócesis el 19 de noviembre.

-Recibió el palio arzobispal de manos de Benedicto XVI el 29 de junio de 2010.

Share this Story
  • Miscelánea

    Don Constancio, 21 años sucesor de los Apóstoles

    Por: Luis Efrén Tarango Díaz Un día como hoy, 4 de agosto pero de 1998, feligreses de la ciudad de Atlacomulco, ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio