Artículos, Escala de Jacob

Siempre por María

Escala de Jacob

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

Se dice que el incendio de Notre Dame de París abre la posibilidad de hacer realidad el deseado complejo turístico comercial con miras a las Olimpiadas 2024. Abre, además, otra posibilidad de muy diversa clase, la cual constataremos -ojalá no- cuando se resuelva quién realizará la reconstrucción del techo de la Catedral y cómo.

1. Que el incendio del 15 de abril fue accidental nadie lo cree, aunque sea la versión oficial: primero, porque resulta absurdo según periciales; segundo, porque lo dijeron antes de iniciadas las investigaciones; tercero, porque iniciado el peritaje se prohibió “especular” con el suceso.

Por si fuera poco el incendio ocurre a las puertas de la Semana Santa, enmarcado por una serie de atentados, sucesos vandálicos e incendios de otras iglesias francesas, la mayoría de las cuales están dedicadas a María. Se incendia también la de San Sulpicio, la segunda iglesia más grande de Francia.

¿Recuerdan que dijimos que Francia nació cristiana? Esto inmediatamente luego de caer el Imperio Romano Occidental en el 476, pues el padre de la primera dinastía cristiana francesa, el rey franco Clodoveo, comenzó a reinar en el 481. En ese año, otro de los padres de la Cristiandad o Europa cristiana, apenas contaba un año de edad: San Benito de Nursia.

Así pues, a Francia se le llama con razón “la hija primogénita de la Iglesia”, hija desplazada por la República laica.

2. Según el informe 2016 del Ministerio del Interior francés, los últimos años han sido atacadas tres iglesias por día: 878 atentados, unos 1062 casos de vandalismo que alcanzaron su cenit en el 2017 (Centenario de las apariciones de Fátima). En 2019, misma semana del incendio de Notre Dame, fue dañada por el fuego en hechos no accidentales la Catedral de San Sulpicio el día 17 de marzo pasado (fiesta de San Patricio, el gran evangelizador de Irlanda cuya vida se desarrolla aproximadamente entre el 400-493), y Nuestra Señora el 15 de abril. Esa semana fueron atacadas doce iglesias más: Notre Dame des Enfants en la ciudad de Nimes; Notre Dame, en la ciudad de Dijon y otras. Fuentes francesas oficiales atestiguan que la mayoría de iglesias vandalizadas o siniestradas están dedicadas a Nuestra Señora. Sin embargo, el ataque mayor, el que más daños causó y prácticamente el único al que se dio relieve mediático fue el incendio de Notre Dame de París, corazón de la Francia católica.

3. Este último caso nos ocupa por su fuerte simbolismo. Las llamas comenzaron cuando terminaba la Misa vespertina a las 6:30pm hora local. Sonó la alarma y testigos cercanos escucharon varias explosiones antes de que el incendio fuera visible. Luego de tres meses transcurridos, el expediente de más de mil folios y un centenar de interrogatorios y constataciones no explica qué pasó. Tampoco se quiere decir lo que hoy muchos se preguntan: cómo se va a reconstruir la Catedral para que en cinco años -en 2024, cuando las Olimpiadas en Francia- pueda recibir a millones de turistas. ¡Ya la visitaban anualmente 12-14 millones de personas!

Algunas voces oficiales, como la del presidente Macron -conocido masón-, han hablado de incorporar a la construcción gótica “nuevos valores” que han sido adquiridos a través del tiempo. Lo que calla es a cuáles valores se refiere; en cambio, ha planteado abrir una reflexión sobre la “identidad”. Uno se pregunta si la identidad francesa, la católica, la europea o simplemente “lo que somos hoy”. Así pues, ¿qué es hoy Francia, la primogénita de la Iglesia?

4. El arquitecto español Javier García-Gutiérrez Mosteiro reflexiona: “pronunciamos ‘reconstrucción’ y parece que evocamos, como una jaculatoria, el anhelo imposible de que nos sea restituido el monumento en su estado anterior al incendio, pero puede ser que no todos estemos dando el mismo sentido a esa palabra”. Tendrá razón, puesto que “en la convocatoria ya planean dos criterios, si ‘dotar a Notre Dame de una nueva aguja adaptada a las técnicas y desafíos de nuestra época'”, o reconstruirla como fue diseñada. No es la Flecha el “problema” principal, cuanto el techo en su conjunto. Este reproduce una gran cruz, y en torno a él se manejan supuestos nada católicos: hacer encima un complejo turístico con corredores y tiendas, una gran piscina, un domo invertido que crearía, al interior de la Catedral y prácticamente sobre el altar principal, un signo muy conocido delineado sutilmente por las propias líneas de la Catedral y las líneas del eventual domo: una escuadra y un compás. Se ha lanzado, pues, un “concurso de ideas” y no un concurso de arquitectos. Señala García-Gutiérrez: “lo primero propicia que los participantes intenten destacar con la propuesta de una… imagen llamativa… ‘contemporánea’; en tanto que lo segundo favorece que el arquitecto seleccionado base su actuación… en un conocimiento lo más profundo posible del edificio”. Lo más propio sería buscar al arquitecto capaz de “dialogar con el edificio sin precipitación”, pero no parece que ello vaya a suceder, si atendemos al contexto total del siniestro y de las intenciones de las autoridades.

5. La vista aérea del incendio era una enorme cruz envuelta en llamas. Más todo lo dicho, ello hace pensar seriamente que el ataque no se dirigió al patrimonio histórico sino al espiritual; más aún, a la identidad cristiana de Europa, al cristianismo. Eso sucedió y sucede -a razón de tres ataques por día- en la primera nación de la Cristiandad.

Se está atacando a la Cruz y a María, la Madre de la Iglesia, y se quiere levantar en su lugar al amo del mundo. Dios no lo quiere, pero lo permite su pedagogía divina: “¡Conviértanse!”, dice. 

Como prenda de la esperanza firme cristiana, pase lo que pase después, han quedado en la memoria y en la realidad, intactos, el altar central y su cruz, la imagen de la Virgen María, las reliquias de Cristo y de los santos, así como el altar lateral de Nuestra Señora de Guadalupe, “la que aplastó a la serpiente”. Sobrevivieron a las llamas. Sobrevivirán.

Así se incendie el mundo entero, los creyentes sabemos que la victoria es de Cristo, quien volverá como la primera vez, por María.

Fuentes: https://elpais.com; www.hispanidadcatolica.com; www.abc.es; www.infobae.com y otras.

Share this Story
  • Artículos Escala de Jacob

    Siempre por María

    Escala de Jacob Por: CRISTINA ALBA MICHEL Se dice que el incendio de Notre Dame de París abre la posibilidad de ...
  • Artículos Escala de Jacob

    El gran signo

    Escala de Jacob Por: CRISTINA ALBA MICHEL 1. El momento de la caída de la inmensa “Flecha” de la Catedral de ...
  • Artículos Escala de Jacob

    Nuestra Señora de París

    Escala de Jacob Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dos meses ha del incendio en Nuestra Señora de París -Notre Dame- estallado el ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio